La duquesa roja y su marido, Leoncio González de Gregorio y Martí.

La duquesa roja y su marido, Leoncio González de Gregorio y Martí. Efe

Famosos BATALLA JUDICIAL

El ADN confirma al 99,9% que el marido de la 'duquesa roja' tuvo una hija ilegítima

El resultado indica que Rosario Bermudo es hija de Leoncio González de Gregorio y Martí y que, por tanto, tendrá acceso a la herencia del aristócrata.

Rosario Bermudo ya se mentaliza de que en septiembre cambiará su primer apellido por el de González de Gregorio. Se crió sin padre, al menos oficial, pero ahora las pruebas de ADN confirman en un 99,99 por ciento que es hija de Leoncio González de Gregorio y Martí, marido de la duquesa de Medina Sidonia, o Roja, como se le conocía popularmente.

La cata genética realizada el pasado 20 de marzo ha ratificado lo que una humilde ecijana ha defendido durante toda su vida y tanto le ha costado demostrar. En buena parte, por la fuerte oposición de los hijos de Leoncio González y Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, la duquesa de Medina Sidonia, que han rechazado en varias ocasiones el someterse a una prueba de ADN. De hecho, la falta de colaboración de los dos hijos varones, Leoncio (61 años) y Gabriel, llevó al juez a ordenar una exhumación de los restos del padre de estos.

[Más información: Así ha sido la fría exhumación del marido de la 'duquesa roja']

Momento de la exhumación de los restos de Leoncio.

Momento de la exhumación de los restos de Leoncio. Gtres

Ahora, con el resultado del Instituto de Toxicología en la mano, el juicio ha quedado señalado para el 20 de septiembre de este año. "Un mero trámite procesal", explica el abogado de Rosario Bermudo, el sevillano Fernando Osuna. Dada la altísima coincidencia entre el ADN de la presunta hija y el extraído de los restos óseos de Leoncio González.

El juicio pondría fin a un largo, y dificultoso, proceso judicial al que siempre se ha opuesto los herederos del ducado de Medinaceli.

"Rosario lo ha pasado muy mal, atravesando situaciones económicas complicadas, con el estigma de ser hija de madre soltera, con lo que todo eso conlleva y las calamidades que su condición le ha traído", detalla el abogado Fernando Osuna (63). "Para nosotros es una satisfacción el que este procedimiento esté llegando al final, es triste estar toda la vida sin un padre", zanja el letrado.

El letrado Fernando Osuna, tras la exhumación.

El letrado Fernando Osuna, tras la exhumación. Gtres

UN AMOR FURTIVO QUE TERMINÓ CON EMBARAZO

Rosario, la todavía presunta hija del aristócrata, defiende que su madre, también Rosario, se enamoró "locamente" de Leoncio, con quien tuvo una relación furtiva a los ojos de su familia, para la que trabajaba como empleada del hogar. El idilio oculto se descubrió con el embarazo, algo que sentó mal en la casa. La limpiadora, a sus 20 años, ganó una hija, pero perdió el trabajo y el jornal. También al que fue su amor durante tantos años, Leoncio, hijo único.

La que fuera el primer amor, y vetado, de Leoncio acabó casándose con Manuel Muñoz, que le dio el apellido a la hija que ésta había tenido fuera del matrimonio; y Leoncio se casó con Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, la duquesa de Medina Sidonia, con la que tuvo tres hijos: Pilar (60), Leoncio y Gabriel.

Los tres hijos de la duquesa roja, Pilar, Gabriel y Leoncio.

Los tres hijos de la duquesa roja, Pilar, Gabriel y Leoncio. Gtres

PRUEBAS DE ADN CONTUNDENTES PARA ABRIR EL JUICIO

Un detective consiguió restos genéticos de una botella de plástico de la que bebió Leoncio González de Gregorio y Álvarez de Toledo, XXII duque de Medina Sidonia, XVIII marqués de Villafranca del Bierzo, XIX marqués de los Vélez y XXVI conde de Niebla. El análisis arrojó un contundente resultado: 99,99 por ciento de coincidencia con el de su presunta hermana. Porcentaje que ahora se repite con igual exactitud en las pruebas forenses obtenidas delante de los abogados de una y otra parte, agentes de la Guardia Civil, una médico forense con su auxiliar y la secretaria y el juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Soria, a petición de su homólogo número 77 de Madrid, que lleva el caso.

A lo largo de los últimos años, después de que fuese admitida a trámite la demanda de paternidad, los descendientes varones de Leoncio González padre se han negado a realizarse la prueba de ADN que les solicitaba el juzgado. Solo Pilar Medina Sidonia consintió hacérsela, pero según detalló a EL ESPAÑOL el abogado Osuna días antes de la exhumación era necesario que los tres hijos, Leoncio y Gabriel, también debían sumarse a la iniciativa de su hermana, de lo contrario no sería válida.

[Más información: La 'duquesa roja': la alianza de sus tres hijos por la herencia se resquebraja]

Los repetidos nones de los varones han convergido en la exhumación de su padre, Leoncio González de Gregorio y Martí, el marido de la 'duquesa roja', a quien después de muerto le ha podido salir una nueva hija. De confirmarse, tendría acceso a la herencia del aristócrata. Una cifra que suma muchos ceros.

[Más información: La pelea de los hijos de la 'duquesa roja' y su viuda por 27 millones pone en peligro el legado de Medina Sidonia]

La duquesa roja, Luisa Isabel Álvarez de Toledo

La duquesa roja, Luisa Isabel Álvarez de Toledo Gtres