Carmen Navarro.

Carmen Navarro.

El Estilo ENTREVISTA

Carmen Navarro se trae un trozo de Japón a España en su nuevo centro de belleza

Lleva 46 años centrada en el mundo de la belleza y guarda la misma ilusión del primer día cuando emprende un nuevo negocio. 

Noticias relacionadas

Tras 46 años dedicada en cuerpo y alma a la estética, el placer y la belleza, Carmen Navarro (70 años) ha abierto su último centro, la joya de la corona. Se trata de un trozo de Japón y sus técnicas milenarias de belleza y meditación en Pozuelo. La experta en belleza ha detallado todos los detalles de este nuevo centro, que será algo completamente novedoso y una auténtica experiencia para nuestros sentidos.

Carmen ha abrazado al feng shui en todos los detalles del nuevo centro que lleva su nombre y con el que promete que consigamos dejar de lado todo lo malo para renovar todas nuestras energías y cuidarnos tanto por dentro como por fuera.

Carmen, ¿qué significa este centro para usted?

Bueno, como ya sabéis todos, yo he sido pionera en todas las técnicas orientales. Me ha encantado Oriente y mi filosofía está un poco basada en todo esto. Pues aquí he querido, de alguna manera, reflejar esos conocimientos, esa paz, ese equilibrio entre el yin y el yang, y creo que lo hemos conseguido. Nos sentimos muy bien. Es paz, tranquilidad y armonía.

Carmen Navarro.

Carmen Navarro. Gtres

¿Cuáles son las claves de este nuevo lugar? Cuéntenos un poquito

Hemos tenido una profesora de feng shui que ha ido diciéndonos, aconsejándonos, cómo teníamos que poner los cuadros, las puertas, ya sabéis lo que es el feng shui, pero también la filosofía. Elegimos Japón porque tenemos unas cadenas por las que baja el agua, la unión del cielo con la tierra, tenemos un Tori... Cantidad de elementos que van a reflejar toda esa filosofía oriental que creo que nos va a dar paz. Entramos en un sitio distinto, no es el típico centro de belleza, es algo distinto en el cual se refleja todo ese amor que he tenido yo por Oriente.

¿Qué técnicas o qué se va a poder experimentar en su centro?

Pues como en muchos de mis centros, tenemos una cabina, la cabina zen, que es donde vamos a encontrar esos masajes maravillosos, esa paz, tranquilidad, desconectar del mundo. Luego, hay cabinas que yo creo que están muy bien enfocadas para todo tipo de tratamientos, y lo último en aparatología, que ya sabéis que a mí los aparatos también me encantan. Me encanta lo nuevo y lo ancestral, y la combinación de las dos cosas creo que es lo más importante.

Carmen, dice que le gusta lo nuevo, lo moderno más lo ancestral, y lleva muchísimos años dedicándose a esto en cuerpo y alma, ¿cuántos son ya detrás de toda esta aventura?

Llevo 46 años detrás de todo esto. He puesto toda mi ilusión, mi felicidad, porque me encanta lo que hago y disfruto, y yo quiero dar a mis clientas lo mejor... Quiero que cuando entren aquí se sientan distintas, que encuentren su espacio, porque todos necesitamos nuestro espacio, ese tiempo de desconectar, eso creo que aquí lo hemos conseguido, porque según entras vas a encontrar una fuente, una cascada y vas a encontrar también peces. Con lo cual, todo junto nos va a ayudar a sentirnos bien.

¿Cómo valora esa faceta de la mujer empresaria, trabajadora, de darse a sus clientas?

Pues que estamos aquí a pesar de todo, quiero decir que nos ha costado mucho trabajo, pero estamos aquí.

¿En qué ve que han cambiado las técnicas de antes y las de ahora?

Ha cambiado y ha variado muchísimo, imaginaros, sobre todo en tecnología. En aparatología, cada día sale un aparato nuevo que nos prometen el oro y el moro. Bueno, ahí estamos nosotros para hacer las valoraciones; pero no nos olvidemos nunca de lo que nos ha llevado a sentir mejor, que son las manos. Las manos son fundamentales, porque nos van a transmitir esa energía, esa paz y van a hacer que nos sintamos queridos. Imaginaros, a un bebé tú le pones las manos y 'rápidamente ese niño crece', va a estar mucho mejor, pues igual queremos con nuestras clientas. Nuestras manos son fundamentales.

¿Cuánta gente ha pasado por sus manos?

Cantidad, imaginad, ¡46 años! Gente fantástica, muy conocida y con la cual yo me he sentido muy bien, pero también la gente de la calle, la que entra, la quiero exactamente igual, es decir, que porque sea fulanita me parece fantástico, pero para mi todo el mundo es mi clienta que viene a que le demos algo bonito, algo nuevo, que cuando salgan digan 'qué bien me siento'.

¿Cómo lleva ser un referente en su mundo? Que te consideren la Cristiano Ronaldo de la estética.

¡Qué bonito lo de Ronaldo (34)! Bueno, yo me siento que no sé nada, que quiero seguir aprendiendo y que quiero seguir estando aquí hasta que pueda. Me encanta que me comparéis con Ronaldo, que se le echa mucho de menos en el Real Madrid.

[Más información: Los artesanos de Hermès desvelan en Roma cómo se crea el lujo]