Alin, el novio de La Veneno, frente una fotografía de la artista fallecida.

Alin, el novio de La Veneno, frente una fotografía de la artista fallecida.

Famosos SE VENDE

El novio de La Veneno se sale con la suya: 2.000 euros por dejar el piso

La familia de la arista han llegado a un acuerdo económico con Alin para que abandone la casa que ha desvalijado. El inmueble se ha puesto a la venta por 191.000 euros.

Poco a poco se van desanudando los últimos asuntos que rodean al caso de La Veneno tras su fallecimiento el pasado mes de noviembre y su posterior incineración 40 días después. La familia quiere dar carpetazo a esta historia y que Cristina Ortiz, su nombre real, ya forme parte de su pasado. Por eso han llegado a un acuerdo económico con Alin, el que fuera novio de la artista, para que abandone la casa por su propia voluntad. 

El novio de La Veneno ya había llamado a la familia hace algunas semanas para hacerles saber su intención de abandonar la vivienda que se encuentra en el barrio de Tetuán y donde vivió con la artista hasta su fallecimiento. Sin embargo, sin trabajo y sin dinero, no estaba dispuesto a abandonar aquella residencia por las buenas.

Como ya publicó EL ESPAÑOL, Alin le había pedido a la familia 2.000 euros para abandonar la casa que ya había dejado sin apenas recuerdos de Cristina. Mientras la artista se encontraba en la cámara frigorífica del tanatorio, la familia hizo caso omiso a sus peticiones. No ha sido hasta que decidieron abandonar la investigación e incinerar el cuerpo de Cristina cuando han tomado una decisión sobre la vivienda. 

Finalmente, la familia ha accedido a pagar los 2.000 euros que Alin pedía por abandonar el piso. La vivienda estaba a nombre de Cristina y de su padre, fallecido. Por eso era la madre de la artista  y sus hijos los que están decidiendo sobre lo que debía hacerse con esta casa. El novio de origen rumano de La Veneno ya ha abandonado la casa y la familia ha decidido ponerla en venta. 

Piso en venta de La Veneno.

Piso en venta de La Veneno.

Las condiciones de la casa

El piso de La Veneno ha cambiado mucho desde que la artista fue ingresada en el Hospital Universitario La Paz en coma. Por aquel entonces, la vivienda estaba sucia y sin cuidar. Pero también estaba llena de recuerdos de la que una vez fue colaboradora estrella de la televisión en España. 

Desde que La Veneno fuese ingresada, Alin descubrió que había mucha gente dispuesta a pagar dinero por los recuerdos de su novia. Empezó a vender poco a poco algunos recuerdos de la vedette hasta que terminó deshaciéndose de todo objeto material de la casa que tuviese que ver con la artista: vestidos, zapatos, cuadros y hasta su cepillo de dientes. Todo desapareció de aquella casa. Sin nada que sacar ya de la vivienda, Alin ha tenido que recurrir a la venta. 

El piso fue construido en 1930 y se encuentra en la calle Tablada, en pleno barrio de Tetuán. Tiene 70 metros cuadrados y cuenta con una única habitación, una cocina, un baño y un amplio salón. Está en una primera planta sin ascensor, pero su ubicación hace que la vivienda está muy bien valorada una vez se hayan hecho las reformas. 

La Veneno ya intentó vender esta casa el pasado mes de mayo, antes incluso de que saliese a la venta su biografía y cuando estaba apartada de los medios de comunicación. Como bien se puede ver en un conocido portal de venta de inmuebles, la casa de la artista llegó a ponerse a la venta por 191.000 euros. Aunque en la descripción pone que tiene tres dormitorios, el piso fue partido en varias viviendas. 

Anuncio del piso en venta de La Veneno.

Anuncio del piso en venta de La Veneno.

Polémica misa por Cristina 

Desde que Francisco, hermano de La Veneno, esparciese las cenizas de la artista por el Parque del Oeste de Madrid, su siguiente intención siempre fue organizar una misa en Adra, su pueblo natal, para que allí acudiesen todos sus conocidos. Sin embargo, todo se le complicó en el último momento.

El cura de la única iglesia que hay en el pueblo no quería oficiar la ceremonia a menos que se hablase de Cristina como Jose, el nombre con el que nació y que tenía antes de decidir ser una mujer por voluntad propia. Después de mucho esfuerzo, la familia de La Veneno ha convencido al cura y la misa está organizada para el próximo 21 de enero. 

Sin embargo, no será un día muy de reunión para todos los familiares. Y es que desde el fallecimiento de la artista la familia ha quedado dividida en dos por las decisiones que se han tomado por el camino. A un lado está Mari Pepa, que quería continuar con la investigación y que a día de hoy sigue estando segura de que su hermana fue asesinada. Al otro lado está Francisco, aliado con su madre, que dieron luz verde a la cremación sin avisar al resto de hermano para que no se interpusieran. 

A pesar de que ya ha pasado tres semanas desde que la artista fuese incinerada el pasado 21 de diciembre, la familia todavía no ha perdonado las viejas heridas y no se hablan entre ellos. De hecho, la propia Mari Pepa asegura desconocer que sus hermanos se han hecho con la posesión del piso de Madrid y que están en pleno proceso de venta.