Pablo Motos (53 años) está padeciendo las secuelas inesperadas de una operación de vista. El presentador ha compartido un vídeo en sus redes sociales donde desvela los problemas que está teniendo: "Como sabéis, me operé de la vista y uno de los dos ojos no ha quedado como queremos", asegura. 

El valenciano explica que, a raíz de esto, tiene que llevar unas gafas de vista "durante tres meses hasta que cicatrice". Un periodo tras el cual podrá volver a someterse a la cirugía para conseguir el resultado que quiere. 

Asimismo, y haciendo alarde de la educación que tanto le ha caracterizado todos los años que lleva en antena, el presentador ha aprovechado este vídeo para mandar un mensaje a sus seguidores: "Gracias a todos por preocuparos, por la curiosidad o lo que sea". 

Rápidamente, han sido mucho los usuarios que han querido plasmar su preocupación y sus mensajes de ánimo para Motos: "Que te recuperes pronto", "despacio y con buena letra, Pablo", "¡Qué grande eres Pablo!" o "no te preocupes, las gafas están de moda", son algunos de estos comentarios. 

Meses complicados para el presentador

Los últimos meses están siendo bastante complicados para el presentador. A las secuelas tras la operación de la vista, se suma la lesión en la fascia del pie que sufrió a mediados de diciembre de 2018. 

También en otro vídeo en sus redes sociales, el presentador anunciaba esta fractura en en unas imágenes donde se le veía apoyado sobre una muleta mientras intentaba ensayar un baile: "Me he roto la fascia del pie y tengo para tres semanas con muletas. Así es que vamos a intentar ensayar el baile para ver qué soy capaz de hacer con esto", decía Motos mientras intentaba aguantarse la risa.

Este tipo de lesiones son habituales en los deportistas, y es que el valenciano realiza varios deportes en su tiempo libre: boxeo, yoga, correr... Aunque dolorosa, es un tipo de enfermedad que se cura fácil y rápido si se lleva a cabo una buena rehabilitación. 

Pocos días antes de hacerse pública esta lesión, Pablo Motos desvelaba en plena emisión de El Hormiguero otra dura noticia: su madre, Amelia Burgos, acababa de fallecer. El presentador no dudó en dedicarle el programa de ese día: "Me quiero despedir y quiero... a ver si soy capaz de decirlo. Hoy le quiero dedicar este programa a mi mamá, que ha fallecido esta mañana. ¡Para ella!", dijo el comunicador con el rostro compungido mientras Laura Pausini (44), la invitada de esa noche, le consolaba. 

Pablo Motos en el entierro junto a su esposa.

Motos se desplazó hasta Requena (Valencia), su localidad natal, para dar el último adiós a su madre. Una ceremonia que tuvo lugar en la Iglesia del Carmen, hasta donde se desplazaron sus amigos y familiares más cercanos. En todo momento, su esposa Laura Llopis, fue su gran apoyo y no se quiso separar de su lado.

[Más información: El incidente por el que Pablo Motos ha acabado con un ojo morado]