La nariz es la protagonista del recorrido por este original museo. | Foto: Museo de los Aromas.

La nariz es la protagonista del recorrido por este original museo. | Foto: Museo de los Aromas.

Planes MUSEOS

El museo en el que todo se ve y, sobre todo, se huele

La localidad burgalesa de Santa Cruz de la Salceda, en la Ribera del Duero, acoge el Museo de los Aromas, un curioso espacio en el que aprender sobre los olores que nos rodean, tanto los buenos como los malos, y poner a prueba tus (cinco) sentidos.

Es el primer museo dedicado a los aromas y olores de Europa y está en España; más concretamente en Santa Cruz de la Salceda, un pueblo situado al sur de la provincia de Burgos y bañado por el Arroyo de la Nava.

Fundado en 2012, el Museo de los Aromas ocupa el espacio en el que antiguamente estaban las escuelas del pueblo. Después de su restauración, el edificio reproduce una vivienda con sus diferentes habitaciones en las que se propone a los visitantes que pongan a prueba su destreza reconociendo los distintos aromas que se encuentran en ellas.

Se trata de un museo sorprendente y totalmente interactivo en el que el público va recorriendo todas las estancias de la casa, decoradas con objetos de la vida cotidiana, y en las que puede descubrir, reconocer y analizar olores de la cocina como el aceite, el vino, el café, los lácteos, las especias, las frutas, el chocolate o la miel; además de otros que se encuentran (por lo general) en el baño, el dormitorio y el salón. Pueden ser perfumes, flores o plantas. 

Entre los 92 aromas que hay en el museo se pueden descubrir los relacionados con la salud, los que sanan y los que nos enferman (pero que pueden llegar a ponernos mal cuerpo, como el del pescado podrido o el olor a pies); hay aromas que nos agradan porque nos traen recuerdos de la infancia o de lugares en los que fuimos felices y también malos olores o aromas del peligro, esos que nos desagradan.

Mención especial merecen los perfumes y sus siete familias olfativas. Existen museos del perfume (el de Barcelona en España, el de Colonia en Alemania, el de París y el de Grasse en Francia, el de Venecia en Italia y el de La Habana en Cuba) en los que puedes conocer todos los secretos de la perfumería. En estos enlaces, por ejemplo, podrás descubrir 25 perfumes femeninos para este veranoa qué huele el verano y los perfumes amaderados, orientales y cítricos de las fragancias masculinas para esta temporada.

Al ser el conocimiento de nuestra gastronomía parte fundamental de la cultura de un país, el Museo de los Aromas también nos ofrece una pequeña formación en el mundo de esos olores tan típicos como el aceite, el vino y el de los quesos de distintas variedades y lugares de España. Y hay otros museos dedicados al vino o al aceite, lo sabemos; pero es este museo el que ofrece una perspectiva general sobre el olfato en sí y que se acerca también a la ciencia; con estudios sobre percepción olfativa de productos alimentarios, su relación con el color y el mundo de la aromaterapia

El proyecto, de clara vocación didáctica, mezcla la cultura con la ciencia y la investigación. Por eso, hay referencias al soneto satírico A un hombre de gran nariz, escrito en el siglo XVII por Francisco de Quevedo y en el que parodiaba la nariz de Luis de Góngora. Las relaciones entre el mundo de la perfumería y la literatura son tantas, que el perfumista francés Gerald Ghislain ha creado Histoires de Parfums, una firma de perfumes nicho inspirada en los grandes escritores de la literatura universal. Pincha en este enlace si quieres saber sobre la profesión de "nariz".

El olfato es además, uno de los cinco sentidos que contribuye a reforzar la comunicación no verbal entre seres humanos, al actuar como una parte importante del mensaje (cómo olemos transforma y la forma en que somos percibidos, por ejemplo); puede ayudarnos a recordar, a saborear la comida y la bebida e incluso a trasladarnos a otro lugar (en este enlace descubrirás perfumes que te llevan de viaje). Asimismo, en el museo se puede aprender sobre la relación entre determinados tipo de nariz y la personalidad de quienes las poseen.

Nariz y personalidad están relacionadas.

Nariz y personalidad están relacionadas.

El contenido científico que ofrece el museo contempla aspectos como la percepción olfativa o la relación entre el olfato y distintas situaciones de la vida cotidiana. En su investigación y desarrollo han colaborado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Red Olfativa Española, la Sociedad Española de Otorrinolaringología y numerosos especialistas en la materia. 

También apoyan este proyecto los creadores de la ‘nariz artificial’ más pequeña del mundo, que está en el Hospital Neurológico Universitario Reina Sofía de Madrid, donde se practican pruebas con ella y se ha descubierto, que diez o quince años antes de que aparezcan enfermedades como el Parkison o el Alzheimer, lo primero que ocurre es que dejamos de oler

Por su estratégica situación, en plena Ribera del Duero burgalesa, muy cerca de Aranda de Duero y a 90 kilómetros de Burgos, este original museo se ha convertido en un destino turístico para más de 100.000 visitantes que han pasado por él en estos cinco años. Entre ellos, alumnos de perfumería o farmacia, interesados en el mundo de la cosmética, enólogos o amantes de la gastronomía.  
Fachada del Museo de los Aromas.

Fachada del Museo de los Aromas.

El museo facilita el acceso a personas con discapacidad, al estar adaptado a todos los públicos, e incluye señalética y cartelería informativa en escritura braille (cuenta con el apoyo de la ONCE). La visita se puede completar con otras experiencias gastronómicas o enoturísticas, de las que disfrutar en familia, en grupo o en pareja.

Todos tenemos "registrados" olores que nos retrotraen a la infancia (un guiso de la abuela, el perfume de tu madre, el olor a ropa blanca, el jazmín del jardín de la casa de vacaciones, etc.), ¿cuál es el tuyo?