Madonna con el famoso body de Gaultier durante su gira Blong Ambition. | Foto: Getty Images.

Madonna con el famoso body de Gaultier durante su gira "Blong Ambition". | Foto: Getty Images.

Moda TENDENCIAS

El corsé: de la pasarela al street style

La prenda estrella de los 80 recupera su fuerza y se reinventa en clave chic para convertirse en fundamental de todo fondo de armario. Con Gaultier como precursor, el corsé ha vuelto para quedarse. 

Desde que en 1947 Dior volviera a recuperar la cintura de avispa con el estilo “New Look”, el corsé ha estado siempre presente en la historia de la moda. Aunque no fue hasta los años 80 y gracias a Jean Paul Gaultier, cuando comenzó su época de mayor esplendor. El diseñador francés, que desde muy pequeño estuvo fascinado por el uso de los corsés, consiguió darle un giro de 180º a esta prenda. Originalmente diseñada para someter el cuerpo de la mujer, Jean Paul promulgó el concepto de ropa interior como ropa de calle y convirtió el corsé en un símbolo de liberación sexual.

Un éxito sin precedentes que no habría sido posible de no ser por Madonna, prescriptora indiscutible de los diseños totémicos de Gaultier. Porque, ¿quién no recuerda el famoso body con talle encorsetado y copas icónicas en el busto que la reina del pop lució durante su gira mundial de “Blong Ambition” en 1990? Un diseño en raso de rayón aterciopelado que se convirtió en todo un referente de moda y el responsable de abrir el camino a otros muchos diseñadores que, como Gaultier, defendieron el uso de esta prenda. La cantante llegó incluso a decir en una ocasión:  

El corsé es opresivo solo cuando se lleva por obligación…cuando se despoja de su función inicial, se convierte en un símbolo de liberación sexual.

Una opinión que ha mantenido desde entonces, siendo aún muy fiel a esta prenda a la que siempre recurre para sus actuaciones y apariciones oficiales.

LOS AÑOS 90: el despegue

Algunas de las propuestas presentadas por Versace, Westwood, McQueen y Mugler durante los años 90. | Foto: GTRES y Getty Images.

Algunas de las propuestas presentadas por Versace, Westwood, McQueen y Mugler durante los años 90. | Foto: GTRES y Getty Images.

En 1992 Gianni Versace escandalizó a la sociedad con unas propuestas hasta el momento nunca vistas sobre una pasarela de Alta Costura. El propio nombre de la colección ya anunciaba lo que se avecinaba. Con Bondage, el italiano hizo desfilar a las maniquíes con diseños en cuero negro cargados de correas y hebillas, zapatos de tacón de agua y corsés. Una colección, sin duda alguna, con un altísimo poder sexual. Vivienne Westwood, por su parte, recuperó la esencia del siglo XVIII con la colección “Vive La Cocotte” (1995) vistiendo a las modelos al estilo de Maria Antonietta con diseños encorsetados y escotes elevados hasta la clavícula. Mientras que Alexander McQueen apostaba en 1996 por el romanticismo gótico con corsés de encaje negro cargados de connotaciones sadomasoquistas propias del boudoir y Thierry Mugler por cuerpos escultóricos en vinilo, cuero y metal.

DE MARIA ANTONIETTA A DOMINATRIX

Desfile de Balmain durante París Fashion Week Fall/Winter 2016/2017. | Foto: Getty Images.

Desfile de Balmain durante París Fashion Week Fall/Winter 2016/2017. | Foto: Getty Images.

Tras una breve pausa, esta polémica prenda regresó a la pasarela en 2003 de la mano de Christian Lacroix gracias a una colección barroca repleta de corsés estampados. Y aunque Gareth Pugh, Nina Ricci, Azzedine Alaïa y Dolce & Gabanna lo incluyeron en más de una ocasión en sus colecciones, el corsé ha tenido que esperar pacientemente hasta estas últimas temporadas para volver a hacerse con toda la atención. Y uno de los mayores responsables ha sido Olivier Rousteing.

El diseñador francés recuperó el arte tradicional de la corsetería para la colección FW/16 de Balmain celebrando la belleza de la mujer y prestando una mayor atención sobre sus curvas con diseños de lazadas interminables, a modo de bustiers largos e, incluso, como cinturones anchos. Una colección de dominatrix encorsetadas que fue muy aplaudida y que desde su salida a escena se convirtió en favorita de numerosas influencers.

GUÍA DE ESTILO DEFINITIVO

París lo impone y la calle lo interpreta. Los corsés se han convertido en una de las tendencias más fuertes de las dos últimas temporadas. Tanto en verano como en invierno, poco a poco se ha ido haciendo cada vez más visible presentando su lado más actual. Usado como prenda única como si de un top se tratara; sobre camisetas, chaquetas, vestidos y camisas a modo de bustier o fajín encorsetado. Sea como sea, el corsé se ha convertido en uno de los imprescindibles de la primavera y prueba de ello son las numerosas versiones presentadas hasta por los gigantes low cost como Mango e Inditex

Si todavía no sabes cómo lucir la prenda de temporada, aquí van algunas ideas: