Telecinco está que arde con su nuevo reality Gran Hermano DÚO: han pasado solo 48 horas desde que se estrenó y ya han comenzado a aflorar esas rencillas entre los concursantes. Algunas, claramente, prefabricadas, pero otras brotan de puro corazón. Siempre he pensado que hay que ser un valiente para hacinarse en una casa con desconocidos o, peor, con exparejas o personas con las que tienes cuentas pendientes e irreconciliables. El caso es que la casa de Guadalix aún se está desprecintando y ya hay resquemor a espuertas. Hay de todo; también oscuras historias, como la que se ha descubierto de Julio Ruz y sus infidelidades con el personal de Mediaset. Vayamos por partes. 

Noticias relacionadas

Ylenia contra Fede y Raquel, las dos personas que más odia del planeta; Kiko Rivera (34) despotricando como nunca de todos sus compañeros a las espaldas -parece que se está aplicando como nadie en este concurso para no abandonarlo bajo ningún concepto. Money, money-; Alejandro Albalá (24) Sofía Suescun (22) con su drama lorquiano y su quiéreme pero no mucho; y, por encima de todo este berenjenal, están mis preferidos y mis ganadores desde hoy y por siempre: María Jesús Ruiz (35), Julio Ruz y... esa maravilla de la naturaleza y de la ciencia que es Carolina Sobe. Por favor, que Dios la conserve en formol y que nos dure muchos años. Cuando falte, que la reinventen; yo lo pago de mi bolsillo. 

Julio Ruz durante el programa. Mediaset

Le da un toque sabrosón al concurso y, en concreto, a ese trío que conforma con la desquiciada María Jesús y el achuchable Julio Ruz. Esa pareja, o expareja o vete a saber, me tiene pegado a la tele engullendo palomitas como loco. Son como esos actores malos de películas de Antena 3 en domingo por la tarde; que sabes de qué van pero, aún sí, reniegas de lo mucho que tardan los anuncios. Bueno, pues siguen en el mismo rollo: María Jesús en el papel de despechada, de mujer íntegra y feminista que no tolera de Julio ni una mentira o deslealtad más; y él, bueno, él está. Que no es poco. Al pobre se le nota pilladísimo de la Ruiz mientras que ella conoce el negocio de la tele como nadie. 

El caso es que este jueves todo ha saltado por los aires. Y no me refiero a que María Jesús haya seguido con el paripé de que se cree la historia de amor de Julio con Carolina Sobe. No, la modelo ha ido hasta el final, ha pisado el acelerador y ha arramblado con todo. La bomba ha detonado cuando algunos participantes se han interesado por la situación de María Jesús y Julio. "Me la ha metido en el confesionario -a Carolina Sobe-. Solo llegar ya me ha metido una caña tremenda", se ha defendido la modelo cuando le han preguntado por qué no miraba a su expareja nada más pisar Guadalix.

Pero la cosa no ha quedado ahí. La participante se ha encendido y ha acabado explicando al resto de habitantes el motivo de su separación: "Mientras estaba en Supervivientes se estaba beneficiando a todo Telecinco… Me contaron que hasta con azafatas de Telecinco". Ante estas acusaciones, Julio Ruz se ha enrocado en la mentira con cara de pocos amigos. Minutos más tarde, en una conversación en privado el empresario se ha lamentado: "Mi plan era entrar de buen rollo, pero si hemos de estar así es lo que hay. Me ha entrado un poco de bajón por eso". La verdad es que todo ha sido pelín lamentable por aquello de lo sobreactuado. 

Con el objetivo de intentar calmar los ánimos -una forma de encenderlos aún más, seamos claros-, el programa se ha inventado una sección este jueves, La sala de la verdad. Allí nada ha mejorado, como estaba previsto, y el fuego se ha azuzado; María Jesús sigue pensando que entre Julio y Carolina Sobe hubo un tonteo mientras ella concursaba en Supervivientes: "No me creo nada de él". Mientras, Julio ha apostillado en estas horas que las razones de su ruptura han sido la familia de María Jesús: "Lo dejamos entre besos y abrazos. Su familia nunca me ha querido". Continuará, creedme. 

El drama de Kiko Rivera y su doble cara

GH DÚO cada día se parece más a Sálvame y, claro, Jorge Javier Vázquez (48), como maestro de ceremonias, cuando puede escarbar en los sentimientos y en los bajos fondos, ahí que se mete. Este jueves le ha tocado el turno a Kiko Rivera y su sonada depresión. Él ha procurado pasar de puntillas, pero no lo ha conseguido. Ahí lo tienen vendiendo sus vísceras: "La depresión vino por mi adelgazamiento, pero fue un cúmulo de cosas. También los problemas familiares y el estar ahí siempre para todo el mundo me dejaron la cabeza seca. Sentí que me quería morir".

Kiko Rivera en 'GH DÚO'. Mediaset

Nada que ya no contara con anterioridad, pero el remate, por ponerle algo cómico al tema, ha sido cuando ha contado su clímax de sufrimiento: el especial sobre la vida del cantante Avicii. Así, de cantante a cantante, de estrella a estrella. De tú a tú. No me digan que no hay que tenerse en alta estima para semejante barrabasada. Grande, Kiko. Por cierto, me alegro de que ya estés bien de tu depresión. Ah, se me olvidaba: menuda doble cara que se gasta el DJ. En 48 horas le ha hecho un traje de madera a sus compañeros: Sofía, calculadora; María Jesús, provocadora; Julio Ruz, peligroso en sus silencios; Yoli, la mujer de Fortu, rara; y Antonio Tejado, a punto de romper con Candela. Toma cuadro de Picasso. 

El increíble romance de Carolina Sobe y Fortu

La verdad es que yo no sé qué creerme de esta historia. Resulta que una de las tramas que ha movido la noche de este jueves ha tenido que ver con la supuesta relación que Carolina Sobe y el cantante Fortu mantuvieron en el pasado. Se conoce que a la concursante le gustan los hombres maduros. El caso es que ella lo está pasando muy mal con tener que ver a Fortu por la casa y, encima, con su mujer Yoli presente. Y es que, ay, Sobe está enamorada. Hete aquí su rosario de frases: "Me ponen muy cerda esos cuatro pelos que tiene en la cabeza" y "de huevos tiene dos chicles". Pero, ojo, que no os engañe esa parte frívola. 

Carolina lo está pasando mal: "Parece que no se acuerda de lo que hizo en el pasado. Él tonteaba conmigo, pero luego dijo cosas que no eran verdad. Fortu dijo cosas feas de mí". En cambio, como ocurre en las mejores historias de amor, él tiene otra versión: "La he encontrado rarísima. Lo cierto es que estuvo en uno de mis conciertos y me pidió que fuera su pareja en el concurso y le dije que yo vendría con mi mujer". Ahora en serio, ¿alguien se cree algo de esta infamia? Pues eso, que buenas noches. 

Nominados de la semana: Fortu, Yoli, Carolina Sobe, Julio y María Jesús 

[Más información: Suso, el protegido de Mediaset que no ganó GH VIP: el machismo le salió caro]