Georgina Rodríguez (24 años) y Cristiano Ronaldo (33) aterrizaron hace más de una semana en Turín para comenzar su nueva vida después de que él fuera fichado por la Juventus. La llegada de la pareja al país ha generado una gran expectación, y eso se ha dejado sentir en la última salida de compras de la española y el portugués, tratados cual celebrities por las calles de Milán, ciudad a la que se desplazaron. 

Noticias relacionadas

La pareja, que se marchó hasta la ciudad vecina a dos horas en coche para poder disfrutar de las tiendas más exclusivas en la via Montenapoleone (Dior, Hermès, Burberry...), se vio sorprendida por la multitud de papparazis y seguidores que los perseguían mientras ellos trataban de avanzar a duras penas por la calle. 

En las imágenes que se disponen del momento, aparece Georgina visiblemente molesta por esta atención mediática, tratando de mantener la mirada alejada de los fotógrafos a la vez que se tapaba la boca cuando hablaba con el futbolista. 

En torno a ellos, y como era habitual también en España, los guardaespaldas trajeados vigilaban que ninguno de los espontáneos sobrepasaran el cordón que habían establecido en torno a ellos. 

Nuevo hogar en Turín

Distintos medios italianos apuntan a que la pareja ya podría tener un nuevo hogar en la ciudad italiana: una mansión moderna y vanguardista en una de las zonas más exclusivas de Turín. 

Al parecer, Cristiano habría adquirido dos villas conectadas, con dos entradas independientes, con varios jardines, piscina y gimnasio. Un conjunto de lujos situados en esta zona que tiene una gran semejanza con el que era su hogar en La Finca, al norte de Madrid. 

La vivienda, en la que predomina el color gris oscuro, dispone de grandes estancias y ventanales que permiten que las habitaciones de la casa tengan una gran luminosidad. Se trata de un diseño muy moderno, siguiendo las últimas tendencias arquitectónicas que se basan en la geometría lineal. 

Eso sí, todo ello rodeado de una gran seguridad (una de las preocupaciones principales de la pareja). La villa se encuentra situada en una frondosa colina, que permite estar resguardados de la mirada de curiosos y periodistas. Además, en aras de esta protección, para acceder a esta colina también es necesario pasar por una garita que controla la entrada a la urbanización

[Más información: Así es la lujosa y exclusiva casa de Cristiano Ronaldo en Turín]