Modelo con uno de los nuevo diseños de Jean Paul Gaultier.

Modelo con uno de los nuevo diseños de Jean Paul Gaultier.

El Estilo JAPÓN Y EL AGUA EN UNA COLECCIÓN

El diseñador Jean Paul Gaultier sorprende con sus geishas acuáticas

El diseñador francés se inspira en lo oriental y el atractivo del mar como son el azul y su movimiento para desfilar en la Semana de la Moda parisina.

Con hombreras puntiagudas, faldas de apretados plisados y vestidos con transparencias, el diseñador Jean-Paul Gaultier (66 años) ha hecho desfilar en París a unas geishas a la parisina, inspiradas en Japón y en el océano para su colección Alta Costura primavera-verano.

"Es una mezcla entre el fenómeno acuático y el estilo japonés. Vi una exposición en el museo Quai de Branly donde había cestas de bambú hechas hace años y me dije que podría darle la vuelta a los corsés que hice en los ochenta y crear nuevas formas", explicó Gaultier tras el desfile.

Algunos diseños de JPG en París.

Algunos diseños de JPG en París.

La pasarela abrió con una modelo oriental vestida con una blusa transparente de rayas marineras y pantalón de traje negro y talle alto, seguida de un conjunto de pantalón blanco y chaqueta azul marino con unas enormes hombreras puntiagudas.

"Son las hombreras de los años 80 pero exageradas, un poco a lo David Bowie", dijo el diseñador. Gaultier adaptó a la estética japonesa sus trajes de raya diplomática, con falda y chaqueta marcada en la cintura con un peplum de volantes rígidos, pero también mediante plisados con los que revistió prendas enteras, su gran apuesta esta temporada.

"¡Plisados, plisados y plisado sobre plisado! !Todo tipo de plisados, quería que todo estuviera plisado!", destacó sobre uno de los procesos de la creación costurera que más técnica requiere junto a las impresiones en tres dimensiones, que utilizó por primera vez para incluir bordados en relieve.

Incluso el cabello, rizado y cardado, emuló las arrugas que obsesionan al diseñador esta temporada, tanto que confesó que se le pasó por la cabeza buscar un elenco de modelos de mayor edad con rostros arrugados. "La arruga también es bonita", defendió.

Los elementos acuáticos los pusieron los tonos azulados y un verde mar que vistió la top canadiense Coco Rochas, una de las preferidas del francés. Por debajo de la falda, el metal da forma a una nueva versión de los miriñaques que quedan a la vista bajo muselinas de seda translúcidas, cuyo movimiento recordaba las olas del mar.

El azul y los volúmenes también fueron grandes protagonistas.

El azul y los volúmenes también fueron grandes protagonistas.

Participó en la presentación la vedette estadounidense Dita Von Teese, que actúa además esta semana en el espectáculo teatral de Gaultier, Fashion Freak Show, en la conocida sala Folies Bergère. La actriz y bailarina vistió un vestido de transparencias con puntos estampados en negro con marcada cintura y escote en v con un efecto de alas en torno a los hombros.

La colección, rica en colores pop y en mezcla de tejidos, terminó con el vestido de novia, donde la estructura del miriñaque se prolonga en espiral por encima de la cabeza, creando un efecto tornado.

[Más información: Jean Paul Gaultier dejará de usar pieles en sus desfiles]