José María Ruiz-Mateos con Teresa Rivero y sus hijos, 1980.

José María Ruiz-Mateos con Teresa Rivero y sus hijos, 1980. Gtres

Famosos PRUEBA DE PATERNIDAD

La herencia que niegan los Ruiz-Mateos y reclamará Adela Montes de Oca, la hija número 14

La prueba de ADN ha confirmado que el fundador de Rumasa es el padre de Adela Montes de Oca. La joven reclamará la parte de la herencia "escondida" que le corresponde.

Carmen Lucas-Torres Pepe Barahona

Noticias relacionadas

José María Ruiz-Mateos dio mucho que hablar en vida, pero también lo está haciendo en muerte. Este martes se ha hecho público el informe del Instituto Nacional de Toxicología que acredita que Adela Montes de Oca (25 años) es la hija biológica de José María Ruiz-Mateos en un 99,9%.

La joven reclama la paternidad del empresario gaditano desde hace años. Defiende que su madre, Patricia Montes de Oca, conoció a José María Ruiz-Mateos en casa de unos amigos de Chicago en el año 1988. Desde entonces, habrían tenido varios encuentros amorosos.

Adela Montes de Oca en una de sus visitas a España, 2014.

Adela Montes de Oca en una de sus visitas a España, 2014.

Este martes, cuando se ha conocido el resultado de la prueba de ADN, la joven ha dejado claro que "se cambiará el apellido y reclamará lo que le corresponde, como a los demás". EL ESPAÑOL ha podido hablar con la representante de la familia Ruiz-Mateos, que ha transmitido la opinión de los hijos del fundador de Rumasa. Dicen que "ante todo respetan a la Justicia y que si es hermana tendrán que unirse a ellos para afrontar las deudas, porque aquí no hay más". Insisten en que "las únicas consecuencias sobre la herencia sería en el hipotético caso de que el Estado pagase la deuda de Rumasa. Ahí sí, pero sería un milagro", ironizan. 

[Más información: Adela Montes de Oca es la hija número 14 de José María Ruiz-Mateos]

Sin embargo, la abogada defensora de Montes de Oca, Teresa Bueyes, defiende que la familia tiene un patrimonio de 5.000 millones de euros. La letrada asegura que en los últimos años los hijos de José María Ruiz-Mateos han abierto negocios hosteleros en Madrid que gestionan a través de testaferros. Por eso, investigará dónde esconden las ganancias de esos negocios y pedirá que su defendida reciba la parte de la herencia que le corresponde, ha explicado a este medio. 

No es una teoría que defienda únicamente la abogada de Montes de Oca. Una de las hijas de José María Ruiz-Mateos, Begoña, se enfrentó a sus hermanos pidiendo un inventario de la herencia familiar que también cree que ocultan sus hermanos para no pagar a los acreedores de los pagarés de Nueva Rumasa. A pesar de que ellos defienden que todos los bienes y los fondos de la familia están embargados, ella no lo cree.

En 2012, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ordenó el embargo de todas las propiedades de la familia Ruiz-Mateos, hasta 220 inmuebles repartidos por toda la geografía española, ante la sospecha de que estuvieran intentando deshacerse de ellos a través de terceros. 

Los bienes más conocidos han sido el chalé familiar de Somosaguas (Madrid) en el que vivió la familia y otro más en la misma zona, el apartamento de Pozuelo de Alarcón (Madrid) donde el patriarca vivió sus últimos días junto a su esposa y la finca de Vista Hermosa (Cádiz), en la que Teresa Rivero ha veraneado a pesar de su embargo.

Es difícil incluso para los jueces calcular las ganancias que pudo tener el conglomerado de empresas de Ruiz-Mateos. Solo las quiebras de Clesa y Dhul sumaban 1.500 millones de euros. Según el último auto del juez de la Mata del caso de los pagarés, los hijos de Ruiz-Mateos habrían utilizado más de 4.000 cuentas bancarias y hasta 445 empresas, 56 de ellas en el extranjero, para desviar los fondos de Nueva Rumasa.

El próximo 6 de junio tendrá lugar en Pozuelo de Alarcón (Madrid) el juicio de paternidad de Adela Montes de Oca. Bueyes ha reclamado la asistencia de los 6 hijos varones de José María Ruiz-Mateos. Tras éste, el juez tendrá que emitir la sentencia de filiación en la que confirmará si la joven es hija legítima y biológica del patriarca del clan. 

Los hijos de Ruiz-Mateos portan su féretro en Rota, su ciudad natal.

Los hijos de Ruiz-Mateos portan su féretro en Rota, su ciudad natal. Gtres

Hasta ahora, los hijos de Ruiz-Mateos no han participado en el proceso judicial ni se han hecho las pruebas de ADN "como gesto de solidaridad con su madre", Teresa Rivero, según ha aclarado la portavoz familiar a EL ESPAÑOL. Cuando se procedió a la exhumación del cadáver el pasado 7 de abril, un familiar cercano a Ruiz-Mateos reconoció también a este diario que estaba siendo "un momento muy doloroso para toda la familia. Más incluso que todos los procesos judiciales abiertos contra ellos por la gestión de sus empresas". 

Adela Montes de Oca en su perfil de Facebook.

Adela Montes de Oca en su perfil de Facebook.

La madre de los Ruiz-Mateos, de fuertes convicciones religiosas, ha sido quien se ha empeñado este tiempo en que sus hijos no reconozcan a la hija número 14 de Ruiz-Mateos, con la que él si habría tenido contacto hasta el año 2013, según el testimonio de la joven. En este sentido, los hijos han dicho a través de su representante que "si su padre en vida no la quiso admitir como hija, por qué la van admitir ellos ahora que desconocían el tema". 

Teresa Rivero el día del entierro de José María Ruiz-Mateos.

Teresa Rivero el día del entierro de José María Ruiz-Mateos. Gtres

Precisamente esta semana los 6 hermanos Ruiz-Mateos Rivero han tenido que prestar declaración en la Audiencia de Palma por un presunto delito de estafa e insolvencia punible por la compra de dos hoteles en Calviá (Mallorca) y Maspalomas (Gran Canaria). Justo el día que el juicio ha quedado visto para sentencia, han recibido la noticia del nuevo juicio de paternidad previsto para el 6 de junio. 

En los últimos años, los Ruiz-Mateos no se levantan de un banquillo cuando se tienen que senta en otro. En el caso del juicio de la Audiencia de Palma visto para sentencia, la Fiscalía Anticorrupción reclama penas de cárcel de 7 años y 6 meses y multas de 121.000 euros para cada uno de ellos. Habrían fingido tener solvencia para comprar las acciones de los hoteles. Después habrían pedido créditos para cubrir la compra que fueron destinados a otros menesteres.