Peinados de cine que han marcado la moda.

Peinados de cine que han marcado la moda.

Belleza

20 peinados icónicos de la historia del cine que todas quisimos

Meryl Streep decía que para meterse en un personaje necesitaba conocer su peinado. El corte de pelo y el peinado nos dan mucha información sobre la personalidad y el carácter, en el cine y en la vida real.

El corte imposible de Uma Thurman en Pulp Fiction (hasta que Úrsula Cordero se lo hizo y nos pareció algo más asequible), las ondas sensuales de Rita en Gilda que tanto se emulan en las fiestas de postín, el shaggy Edie Sedgwick que se convirtió en icono pop y después punk, el larguísimo pelo que ondeaba en un lago azul, el rapado de Natalie por cuestiones de guión que la hizo destacar por su belleza en todas las alfombras, las trenzas de Bo Derek (aunque fueran motivo de burla para Mónica Geller en Friends), el pedazo de Farrah Fawcett en Los Ángeles de Charlie al que seguimos imitando, el pelucón setentero de Lawrence

Así analizamos hasta veinte peinados que triunfaron en el cine y que inspiraron e inspirarán siempre que se hable de tendencias beauty.

Gwyneth Paltrow en 'The Royal Tenenbaums'

Nadie lucía como Margot Tenenbaum esa melena superlisa y con horquilla que muchas dejamos atrás con la infancia. Si pensamos en un abrigo de piel, un cigarrillo y en esta melena, pensamos en Margot, y esa es la magia de estilismos como éste.

Sienna Miller en 'Factory Girl'

Sienna se metía en el papel de Edie Sedgwick, aquella modelo y musa de Warhol por un tiempo, muñeca rota con un estilo imborrable. Por encima de las rayas, los maxi-pendientes, el eyeliner marcado, las medias y el cigarrillo estaba el corte shaggy que la acompañó en su época dorada.

Farrah Fawcett en 'Charlie's Angels'

La melena ceniza de Farrah Fawcett con volumen y con esas ondas californianas ha sido siempre de las más deseadas. ¿Cuántos años llevamos hablando del efecto rubio y ondulado playero? Pues hay que remontarse más atrás, porque esta película data de los años 70. Echa cuentas…

Rita Hayworth en 'Gilda'

Cuando se estrenó Gilda, aquel guante fue toda una provocación. Pero lo cierto es que aquellas ondas al agua de color rojizo que lucía Rita eran más sensuales que cualquier otra cosa.

Sharon Stone en 'Casino'

El sixties de Sharon Stone en esta película de los 90 reafirmaba la idea del mito y la belleza atemporal que es esta mujer. Las diademas, los pañuelos, el volumen en la coronilla y las puntas hacia fuera triunfaron, sin duda, y a día de hoy seguimos emulándolo.

Penélopre Cruz en 'Vicky Cristina Barcelona'

El pelo de María Elena puede que sea uno de los más deseados a pie de calle. Ese messy tan pensado, con horquillas que parecen puestas al azar; esa melena voluminosa que pide a gritos una vuelta de las capas bien hechas, sutiles y con movimiento.

Dominique Swain en 'Lolita'

Dolores Haze y sus trenzas hicieron perder la cabeza a más de uno, las dejara sueltas con sus lazos o recogidas a modo de diadema.

Brooke Shields en 'The Blue Lagoon'

Tenía un pelazo de alucinar, eso es así, y la opción del topless cubierta por el cabello era una imagen onírica y bellísima. En la década de los 80 no había quien cortara por lo sano después de ver a Emmeline.

Jennifer Lawrence en 'American Hustle'

Los años 70 volvían con todo su brillo en American Hustle. Jennifer Lawrence (Irving en la película), comprometida con la causa como siempre, llevó este pelucón rubio inspirado en las ediciones del Play Boy de la década y en los anuarios de instituto de entonces, según confesó la a estilista de la cinta, Kathrine Gordon.

Natalie Portman en 'V for Vendetta'

El rapado de Natalie para interpretar a Evey Hammond en la aclamada película V for Vendetta fue uno de los cambios más sonados de Hollywood. Aquella chica dulce de cabello perfecto y suaves facciones se rapaba en una dramática escena, con una actuación maravillosa, dicho sea de paso.

Marilyn Monroe en 'Gentlemen Prefer Blondes'

El eterno cabello de Marilyn tenía tanta fuerza y era un sello tan personal que pocas veces cambiaba a la hora de interpretar un papel. Fuera cual fuese, ese cabello corto y ultra rubio era perenne. Pocas veces la vamos con el pelo más largo y jamás con él negro.

Uma Thurman en 'Pulp Fiction'

Pelo negro, corto y con flequillo súpercorto. Este trío es un imposible hasta que se lo pone Uma Thurman y triunfa con Mia Wallace.

Elizabeth Taylor en 'Suddenly, Last Summer'

La alternativa a la melena rubia de Marilyn Monroe era la midi de Elizabeth Taylor en esta película.

Bo Derek en '10'

Las trenzas siempre fueron motivo de controversia (véanse las burlas a Mónica en Friends). Pero Jenny Hanley corriendo por la playa con las trenzas al vuelo las pusieron de moda. Y no había discusión, aquel bañador nude y aquellas trenzas eran el look perfecto para el verano.

Mia Farrow en 'Rosemary's Baby'

No podemos hablar de cabellos de cine sin mencionar a Mia y su corte de pelo. Aquel estilismo ha servido para identificarla a ella y a una de sus películas top, Rosemary's Baby.

Judy Garland en 'The Wizard of Oz'

Por primera vez no queríamos ser rubias, por primera vez decidimos que queríamos ser pelirrojas y llevar dos trenzas que bailarían de camino a Oz.

Sarah Jessica Parker en 'Sex and The City'

Aquella serie que empezaba con una Carrie de mechas de dudoso gusto a día de hoy, terminaba con dos películas en las que lucía un cabello espectacular. Sus ondas y su rubio degradado causaron furor.

Olivia Newton John en 'Grease'

Fue un icono indiscutible, también por su cabello, tanto en el modo cute de la Sandy delicada como en la versión rizada de la macarra. Sandy era mucha Sandy y su poder residía, en parte, en su cabello.

Audrey Hepburn en 'Breakfast at Tiffany’s'

Del sofisticadísimo recogido con tiara de brillantes a las dos coletas con tupé recién levantada, todo en Audrey ha sido siempre inspiración, pero en esta película más que en ninguna.

Carrie Fisher en 'Star Wars'

Si hablamos de la Princesa Leia, imaginamos automáticamente los dos moños a los lados de la cabeza. Pero ella llevó todas las trenzas posibles: la infinita con recogido, la que rodeaba la cabeza como una diadema, la del semirrecogido.