Decoración ARTE CON ESTILO

Cuadros a la carta: tú decides cómo lo quieres

Según su fundador, Pictoclub es una nueva forma de consumir arte, un nuevo estilo de galería y una tienda online que vende obras a medida y totalmente personalizables, realizadas por encargo, a precios más asequibles y todas ella por artistas españoles que pintan de forma anónima para este proyecto.

Los arquitectos y decoradores saben muy bien que un cuadro puede cambiar totalmente la decoración de una estancia. Y no hablan sólo de casas, también de hoteles, oficinas, restaurantes, tiendas  e incluso, de los escaparates de todas ellas. Si uno de sus clientes es coleccionista de arte o quiere serlo, la tarea puede resultarles más sencilla, pues existen cientos de galerías de arte en los que encontrar obra original pero ¿a qué precios? 

Y ¿qué sucede cuando alguien tiene muy claro qué tipo de cuadro quiere comprar pero no lo encuentra? Al empresario español Daniel Bautista le sucedió algo parecido con el stand que la empresa de su familia instalaba en las ferias de mobiliario de todo el mundo. Queríamos cuadros que fueran con los muebles que vendíamos cada temporada y, o nos costaba mucho encontrarlos o eran muy caros. Encargamos algunos a un artista, explicándole lo que necesitábamos, los vendimos todos y el resto de fabricantes nos preguntaba dónde los habíamos comprado”.

Daniel Bautista, fundador de Pictoclub.

Daniel Bautista, fundador de Pictoclub.

Así nació Pictoclub, una tienda online que vende obras a medida y totalmente personalizables, realizadas por encargo por artistas españoles (algunos de ellos muy conocidos), pero que pintan para Pictoclub amparados en el anonimato que garantiza el proyecto.

Todas nuestras obras son pintadas a mano por artistas españoles. Algunos de ellos son pintores de renombre que exponen regularmente sus propias colecciones en conocidas galerías de arte, pero que han accedido a colaborar con nosotros: para ello, cuando pintan para Pictoclub, renuncian a su propia firma y lo hacen de forma anónima. Todos los artistas de Pictoclub comparten la misma: una ‘P’ disimuladamente incluida en la esquina inferior derecha de cada obr.

Ese anonimato es imprescindible para que sus obras sean asequibles en precio: "los artistas han renunciado a su propia firma y, a cambio, nosotros nos comprometemos a no revelar jamás su identidad, facilitando así que las obras que hacen para nosotros no sean oficialmente parte de su catálogo, lo que inmediatamente dispararía los precios", asegura Bautista.

Una nueva forma de consumir arte que logra que "éste sea un poco más accesible para todo, porque no hay intermediarios ni agentes. Las obras se venden a través de la web directamente al cliente, por eso conseguimos precios tan competitivos". Y es que, en Pictoclub, se pueden encontrar cuadros originales pintados a mano desde 700 euros.

Bautista, convencido del éxito de esta nueva forma de negocio, asegura que “Pictoclub es un nuevo estilo de galería de arte con dos particularidades que la hacen única. Por un lado, no vendemos obras en stock, sino que el cliente elige primero la obra de nuestro catálogo online y es entonces cuando el artista la pinta exclusivamente para él en el tamaño que éste desea. Por otro lado, todos los artistas renuncian a su propia firma, lo que nos permite vender sus obras de arte a precios razonables, alejados de las altas cifras que tendrían estando firmadas y dentro del circuito tradicional del arte".

Pero, ¿qué queda de una obra cuando la despojas de la firma del artista? “Queda la obra, queda el arte. En nuestra propuesta, el artista no firma precisamente para que el precio de ésta sea únicamente el coste real de pintarla a mano. Al pintar de forma anónima, el artista cobra sólo por su trabajo y los precios no se ven afectados por su caché o por comisiones de marchantes, galeristas e intermediarios”.

Cada pintura se realiza únicamente bajo pedido y de cada modelo se reproducen tan solo 50 copias. "Sí, preferimos no tener stock. De este modo cada cliente tiene la certeza de que una vez elegida la obra, un artista español encargará el lienzo y durante dos o tres semanas dedicará su talento a pintar a mano su obra. Nos encanta recuperar ese concepto romántico de la pintura por encargo, antes reservado sólo a mecenas y familias con recursos, y que ahora ponemos al alcance de todos. Así, permitimos al cliente poder personalizarla. No sólo podrá elegir el estilo, también el tamaño, los colores y el marco de la obra".

Todas las obras pueden verse en su página web, donde están organizadas por estilos: abstractas, realistas, cubistas, modernistas, urbanas, pop-art, retratos o paisajes. “Hemos intentado cubrir la mayor parte de estilos para que todo el mundo pueda verse reflejado y encontrar la obra que más se ajuste a sus gustos. Cuando encuentras una obra que te gusta, la seleccionas, eliges el tamaño y el marco, y en apenas dos clicks cursas el pedido. También puede solicitar cambios en colores, diseñoy formas. Cada obra es al final única y exclusiva y, en un plazo aproximado de dos o tres semanas la recibirás en casa lista para colgar”.

Si quieres ver una selección y cómo quedan en las casas de los clientes que ya han probado este sistema de "arte a la carta", pincha en nuestra galería de imágenes.

¿Quién decide qué obras ofrecer cada temporada? “Todas nuestras obras son originales. No son copias ni reproducciones. Han sido diseñadas y pensadas por un consejo asesor formado por los propios artistas, expertos en arte, en moda, interioristas, decoradores, periodistas y otros profesionales vinculados al mundo del diseño. Buscamos crear piezas icónicas para que nuestros clientes compren obras bonitas que decoren, que capten la atención y que encajen en las tendencias que la gente ve en las revistas de decoración. Por eso, cada semana se añaden entre 5 y 10 nuevos diseños".

Una fórmula que, de momento, ha demostrado ser todo un éxito: “Nos alegra constatar que existe una gran demanda de arte asequible, decorativo, no vinculado a la inversión sino al puro y simple deseo decorativo. Hay muchos que tan solo buscan una buena pintura para decorar su casa y otros que, con nosotros, quieren iniciar su pequeña colección de arte. También trabajamos con arquitectos, interioristas y grandes estudios que utilizan nuestras obras para completar sus proyectos de decoración”, asegura Bautista. Actualmente venden en 30 países, con destinos tan lejanos como Nueva York, Singapur, Tokio o Dubái, “si bien nuestros principales mercados son España y Reino Unido".

Además, para completar el "repaso artístico de tu casa", te recomendamos una visita a Moongata, un nuevo espacio de decoración, ubicado en el madrileño Barrio de las Letras (C/Lope de Vega 13). El espacio se inauguró el pasado diciembre, en un edificio con dos siglos de historia, y mezcla piezas únicas de mobiliario y decoración, seleccionadas de los mejores showrooms internacionales, con obras originales de artistas actuales.