La pareja en un montaje.

La pareja en un montaje.

Famosos RUPTURAS DE TELENOVELAS

Cinco años sin sexo, y otras claves del divorcio de Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario

La pareja ha protagonizado un encontronazo en la prensa española queriendo dejar clara su versión sobre esta historia. 

Al poco de hacerse pública la separación de Arantxa Sánchez Vicario (46 años) y Josep Santacana ninguno de los implicados quería pronunciarse al respecto. Pero conforme han pasado los días y diversos medios especulaban sobre las culpas, tanto la tenista como el empresario han decidido hacer pública su versión en la prensa española protagonizando un particular cara a cara. 

La que más ha dado que hablar es Arantxa Sánchez Vicario, y sobre todo su abogado. "Me encuentro muy dolida por la situación, pero estoy muy fuerte y voy a luchar con todas mis fuerzas por mis hijos y por mí", comentó la tenista en ¡Hola!, en la misma revista donde ha hablado su exmarido. 

Arantxa y Josep se casaron hace años en una ceremonia que dio mucho que hablar, sobre todo por el enfrentamiento que supuso entre la familia de la tenista que no aceptaba al empresario. "No me arrepiento de haber dado todo por amor, me arrepiento de haberle dado el control de todo lo que tenía. Tenía que haber separado el amor del resto de mi vida", explicaba Arantxa, quien acusa al catalán del ser el causante de su aislamiento: "Él me incitaba; yo me iba separando de mis amigos, de mi familia, de mis amigos del tenis, para que estuviéramos mejor". 

Pero si algo bueno ha traído la ruptura es el reencuentro entre Arantxa y su familia, quien la acogió con los brazos abiertos. "No hicieron falta muchas palabras, yo sentía que siempre podía contar con mi familia y he pedido perdón a quienes se lo tenía que pedir". 

Arantxa Sánchez Vicario junto a sus hijos.

Arantxa Sánchez Vicario junto a sus hijos.

Los últimos hechos acaecidos están cambiando la idea que la tenista tenía del empresario, llegando incluso a dudar de su amor verdadero: "Quiero creer que sí, pero los hechos están demostrando que no", puntualiza. "Lo que no me esperaba nunca es el engaño y la falta de respeto hacia mía y sus hijos por llevar una doble vida", en referencia hacia la nueva chica con la que se relaciona a Josep Santacana: "Yo no quiero el mal de nadie. Si está feliz... mejor para él". 

Arantxa también ha aprovechado la entrevista para dejar claro que lo más importante para ella, con divorcio y sin él, son sus hijos. "Los llevo al colegio todos los días, están con sus amigos, hacen sus actividades extraescolares, algunos días han estado con sus primos", comenta la tenista, quien se esfuerza en llevar "esta situación lo mejor posible para que ellos lleven una vida lo más normal".

[Más información: Los hijos, el psiquiatra, los activos...: el lío de divorcio de Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana]

La versión de Josep Santacana

Solo unas hojas después Josep Santacana ha querido relatar su versión de la historia. El que se ha convertido en uno de los hombres más buscados del momento concedió a ¡Hola! una entrevista donde se muestra "desolado y abatido". 

El empresario ha puntualizado que llevan separados "casi dos años", confirmando las informaciones que los medios publicaban, a lo que añadía que "la situación ya venía viciada. Llevábamos sin mantener relaciones íntimas cinco años". 

Josep achaca la ruptura a la falta de amor que "se acabó poquito a poquito" debido a los problemas que el matrimonio tuvo que enfrentar desde el principio: "La presión, los años de tensión con su familia, el triste proceso judicial que tuvimos con la familia de Arantxa...".

Arantxa Sánchez Vicario y su expareja, Josep Santacana.

Arantxa Sánchez Vicario y su expareja, Josep Santacana. GTRES

El proceso de divorcio tampoco está siendo fácil para Josep, quien incluso estuvo ingresado en el hospital por una "arritmia cardiaca severa de tercer grado" causada por el "disgusto" al no poder encontrar a sus hijos. Como él mismo explica, el trece de diciembre intentó ver a sus hijos "y no me contestó. Intenté saber cómo estaban y no hubo manera. Llamé por teléfono a Arantxa en varias ocasiones y no contestó". Fue tal el susto que incluso interpuso una orden rápida, según consejo de su abogado. Una situación que en el momento de la entrevista tampoco había cambiado ya que "no sé ni dónde está ni me contesta la madre". 

En lo que sí coinciden Josep y Arantxa es en la intención de buscar un acuerdo en lo que a la custodia de los niños se refiere para que ambos puedan verlos sin ningún tipo de problema. Sobre todo porque considera que la tenista es buena madre: "Nunca hablaré mal de la madre de mis hijos. Espero que ella haga lo mismo". 

El empresario ha aprovechado la entrevista para defenderse de una de las acusaciones que más peso ha cogido en las últimas semanas: robar los activos a la tenista. "Arantxa al principio solo tenía deudas. Yo la apoyaba y quien diga que es por dinero, se equivoca", puntualizaba. Además, quiso recordar que su expareja declaró el 24 de noviembre que él "no tenía que ver en el tema económico. Lo había llevado el padre y sus gestores". 

Han llegado a un acuerdo

Tras protagonizar este polémico cara a cara en la prensa española, se conocía que el martes, a las siete de la tarde hora española, Josep habría retirado la demanda y habría abandonado el caso. Un buen gesto que, según se ha podido saber este miércoles, ha surtido efecto y esta disputa legal ha terminado con un acuerdo entre las partes. 

En la madrugada del martes se producía una reunión entre el abogado de Arantxa, Maurice Kuner, y el abogado del empresario tan pronto como fue posible, tal y como informó El programa de Ana Rosa. Con este nuevo movimiento, tanto la tenista como Josep dejan claro que su intención no es continuar con el proceso judicial ni interponer ninguna demanda. 

Arantxa Sánchez Vicario, cuando presentó sus memorias.

Esta decisión tampoco extraña teniendo en cuenta que los problemas de los que un día fueron pareja no paran de aumentar. Hace solo una semana se conoció que el banco de Luxemburgo, con el que tienen una deuda de 7,5 millones de euros, solicitaba a la pareja cárcel o una fianza de diez millones. 

[Más información: Piden prisión preventiva para Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana]