Periodista y feminista radical.  Karmele Marchante (72 años) ha pasado de ser un icono de lo que algunos definen como 'tele basura' a reinventarse en sus orígenes en la contracultura. La escritora empezó en el mundo de la política y la investigación pero los brillos del mundo del corazón la sedujeron y le está siendo difícil borrar esa imagen de hace dos años donde la veíamos desaparecer de los platos televisivos con lágrimas en los ojos,  dando un portazo a la lúgubre etapa de la que hoy se arrepiente.

Noticias relacionadas

Sálvame la destruyó: "Ha sido el peor error de mi vida", explica. Muchos se preguntaban en estos años: ¿Qué ha sido de Karmele Marchante? Pues la periodista ha vuelto a aparecer, tras hacer en toda regla un Réquiem Cantim Pace, al mundo del corazón con algo tan tangencial como su último libro Puta no se nace. Y ahí esta, en pleno foco mediático, ese espacio que ella añoraba desde hace tiempo, según cuenta en una entrevista para JALEOS en el marco de Encuentros con la Cultura en Marbella. Durante todo este tiempo de ausencia sin ver a Karmele, ella se perdió por el mundo para traer una obra comprometida y valiente resultado de dos años de documentación entrevistando a prostitutas en Madrid y Nigeria y visitando los campos de refugiados del norte de Europa.

Karmele, en su entrevista en Marbella. A. de la Gama

Hace ya dos años que dejaba Sálvame, tras más de siete años formando parte de la parrilla de colaboradores la vimos decir adiós para no volver, ¿dónde se ha metido este tiempo?

Pues haciendo mi propia catarsis retomando mis orígenes del periodismo de investigación. Puta no se nace me ha salvado la vida. Tras cometer el error de mi vida en Sálvame, hecho que me hizo sufrir mucho. Ahora ya soy otra. 

¿Ser colaboradora de numerosos programas de prensa rosa durante décadas, le esta pasando factura ahora que quiere un registro completamente diferente?

El haber estado inmersa en mi libro Puta no se nace, un libro fruto de un arduo trabajo de investigación, no me ha hecho plantearme esto. La gente me está tratando con mucho cariño porque todo el mundo entiende que cometemos errores garrafales en la vida, y que por eso no nos tienen que sepultar. 

Hace solo dos años que se fue de Sálvame y reniega la mayor de su larga trayectoria en los programas de prensa rosa. 

Estuve más de siete años formando parte de la parrilla de colaboradores del espacio diario de Telecinco y dije adiós para no volver nunca más a un formato como ese. Fue un error mió entrar ahí. Un programa que, me ha machacado y del que no quiero ni hablar. Es una cadena que lo hace todo por la audiencia y le da lo mismo ser machistas o acosadores... Lo he sufrido trabajando allí y lo he denunciado.

Sus compañeras de profesión ¿han sido solidarias con usted?

Claro que sí, las compis de siempre, las de verdad, siempre han estado apoyándome. El concepto de hermandad lo he sentido de muy cerca y eso ayuda.

Dice que llegó un momento en el que ni por dinero se podía aguantar lo que aguantó... ¿El qué? ¿Por qué le hacían pasar?

Es que no hay dinero del mundo con el que te paguen para hacerte perder la dignidad. De verdad que ya no me gustaría seguir hablando de esto que es pasado y considero que estoy en otra etapa de mi vida en la que quiero seguir creciendo.

Le he oído decir que acabó tan harta de Telecinco que quemaría GH VIP y la cadena...

(Ríe) Sí. Son arrebatos que te dan en momentos de ofuscación. Creo que cuando te sales de la norma siempre eres una persona señalizada, si eres una mujer de carácter eres lo peor y si tienes un mínimo de cultura y eres periodista  ya la tenemos montada. Gracias a dios todo eso ha pasado. Esto y feliz, me he cambiado de casa, tengo una pareja encantadora y a mi gato y a mí, nos encanta la vida que llevamos.

Karmele durante su etapa de 'Sálvame' con Paz Padilla.

Siempre le ha gustado la contracultura. Además de hacer política e investigación, trabajó en Star y Ajoblanco.... ¿cuando decidió decir adiós a todo eso, ¿se acordó de estos orígenes? 

En 2016 puse punto final a mi etapa como colaboradora de Sálvame. Abandoné la silla de motu propio. Mi contrato seguía vigente mes y medio más, pero decidí marcharme, sin ninguna despedida y solo por coherencia. Es de las cosas mejores que he hecho en mi vida.

Sus inicios del 'cuore' fueron en Tómbola

Sí y de esa época tengo buenos recuerdos de Valencia por este programa, muchas amistades feministas y fuera del feminismo. Además, yo era la única periodista a la que dejaban hablar en valenciano en Canal 9 si forzaba el acento.

