El estilista Pelayo Díaz.

El estilista Pelayo Díaz. Instagram

Famosos EN SU CANAL DE YOUTUBE

Pelayo Díaz pide perdón tras su polémica con las pieles de animales

El estilista de 'Cámbiame' se arrepiente mucho de lo que dijo en su programa y siente vergüenza por haber sido tan "ignorante".

Noticias relacionadas

Pelayo Díaz (30 años) ha recapacitado y ha pedido perdón por su defensa de las pieles de animales en la moda. El estilista de Cámbiame aseguró en su programa que "ama las pieles en abrigos, ya sean vivas o muertas". Unas declaraciones duramente criticadas por sus compañeros de plató, sobre todo por Natalia Ferviú (35), gran defensora de los animales.

Tras el revuelo, Pelayo ha publicado un vídeo en su cuenta de Youtube pidiendo perdón. Frank Cuesta (45) ha sido una de las personas que le ha hecho abrir los ojos sobre lo que esconde el mundo de la peletería. "He visto tu vídeo, la manera en la que me hablabas, me explicabas las cosas y te tengo que dar las gracias porque las palabras que dije en Cámbiame eran las de un ignorante y de una persona que desconocía totalmente la verdad", explica el estilista. "Las primeras imágenes de tu vídeo con ese conejillo gritando de dolor y sufriendo me han partido el corazón por dos motivos: por todos los animales que mueren por las pieles y lo crueles que somos con ellos, y por haber sido insensible durante tanto tiempo", añade.

PELAYO DIAZ PIDE DISCULPAS POR SUS DECLARACIONES SOBRE LAS PIELES DE ANIMALES

Pelayo también ha querido recalcar que nunca se ha comprado un abrigo de piel. "Simplemente me parecían bonitos". Reconoce también que se ha sentido muy mal y enormemente triste al ver el proceso con el que le quitan las pieles a los animales. "Me he sentido muy vacío al verlo. Me he dado vergüenza. Me arrepiento muchísimo de lo que he dicho y lo retiro".

El vídeo termina pidiendo respeto para todos, ya que Pelayo ha tenido que soportar estos días los insultos de muchas personas que no estaban de acuerdo con él. "Jamás voy a desearle la muerte a nadie, ni a los que me la deseáis a mí. No creo que la manera de convencer a otros sea bajo amenazas de muerte".