La empresaria Jennifer Arcuri (36 años) ha admitido públicamente que mantuvo una aventura amorosa de cuatro años con el primer ministro británico, Boris Johnson (56), quien ahora se enfrenta a una investigación relacionada con su conducta pública.

Noticias relacionadas

En una entrevista con el diario americano Sunday Mirrror, Jennifer, que tiene 20 años menos que el político, ha contando que durmieron juntos en su piso y que incluso llegó a enviarle fotos en topless. "Lo amaba. Lo adoraba", ha admitido la empresaria, quien asegura que la atracción fue mutua, tanto física como intelectualmente. De acuerdo con lo recogido por la prensa británica Arcuri y Boris Johnson compartieron su pasión por dramaturgos como Shakespeare. 

El romance entre ambos duró desde 2012 hasta 2016, cuando el político era alcalde de la ciudad de Londres. Era su segundo mandato y estaba casado con su ahora exmujer, Marina Wheeler (56), con quien tiene cuatro hijos en común. 

Boris Johnson, en 2012, cuando era alcalde de Londres. Gtres

Los rumores sobre la infidelidad de Johnson con Jennifer Arcuri surgieron hace dos años, cuando se descubrió que ella participó en tres misiones comerciales financiadas por los contribuyentes dirigidos por el primer ministro. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando ella ha querido hablar y confirmar este romance. "Estuvimos en una relación íntima durante cuatro años. Lo amaba, y con razón. Pero el hombre que pensé que conocía ya no existe", ha explicado. 

Johnson y Jennifer se conocieron en 2011, cuando ella era una estudiante de negocios y asistió a un evento en el que el político actuó como ponente. Meses después, la empresaria estadounidense se ofreció como voluntaria para participar en la campaña del político hacia su reelección en Londres. Se volvieron a encontrar en el llamado Boris Bus y él se acordó de ella. Intercambiaron números y tiempo después él la invitó a salir. 

Boris Johnson y Marina Wheeler, durante un evento en Londres en 2012. Gtres

En su relato, Jennifer ha contado que Boris Johnson llegó a asegurarle que ella era la "única estadounidense" que le había gustado. La empresaria también ha confesado que tuvieron relaciones sexuales por primera vez en su piso de Shoreditch horas antes de que él se sentara entre Marina y la princesa Ana (70), en la inauguración de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.

Tal y como asegura la prensa británica, su testimonio es muy significativo y plantea dudas sobre Boris Johnson y su conducta, investigada por las autoridades de Londres. Así, consiguen averiguar si el político violó los principios de vida pública, si se comportó con honestidad siendo alcalde de Londres y si Jennifer tuvo un trato preferencial al recibir una serie de intereses que el primer ministro debió haber declarado. 

En su momento, el político inglés habló en una serie de eventos de tecnología organizados por la empresaria, quien recibió hasta 126.000 libras (147.000 euros) de parte de los contribuyentes, entre patrocinios y subvenciones de eventos. La mayor parte, 100.000 libras llegaron de una subvención del gobierno en 2019. Ahora, Jennifer ha explicado que también fue invitada a viajes comerciales por derecho propio como miembro del "ecosistema" de la escena tecnológica de Londres.

Boris Johnson y Carrie Symonds, su actual pareja. Gtres

Relaciones extramatrimoniales

Jennifer Arcuri no fue la única mujer con la que Boris Johnson mantuvo un romance mientras estaba casado con Marina Wheeler. De hecho, su historia con su actual pareja, Carrie Symonds (33), ha estado rodeada de polémica desde sus inicios a finales de 2018, cuando su nombre comenzó a copar titulares a raíz del divorcio entre el tory y su exmujer. 

Según trascendió a los medios de comunicación en su momento, la segunda esposa del actual primer ministro decidió separarse de él harta de las relaciones extramatrimoniales que habían protagonizado sus dos décadas de relación.

Durante los meses previos a esta ruptura, Symonds y Johnson habían estado manteniendo su relación en secreto, a la espera de que el divorcio se hiciera oficial. Cuando finalmente llegó este momento, la pareja comenzó a hacer vida normal de pareja y cuando él ocupó su nuevo cargo ella se convirtió en la "primera novia" del número 10 de Downing Street, ya que era la primera pareja que vivía en la residencia sin estar casada.

[Más información: Boris Johnson y su pareja Carrie Symonds, padres de su primer hijo en común]