Bastante más delgado, con el rostro serio y surcado de arrugas y preocupación ha llegado a la inauguración del restaurante Miss Sushi Alessandro (58 años). Lo hacía en representación de su hijo Álex Lequio (25) e intentando esbozar una leve sonrisa. No obstante, esta no salía. El conde está preocupado y su cara no puede ocultarlo. Temblándole la barbilla y notablemente incómodo, el contertulio ha sacado la poca entereza que le queda para hablar ante los medios de comunicación allí congregados como nunca antes lo había hecho. 

Nada de rodeos. Por primera vez el italiano, si bien no ha nombrado la enfermedad en sí, se ha expresado más libremente sobre ella: "Es una enfermedad larga y dura, todos sabemos de qué estamos hablando". El italiano, con la mirada cansada y perdida, ha puntualizado: "Es una enfermedad que asusta, pero no hay que asustarse".

Estas palabras cobran un especial significado para los medios de comunicación, quienes hasta el momento tan solo habían recogido lo que sigue por parte del padre del joven empresario: "Este tema es muy serio, por eso no quiero hablar mucho. Somo seres humanos y como seres humanos no somos especiales. Pasan estas cosas, cosas muy serias, pero como a todo el mundo". Además, el conde ha asegurado que regresará al lado de su hijo "en cuanto se lo digan". Una declaración que ha despertado, aun más, el interés desde España ante una posible intervención del joven. 

El colaborador de Ana Rosa aprovechó su intervención ante los medios para dejar claro que en ningún momento se ha jugado al despiste con la presencia de Álex en el evento, si bien es cierto que él mismo la anunció "salvo imprevisto". "A todo el mundo que me ha preguntado le he dicho que no iba a venir y por eso estoy yo aquí", se ha retractado el conde este pasado jueves. Sin embargo, este medio, como muchos otros, ha podido corroborar durante esta semana previa al evento más esperado que tanto por parte de la empresa del joven, Polar Marketing, como por el propio conde, la asistencia del hijo de Obregón era un hecho y que su ausencia solo cabría en una eventualidad de última hora. 

Alessandro Lequio a su llegada al evento. Jorge Barreno.

Eso sí, cabe reseñar que pese a los esfuerzos por hacer ver que Álex acudiría a sus compromisos en España, JALEOS pudo comprobar en el acto de La Moraleja que ningún medio o compañero de prensa creía en la asistencia de este. Todos esperaban, como así ocurrió, a Lequio. 

[Más información: Alessandro Lequio, sobre la enfermedad de su hijo Álex: "Pasan cosas serias"]

Te recomendamos

Outbrain

Contenido patrocinado

Outbrain