Juan José Padilla se ha sincerado con Bertín Osborne.

Juan José Padilla se ha sincerado con Bertín Osborne.

Famosos UN HECHO QUE LE MARCÓ DE POR VIDA

Juan José Padilla se sincera con Bertín Osborne sobre su trágica cornada: "Pensé que no viviría"

El diestro sufrió una terrible cogida el 7 de octubre de 2011 por la que perdió un ojo.

Noticias relacionadas

Juan José Padilla (46 años) ha recibido a Bertín Osborne (64) en su casa, con motivo de una nueva entrega de Mi Casa es la Tuya, en la que el torero ha repasado su vida y ha hablado como nunca antes de la terrible cornada que sufrió en 2011 por la que perdió un ojo y que le marcó para el resto de su vida. 

Padilla ha confesado que de las 39 cornadas que ha recibido hay una que jamás conseguirá olvidar. "Ese fue el momento que a ti te cambia la vida", ha vaticinado el presentador.

El hecho tuvo lugar el 7 de octubre de 2011, Padilla toreaba en Zaragoza y dio la casualidad que ese día Canal Sur grababa un programa especial en el que se grababa la reacción de sus padres desde casa al ver la corrida. "Lidia, mi mujer, siempre dice que no quiere verme torear. Lo dice por estas cosas. Es el tributo que pagamos los toreros, y que mis padres lo hayan visto, me duele más", ha apuntado el jerezano.

Juan José Padilla tiene que llevar un parche por la fuerte cogida que sufrió el 7 de octubre de 2011.

Juan José Padilla tiene que llevar un parche por la fuerte cogida que sufrió el 7 de octubre de 2011.

"Era una tarde muy bonita. Yo pensaba: 'Estoy en Zaragoza, corrida televisada'. Me iba a arriesgar y tenía el presentimiento de que pasaría algo, pero no sabía que fuese a llegar a ese extremo ni a esa gravedad. El toro me derrumbó, pasó y se llevó la cara y el ojo", ha sentenciado el torero.

Padilla ha confesado cómo se sintió en ese momento: "Desde que me levanté sabía de la gravedad. Primero porque cuando me puse de pie, tuve que recoger del suelo parte de mi cara y el ojo, que se descolgó. Sabía que la visión la perdía. Pero la gravedad la vi cuando llegué a los brazos del doctor y le vi la cara. Le dije: 'Hágalo por mi mujer y mis hijos'. Además, había que sumar que tenía seccionada la carótida externa y no podía respirar". ha explicado.

"Pensaba que no viviría. Ahí fue donde me preocupé. Creía que me iba. Aparte, por la órbita [de los ojos] salía mucha sangre. Cada vez que intentaba respirar, me salía sangre por el ojo. Ver las caras de los demás era muy preocupante. Y ya no recuerdo más", ha asegurado asegura el diestro sobre la cogida que le obliga a llevar un parche que hace que se le conozca cariñosamente como 'El Pirata'.

Padilla intentó recuperar la visión, pero los nervios estaban muy dañados.

Padilla intentó recuperar la visión, pero los nervios estaban muy dañados.

Tras varios días inconsciente en la UCI ha recordado que despertó y pensó: "¿Dónde estoy? ¡No estoy con San Pedro! Dios me ha dado otra oportunidad".

En cuanto a la perdida de su ojo, ha confesado: "El ojo lo mantuve un año y pico e intentamos por todos los medios recuperar la visión, pero estaba roto el nervio óptico. Era imposible".

El oftalmólogo Luis Fernández Vega, que trató a Padilla, ha explicado en el programa cómo fue este proceso: "Intentamos recuperar su vista por todos los medios. Tratamos de reconstruir el ojo, la cavidad ocular, pero era muy difícil mantenerlo en una situación anatómica correcta".

La madre de Padilla, Ana, también ha explicado cómo vivió este duro momento.

La madre de Padilla, Ana, también ha explicado cómo vivió este duro momento.

Ana, la madre del torero, también se ha sincerado en el programa, en esta ocasión con Fabiola Martínez (46): "La cogida fue una tragedia, lo peor que he vivido nunca. Pero peor fue cuando fui a la UCI y le vi con la cabeza rapada y todo lleno de cables... mi hijo Óscar no fue capaz de entrar. Y yo no podía ver así a mi niño".

"Sabía que la recuperación no iba a ser fácil. Tenía muchos nervios afectados. Me fallaba la boca, no podía hablar, no tenía fuerza en la lengua. Necesité mucho trabajo con médicos y con logopedas", ha continuado Padilla.

Otro duro momento tuvo lugar la primera vez que se miró al espejo: "No me imaginaba el monstruo que me iba a encontrar. El ojo no se me veía, estaba todo cosido, rapado, con cicatrices", a lo que ha añadido que la reacción de sus familiares tampoco fue fácil: "Luego, enfrentarme a la cara de mis hijos, de mi mujer, de mis padres, de mis amigos, de la gente que me quiere... eso sí que era un espejo. No entendía que ellos tuvieran que sufrir esa cornada por una profesión que he elegido yo", ha sentenciado Padilla, que con el tiempo ha vuelto a los ruedos y a torear.

[Mas información: El feo de Bertín a Ana Rosa en directo: "Si quieres que hablemos, me invitas al programa"]