César Millán en imagen de archivo.

César Millán en imagen de archivo. Gtres

Famosos 'ENCANTADOR DE PERROS'

Los perros de César Millán evitan que un ladrón robe en su casa

Los canes del popular presentador de televisión hicieron huir a un intruso que intentó saquear su hogar mientras su mujer dormía. 

El famoso encantador de perros, César Millán (48 años), ha vivido uno de los momentos más duros de su vida después de que el pasado jueves un ladrón quisiera entrar en su casa para robarle. El intento de saqueo ocurrió el pasado jueves y, gracias a los varios canes que César tiene en su hogar, el ladrón salió despavorido

Según relatan fuentes policiales, un intruso intentó entrar en la residencia de Millán y lo único que consiguió fue forzar el coche que estaba estacionado en la entrada de la casa y sustrajo de su interior un iPhone, unas gafas de sol y un mando para accionar la puerta del garaje. Fue en ese momento cuando el saqueador se dirigió al garaje con la intención de continuar con el robo. Sin embargo, sus intenciones fueron baldías al toparse con un obstáculo que no esperaba: los perros de Millán, que ahuyentaron al ladrón, según el diario TMZ

El presentador.

El presentador. Gtres

En el día del robo, Millán no estaba en su hogar, pero este no estaba vacío: su mujer estaba en el interior, durmiendo. No se percató de lo ocurrido, del saqueo en el coche y la intentona de entrar en la residencia, hasta el día siguiente. Fue la puerta del garaje, abierta, y los objetos robados del coche lo que le indicaron a la mujer de César que algo había ocurrido. Rápidamente, llamó a la policía de inmediato. Una vez se personaron los agentes, se revisaron las cámaras de seguridad y se encontraron con el ladrón en acción: cómo este abría el garaje con el mando, presuntamente con la idea de acceder al resto de la casa desde allí, pero al abrir la puerta salieron del interior de la casa varios perros del presentador, que lo persiguieron y obligaron a que huyera. Pese a la persecución de los perros, el intruso se llevó un botín de unos 1.050 euros –1.300 dólares- por el teléfono y las gafas. De momento, el delincuente no ha podido ser identificado, pero los agentes están trabajando en su captura. 

[Más información: Un perro espera a la puerta del hospital ignorando que su dueño no saldrá nunca]