De la medicina tradicional asiática no cesan de llegar infinidad de ingredientes, fórmulas e, incluso, herramientas que se han convertido en actuales imprescindibles de las rutinas de cuidados faciales. Entre ellas, destaca una de las grandes delicias de las beauty lovers en todo el mundo, la conocida técnica Gua Sha.

Noticias relacionadas

Bajo este nombre se encuentra la técnica de masaje milenaria que se basa en realizar un masaje linfático específico en las diferentes áreas del cutis para combatir las arrugas o la propia flacidez del cutis con la ayuda de una piedra de jade, que tiene la particular forma de corazón.

El Gua Sha se basa en realizar un masaje linfático que drena, reduciendo la propia inflamación. Elly Fairytale Pexels

Esta piedra trabaja los músculos y los tejidos del rostro, fomentando el drenaje de los líquidos de la piel. Este paso propicia que el cutis adquiera una textura suave y una apariencia tersa y luminosa. Para potenciar el efecto resultante de esta piedra se recomienda masajear el área con una crema o cosmético de textura ligera.

Cómo se debe utilizar

A pesar de la sencillez de la herramienta, ésta tiene unas reglas básicas de uso que se recomiendan, de manera encarecida, seguir y mantener para que los resultados sean visibles desde sus primeros usos. Para empezar, se recomienda hacer este ritual por la noche para así fomentar la renovación de la dermis.

Para ello, es importante aplicar los tratamientos faciales que uses habitualmente, para que la piedra pueda deslizarse por el rostro con mayor facilidad. Coge tu piedra Gua Sha y, con el lado más plano sobre la piel, realiza movimientos ascendentes en una sola dirección, empezando desde el mentón hasta la sien, repitiendo unas tres veces por zona. Incluso, puedes optar por utilizarla en el área del cuello o escote, dos zonas que son propensas a lucir pequeñas arrugas por los movimientos del día a día (como tener la cabeza agachada al mirar el móvil o el ordenador)

El método Gua Sha es eficaz eliminando las arrugas del escote o el cuello. Polina Kovaleva Pexels

Es importante evitar el ir y venir de la piedra por todo el rostro de manera rápida; con ello, reducirás la posible irritación favoreciendo el masaje linfático para ayudar a la piel a drenar. El objetivo es ir siempre en contra del sentido de las líneas de expresión, intentando alisarlas hacia la parte exterior o superior del rostro.

Con su reiteración, notarás cómo la piel va adquiriendo un tono rosáceo con cada pasada. Lejos de alarmarte recuerda: la piedra de jade está activando la circulación de la zona, lo que significa que está estimulando la regeneración cutánea, eliminando algunas líneas de expresión y renovando la propia dermis.

Dónde adquirirlo

En los últimos meses, la piedra de jade -tanto en versión rodillo como en forma de corazón- se ha popularizado por su eficacia tras su correcto uso;  lo que ha conllevado que numerosas marcas se animen a sacar su versión de esta piedra de jade en formato pack

Por ejemplo, la firma Atashi ideó varios cofres de belleza conformados por una crema antiedad y un sérum (acorde a las necesidades de la piel) y el corazón de jade para realizar con ambos cosméticos esta técnica. Destaca la línea antiedad que tiene un precio de 31, 50 euros y está ideado para corregir las arrugas más profundas de la dermis. 

El éxito de esta técnica ha provocado que muchas firmas hayan apostado por este producto. EL ESPAÑOL

O, puedes optar por este estuche que incluye el rodillo de jade -que se recomienda utilizar por la mañana- y el gua sha con un sérum antienvejecimiento de vitamina C (26, 99 euros) de la marca Eco Masters.

[Más información: ¿Piel seca o deshidratada?: estos son los pasos a seguir para lucir un cutis terso e hidratado]