Esta es una carta abierta a Antonio Tejado (32 años), ese simpaticón y sabrosón sobrino de María del Monte (56) que tiene el culo pelado -disculpen la grosera expresión- de hacerse platós de televisión, y parece que nació ayer. Para quien no lo sepa, estoy hablando de Gran Hermano DÚO, que, si bien no arrancó con la entidad que yo esperaba, está cogiendo raíces discretamente. En la gala de este jueves me ha enfurecido especialmente Tejado y su tira y afloja con su expareja Candela, con la que entró estando sin estar y que la cosa, parece, no ha ido a mejor. A ver quién se cree el tinglado y quién explica tamaña grosería que viene ahora. 

Noticias relacionadas

Antes de nada, prevengo a su famosa y discretísima tía; ten cuidado con lo que vas a leer a continuación, no es apto para los propensos al consumo televisivo de La 2: tu sobrino tiene una obsesión rayana en la enfermedad. Al menos, así se ha pintado este jueves. Resulta que Tejado, cual perro sabueso, anda por la casa de Guadalix con la baba cayendo y los ojos inyectados en sangre buscando alientos de mujer que lo estimulen. No lo digo yo, ojo, lo han dicho en el programa. En concreto, lo ha 'denunciado' su expareja como una patología que ríete tú de la adicción confesa de Kiko Rivera (34)

Candela hablando del 'problema' de Tejado. Mediaset

Todo comenzó cuando el galán azuzó a su chica para que le "cantara algo" en público: "Cántame, cántame algo.." Y cuando parecía que Candela se iba a arrancar por Del Monte con cántame por el camino y agarrada a tu cintura te canté, va la chavala y se desahoga con Julio Ruz (36) a lo grande, con susurros de conspiración: "A Antonio le gusta olerme el aliento. Hace cosas que no me gustan, me está volviendo loca". Candela se queja, la pobre, de que cuando no le suelta bocanadas, Tejado se enfada. Atención al drama en cuestión y, por favor, pido disculpas por aquello de lo zafio. 

Tal es la fijación del que fuera colaborador de Sálvame con olisquear alientos propios y ajenos que su expareja ya no sabe dónde meterse: "Eso le encanta de mí y cuando no se lo doy, insiste". Claro está, señores, metidos como estamos en las catacumbas de la destrucción humana, Antonio ha negado la mayor de aquello: "Me da miedo tu capacidad de invención. El aliento de la gente me da asco". Eso sí, al presunto inocente -la justicia dictará sentencia- le queda tiempo para la chanza: "Aliento aparte, si quisiera oler los pies de Kiko Rivera nadie puede decirme nada. Es una barbaridad". ¿Se está cubriendo las espaldas ante posibles vídeos traicioneros alimentándose del oler ajeno? 

El caso es que Candela alega que a él le interesa negar la mayor mientras Tejado aduce que su ex se deja arramblar por el grado de toxicidad en el que vive su aquel que tienen: "No he sido capaz de disfrutar hasta el momento del concurso por su culpa" No, mire usted, querido Tejado, más allá de tus adicciones, tú mismo te has cavado una bella tumba con tus comentarios cuanto menos desafortunados y condenables. ¿Que no? ¿Qué conversación machista, vomitiva y deleznable mantuviste hace unas horas con Carolina Sobe? Yo, si te parece, la voy a rescatar. No merece menos. Te recuerdo que por las palabras que voy a reproducir han pedido tu expulsión. 

El sevillano ha tratado un tema muy sensible para toda la sociedad como es el caso de La Manada, y lo ha hecho de la peor manera posible durante. "He visto muchas veces tías en San Fermín, mira que no quiero abrir ningún jardín, pero he visto mucho tema voluntario, ¿no? O sea, una chavala se quita la camiseta queriendo a lo mejor... ¿no?", es su carta de presentación. Ante tal cavernícola, ahí llega la Sobe: "Que yo enseñe mis tetas no quiere decir que tú me las tengas que tocar". Las palabras de su compañera hicieron reaccionar a Tejado, pero parece que no terminó de entender lo que Carolina quería decirle. Qué raro, ¿no?: "Evidentemente, por supuesto. Pero si te ven... ¿no? Se te ven...". Mejor no decir nada y dejar hablar a Tejado. Hete aquí, las pruebas. Los servicios para vomitar, al fondo. 

María Jesús y Julio, celos por culpa de Maite Galdeano

Galdeano y Julio Ruz durante su cena. Mediaset

Bueno, bueno, bueno, agárrense los machos que viene, ni más ni menos, que la Maite Galdeano. En otras palabras, la madre de Sofía Suescun (22), la cual se encuentra en pleno concurso con Alejandro Albalá. El caso es que al programa, que a zorro no lo gana nadie, ha decidido meter por unas horas al torbellino de la Galdeano en su casa después de que el pobre de Julio le dijera a su hija que, oye, un roneo con su madre no le quita a uno . Dicho y hecho. De verdad, no me digan que el momento no les ha parecido cómico. Venga, va, también os compro lo patético. 

El caso es que Maite, que podría haber representado a una mujer corriente en su primera cita romántica, ha sido una ametralladora sin cuartel que le ha propuesto planes de matrimonio a Julio hasta el 2040. Para qué perder el tiempo, dirá la mujer. Julio, como dato, os digo: se ha removido en el asiento cinco veces. No sé si por espanto o por gusto. Aquí tienen, sin anestesia, a Maite: "Aquí estoy yo, la Maite"; "Espero conocerte fuera"; "Estoy como una niña con zapatos nuevos"; "Llevo cuatro años closed"; "Quiero un hombre que me lleve de viaje y me traiga el desayuno a la cama".

Vamos, para que nos entendamos: lo que pedimos todos pero no tenemos los cojones de decirlo. Sobre todo, en la primera cita. Como dato: Julio ha salido escaldado de aquello. Para rematar semejante atropello, Maite le ha regalado a Julito un tanga de encaje con el siguiente mensaje: "Huélelo todas las noches". Como ven, todo muy elegantito y fino. Finísimo y sutil. Claro está, la única a la que le ha dado celos tamaño montaje ha sido María Jesús Ruiz (35), la cual ha escupido su bilis contra uno de los padres de sus hijas: "Eres un grandísimo hijo de puta". Ojito, que la menda ha rematado: "Tenía la ilusión de que viniera María Gil Silgado (66)". María Jesús, si supieras que cada vez que hablas así y lloras los abucheos aumentan... ¿qué te está pasando? 

Expulsada de la semana: Yurena 

Nominados: Raquel, Ylenia, María Jesús y Candela 

[Más información: El trauma de la hija de María Jesús y Julio Ruz: sus vejaciones en GH DÚO]