El chef Sergi Arola en una de sus últimas imágenes en las redes sociales.

El chef Sergi Arola en una de sus últimas imágenes en las redes sociales.

Famosos EN LA RUINA

Sergi Arola, irreconocible: la caída de un chef

El popular cocinero está pasando por una grave crisis económica que ha transformado incluso su apariencia física. Su salud también parece estar debilitándose.

Sergi Arola (49 años) no levanta cabeza. La separación de su mujer Sara Fort, con la que tiene dos hijos en común, hace ahora cinco años y sus problemas financieros han debilitado el ánimo y la salud del que un día fuera uno de los grandes chefs españoles. Tanto que hasta su aspecto físico es totalmente diferente al que nos tiene acostumbrado el catalán. Con el pelo más largo de lo normal y una poblada barba, la imagen de Arola presenta un aspecto más desaliñado y dejado

En las últimas imágenes que ha publicado en su redes sociales, donde es muy activo, se puede apreciar el cambio. En ellas se muestra además con un look mucho más informal del habitual. Ha dejado a un lado las camisas y las chaquetas de traje para dejar paso a las sudaderas y las botas de motero.

Sergio Arola en una imagen de Instagram.

Sergio Arola en una imagen de Instagram.

Una transformación, que sin duda, está muy ligada a las alteraciones que se están dando en su vida personal y profesional. Nada es como antes y eso está mermando su estado anímico. Hace unos días el cocinero tuvo que asistir de urgencia a un centro médico debido a un fuerte ataque de ansiedad, según publica la revista Corazón TVE.

Su divorcio, el principio de todo

Sara Fort y Sergi Arola decidieron poner punto final a su historia de amor en 2012. Cuatro años después, en 2016, también se separaban en lo profesional dando carpetazo a casi 20 años de trabajo juntos y cerrando las puertas del restaurante Arola Gastro.

En medio de la separación y habiendo comenzado su declive económico, el chef conoció a Silvia Fominaya (42), con la que tuvo un fugaz romance. Aunque la relación como pareja no funcionó, sí la de amistad. El cocinero ayudó a Fominaya a montar su propio restaurante, Por la jeta. Y a día de hoy sigue hablando maravillas de su exnovia.

Actualmente su corazón está solo. Precisamente hace unos días hacía partícipe de esa soledad a sus seguidores con una fotografía de él mismo en un tren destino a Ginebra. "Mismo vagón, mismo tren, misma hora solo que un año más tarde... exactamente las mismas sensaciones, la misma soledad", escribía junto a la imagen.

Sergi Arola en un tren camino a Ginebra.

Sergi Arola en un tren camino a Ginebra. Redes sociales

Problemas financieros

"Después de muchos años trabajando, abrir 17 restaurantes, mi único patrimonio es un apartamento de 75 metros cuadrados en la barriada madrileña de Manoteras, por el que abono una renta de 800 euros, y una Harley-Davidson que voy pagando poco a poco", afirmó con rotundidad Sergi Arola en una entrevista concedida a JALEOS en junio de 2016.

[Más información: Los problemas financieros, judiciales y sentimentales del chef]

Su deuda de 148.000 euros con Hacienda, y otra de 160.000 con la Seguridad Social, hicieron que tuviera que vender el chalet conyugal de dos plantas en una conocida colonia residencial próxima al Parque de Berlin, en la zona norte de Madrid además de su primera moto de gran cilindrada.

Sergi Arola fue uno de los discípulos aventajados de Ferran Adrià y Pierre Gagnaire. Su primer restaurante lo abrió en la zona norte de Madrid, La Broche, para trasladarse ya en el año 2000 al hotel Miguel Ángel. Pronto se convirtió en uno de los cinco estrellas más conocidos de la capital.