Al cantante le rompieron un vaso de cristal en la cara tras discutir con otro joven

Al cantante le rompieron un vaso de cristal en la cara tras discutir con otro joven Gtres

Famosos EXCONCURSANTE DE 'OPERACIÓN TRIUNFO'

Las broncas de Álex Casademunt: fue condenado a nueve meses de prisión el año pasado

"Estoy tranquilo", así responde el cantante a EL ESPAÑOL, que ha tenido acceso en exclusiva a la sentencia. Esta condena podría complicarle la vida una vez que la persona que le rompió un vaso en la cara hace unos días le ha denunciado asegurando que fue el triunfito quien agredió primero.

Noticias relacionadas

La última pelea de Álex Casademunt (35 años) le pueden acarrear graves consecuencias. La madrugada del pasado 15 de enero terminó con 12 puntos de sutura en su rostro, pero esto podría ser el mal menor. Su agresor, un joven de 21 años que responde a las iniciales EGC, ha denunciado al exconcursante de Operación Triunfo al sostener que el cantante agredió primero. De confirmarse esto, existe una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL en exclusiva que podría complicar su situación.

No es la primera vez que Casademunt se ve envuelto en una pelea en una noche de fiesta. Según el documento judicial que obra en poder de este medio, en 2011 -el 6 de junio para ser más exactos-, el cantante agredió a otro joven a la puerta de una discoteca de Madrid por la que fue condenado a nueve meses de cárcel, pena que no ha cumplido al carecer de antecedentes y abonar la responsabilidad civil.

Casademunt, durante el concierto de 'OT El Reencuentro'

Casademunt, durante el concierto de 'OT El Reencuentro' Gtres

Según reza en la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, con fecha del 28 de enero de 2016, el triunfito, tras una discusión, propinó dos puñetazos en la cara del agredido, “el primero a la altura de la mandíbula y el siguiente en la boca”, a otro joven, que terminó con “una contusión temporo mandibular izquierda, que le produjo una limitación en la apertura de dicha articulación y la fractura de una pieza dentaria”.

Además de los nueve meses de cárcel, Álex Casademunt fue condenado a indemnizar al agredido con la suma de 2.994,41 euros (más los intereses generados en estos cinco años) y al abono de las costas procesales, cuya cuantía, según ha podido confirmar este medio, alcanza los 3.000 euros. Puestos en contacto con Casademunt, asegura que “en aquello no tuve nada que ver. El problema fue que se trataba de unos hechos de 2006 a los que no presté atención porque era una tontería y al final se complicó la cosa”.

Álex Casademunt, en una imagen de archivo

Álex Casademunt, en una imagen de archivo Gtres

Esta sentencia de hace un año conlleva que el colaborador ya posee antecedentes penales y cualquier nueva condena por un delito de lesiones podría terminar con sus huesos en la cárcel. Es por ello, que su nuevo altercado tiene una mayor importancia una vez que el joven que le rompió el vaso en la cara le ha denunciado señalando que Casademunt le agredió primero. Este caso se encuentra ahora en manos del Juzgado de Instrucción nº 1 de Vigo, donde se van a tramitar las diligencias.

Según ha declarado Casademunt a EL ESPAÑOL, se encuentra “muy tranquilo”. No cree que le afecte esa sentencia del año pasado, “porque por más que me haya denunciado, las imágenes que hay son muy claras. Yo no he hecho nada. Las lesiones en la cara las tengo yo. No puede denunciarme por ningún tipo de delito porque no hubo ninguno. Yo sin embargo a él sí”.

Alex Casademunt instagram

Alex Casademunt instagram

Es cierto que en este caso, según se señala en el informe policial, la discusión se originó después de que Casademunt se dirigiera a una amiga del agresor supuestamente para defenderla al observar que estaban discutiendo. Él mismo lo explicó en el programa en Hora Punta, el programa de TVE que conduce Javier Cárdenas, en el que colabora: “cuando fui a por una copa, me crucé con una pareja que estaba haciendo aspavientos raros. Parecía que estaban discutiendo. En ese momento, me acerqué a preguntarle a la chica si estaba bien y seguidamente este chico pasó detrás de ella. Fue cuando me agarró del brazo y me dijo algo así como 'te pincho' mientras se me fue acercando hasta que me llega a pisar el pie. Entonces le pedí que me dejara tranquilo y cuando intenté apartarlo, sin mediar palabra, noté un impacto en la cabeza”.