¿Del mundo del corazón que personajes recuerda de forma especial? 

Grandes, la Duquesa de Alba o Pitita Ridruejo. Señoras con las que siempre me he llevado muy bien. 

Cuando nadie sabía donde estaba, después de desaparecer de la televisión, estaba inmersa en el proyecto de Puta no se nace que tanto le ha llenado…

Sí, viajé a Nigeria para conocer de primera mano la esclavitud sexual. Y viví  experiencias tan duras como la de la niña de 10 años que me enseñó su ano y su vagina con las cicatrices y las heridas producidas por una cucharilla de postre que le introdujeron ardiendo. La mafia las prostituye, hay tiendas de campaña donde hay una chica dentro, una hilera de 50 putómanos y el hombre de la mafia para conseguir el dinero. Si no entregan el dinero que les piden, someten a las prostitutas a torturas y violaciones.

Dice que los hombres creen que frecuentar la prostitución es tan normal como pedir una pizza.

Pues sí. Se ha convertido en algo tan normal como eso. La trata conlleva la prostitución. Y ésta existe porque hay puteros, consumidores, putómanos, que cotizan por utilizar nuestras vaginas como fundas para sus penes, pollas, juguetes, líquidos y lo que les salga de la peineta. 

¿Es la educación sexual nuestra asignatura pendiente?

La educación sexual de las criaturas y las personas jóvenes no existe. Repiten lo que ven en la pornografía. Lo perpetúan en la familia, en el trabajo, en todas partes. La erradicación de la pornografía sólo se logrará cuando haya una buena educación sexual.

¿Con el invento de sus numerosas nuevas palabras que crea tengo entendido que no se lleva muy bien con la RAE?

A mí me da igual que no entiendan lo que digo. Estoy por quemar la RAE, el Tribunal Supremo, ¡a toda esta gente! Hay que tirar por un barranco las palabras antiguas. ¡Y a las personas académicas que no les guste que se vayan!

¿Qué le parecen las nuevas tecnologías y los burdeles de las muñecas mamonas?

Las nuevas tecnologías ya han llegado también a la prostitución. Bueno ya en Madrid, existe un nuevo burdel de muñecas programadas para satisfacer a los putómanos. Les dicen cosas como "te seré fiel", "hazme lo que te guste", "estoy dispuesta a todo"... Vaginas de quita y pon.

Una vez le tiró merengues con forma de teta a varios destacados escritores. ¿A quién se los tiraría hoy?

A la plana mayor de Vox para empezar, hoy que acaban de formar gobierno de apoyo en Andalucía. Y a todos los maltratadores, violadores y asesinos que hay. También a las judicaturas, a esos jueces varones y juezas que no tienen educación de género y sacan esas sentencias tan increíbles dejando a los violadores en la calle. Lo de Sánchez Drago fue un día que nos juntamos varias periodistas y que ante las burradas que él decía sobre las mujeres decidimos darle un merengazo (ríe).

¿Y el independentismo? Posó con la estelada... ¿Cree en una Cataluña independiente ¿Lo ve viable?

Ese tema ya lo guardo para mí. Me ha traído muchísimos problemas y es porque la gente no entiende exactamente a Cataluña, así que he decidido ya no hablar del tema.

La periodista vestida con la estelada.

Empezó calentito el año con criticas feroces al rey Juan Carlos: "Mi primer deseo es para la maravillosa alcaldesa de Madrid. Que se cure y vuelva al barro. Y que los misóginos fascistas centren sus chistes en los tornillos del corrupto emérito"...

(Ríe) Sí, pero eso también se sacó de contexto. Habían criticado a Carmena, la alcaldesa de Madrid, los de Vox diciendo que tanta caída al suelo podía ser porque su marido la maltrataba. Yo escribí que en vez de meterse con la alcaldesa, por qué no se metían con Juan Carlos, que al fin y al cabo se había caído mas veces que ella... 

Se hizo feminista con Lidia Falcón…

Una gran maestra. Sí, me hice feminista por ella. Mujer y sociedad fue el primer libro feminista que leí. Merece ser una de las Clara Campoamor de nuestro país.

Hace poco se atrevió a confesar el intento de violación que sufrió.

Sí, a raíz del movimiento de Cristina Falleras me atreví a contar que cuando tenía veintipocos y fui a dar una clase de francés estuvieron a punto de violarme si no hubiera salido corriendo ¿Pero qué mujer no ha tenido un intento de este tipo de agresión a lo largo de su vida?

[Más información: Karmele Marchante: "Soy feminista, independentista y ahora masona"]