Todo parecía que iba a terminar en final feliz, pero ha habido complicaciones en el camino. Si bien el pasado sábado 9 de diciembre todos los seguidores del Festival de Eurovisión y muchos de los portugueses que apoyaron a Salvador Sobral (27 años) en su aventura eurovisiva respiran tranquilos cuando este recibía, por fin, un trasplante de corazón, hoy sus corazones están en un puño. 

Noticias relacionadas

Cinco días después de someterse a la esperada operación, se conoció que el interprete de Amar Pelos Dois evolucionaba favorablemente. De hecho, fue trasladado a planta tras abandonar la Unidad de Cuidados Intensivos.

Salvador Sobral. Gtres

Sin embargo, ahora, los medios lusos comienzan a mostrar su preocupación sobre el joven debido a los últimos detalles sobre su estado de salud.

En concreto, el medio portugués Correio da Manhã, ha desvelado el revés: "Hubo algunos contratiempos en estos últimos días, no obstante, la situación está estabilizada". Eso sí, ha habido "problemas en el sistema urinario y los riñones comenzaron a dar problemas". Pese al susto, el cantante está estabilizado gracias a la medicación. Otros medios lusos, los más optimistas, han informado de que el cantante pasará la Navidad fuera del Hospital Santa Cruz, en Lisboa. Eso sí, todavía no se tiran campanas al vuelo: "Aún es pronto para poner una fecha al alta y la situación es muy delicada y no se van a arriesgar".

[Más información: Sobral le deseó "buena suerte" al cirujano antes de trasplantarle el corazón]