No corren buenos tiempos para Gerard Piqué (30 años) y Shakira (40), debido a los conflictos en cuanto a la independencia de Cataluña. El jugador del Barcelona, que además es una de las figuras de la Selección Española, tiene dividida a la opinión pública. Y mientras Piqué habla y vota, la colombiana intenta pasar de lo más desapercibida posible, pero no lo consigue.

Noticias relacionadas