Deborah Ombres en montaje JALEOS.

Deborah Ombres en montaje JALEOS.

Famosos FLASHBACK JALEOS

Qué fue de Deborah Ombres, la primera 'drag queen' que fue presentadora de TV

La vallisoletana atrapó a la audiencia en 'Caiga quien caiga', entre otras cosas, y escribió dos libros. Este es su presente. 

Noticias relacionadas

Hace apenas diez años su nombre sonaba por todos los sitios. Era la drag queen más reclamada y lo hacía todo. Eso sí, no sin sus guantes negros de cuero; su mayor excentricidad. Con su salero y su espíritu osado y deslenguado, Deborah Ombres (43 años) se hizo de oro y, sí, lo devoró todo. Hasta la fama. Quién le iba a ese chico llamado Javier Díaz Blanco, natural del barrio de La Victoria de Valladolid, que iba a vivir en una constante dualidad. Y tan rentable. 

Y mejor, que arrasaría en la MTV HOT -fue la primera drag en ser presentadora de un programa de televisión y ponía finos a los cantantes y famosos-, en su participación después en Caiga quien Caiga y en Cuatro. Tras todos estos proyectos en nuestro país, se afincó en Londres donde suele trabajar como invitada especial en numerosas fiestas y, además, se ha centrado como activista volcada en defender el colectivo LGTBI. Ella fue uno de los iconos para el colectivo, una defensora acérrima que se enfrentaba a quién fuese por proteger sus ideas. Sin embargo, volvamos al pasado para entender su presente. 

La 'drag queen'.

La 'drag queen'. Gtres

De todos los buenos recuerdos que pueblan su memoria, Deborah tiene uno grabado a fuego: el Café Berlín de su querido barrio, porque allí estrenó su primer espectáculo, Las Drásticas, con su amigo Borja. De hecho, ahí nació Deborah. Eso sí, tampoco olvidará nunca el Pasaje Gutiérrez, donde su madre la vio actuar por primera vez como 'mujer'. Ojo, que el inmenso amor que siente por su tierra nunca ha sido óbice para que renegase de las cosas que siempre entendió arcaicas. Tras su paso por Madrid -ahora hablaremos de su éxito en la ciudad de España-, estuvo muchos años viviendo en Bilbao, donde difundió el nombre de Valladolid. "Cuando salgo fuera y me preguntan de dónde soy siempre me añaden la coletilla de 'Fachadolid'. Lo odio pero es una imagen que trasmitimos y más con las declaraciones del alcalde", pretextaba en 2011. Siempre se ha echado las manos a la cabeza con la involución de Valladolid: se sorprende de la falta de evolución de una ciudad "conservadora" y enciende cuando puede su discurso para reivindicar una apertura cultural y social.

Regresemos al personaje y su legado. Ombres fue la primera presentadora drag queen de la televisión en España y aunque se ha enfrentado a innumerables críticas, ha seguido siendo ella misma. Su presencia en la televisión sirvió para la normalización del colectivo. Durante todo este tiempo ha hecho gala de su inconfundible ironía y su sentido del humor que inundó nuestras pantallas durante tantos años.

Después de dar guerra en la televisión en programas como La Selva de los famosos, Caiga quien caiga o Rompecorazones, Deborah se atrevió a publicar su primer libro en 2005 ¿A cuántos sapos hay que besar para encontrar un príncipe? en la que hablaba de sus experiencias amorosas. En 2010 volvió a repetir como escritora con Conectando con el sol donde se desnudaba tanto fisica como emocionalmente. También ha demostrado su talento en el teatro con Tonta ella, tonto él junto a Canco Rodríguez (41) y Cristina Urgel (43). Aunque siempre se ha dado a conocer por sus trabajos en el mundo del artisteo, Deborah también ha trabajado mucho fuera de cámaras, ya que ha sido una de las referentes del colectivo gay que más ha defendido sus derechos, algo que le ha costado más de un enfrentamiento contra las personas que atacaban a los homosexuales.

En la actualidad, hace más vida en Londres, pese a que lleva su país por bandera. Allí ha participado en la serie Spaniards in London, pero regresó a España para estar presentando el Miss Drag Pride, participar en una de las ediciones barcelonesas de Que Trabaje Rita, y para ser jurado del Barcelona Drag Race. Y es que, aunque España sea un país que a "los diferentes" les hace pagar un peaje elevado, la tierra tira. Por cierto, y como broche, se debe unir Roma con Santiago para conocer detalles de la vida personal, ni qué decir amorosa, de Javier/Deborah. Ella es lista y guarda con celo su anonimato masculino.

[Más información: Qué fue del señor Galindo, el jubilado de oro gracias a 'Crónicas Marcianas']