Los planes de enviar policías vestidos de civil a clubes nocturnos británicos y mejorar el alumbrado público para aumentar la seguridad de las mujeres tras un caso de asesinato de alto perfil, fueron calificados el martes como "ridículos" por expertos policiales y activistas de derechos.

Noticias relacionadas

El gobierno de Boris Johnson anunció las medidas el lunes tras el brutal asesinato de Sarah Everard, de 33 años, y la polémica actuación de la policía durante una vigilia conmemorativa en la que donde utilizaron la fuerza para dispersar a la multitud. El caso ha alimentado un debate nacional sobre la seguridad de las mujeres y también las críticas a la policía.

Los críticos dijeron que se necesita una acción mucho más amplia para abordar las causas fundamentales de la violencia de género en la sociedad y reconstruir la confianza dañada entre las mujeres y las fuerzas policiales.

“Los agentes encubiertos en los bares son ridículos”, dijo Susannah Fish, exjefa de policía de la policía de Nottinghamshire, quien describió la medida como “relaciones públicas llamativas sin sustancia”.

"Sarah Everard no había estado en un bar y simplemente caminaba a casa, al igual que miles de mujeres que han sufrido acoso, agresión sexual, abuso verbal mientras estaban en espacios públicos".

Proyecto piloto "exitoso"

Una portavoz del gobierno dijo, en declaraciones recogidas por Reuters, que las patrullas adicionales alrededor de bares y clubes ayudarían a las mujeres a sentirse seguras por la noche. Así lo habían comprobado con "un exitoso programa piloto apodado 'Proyecto Vigilante'" de 2019 que involucró a la Policía de Thames Valley, en la ciudad sureña de Oxford, y que ahora se está implementando en todo el país.

Dijo que la fuerza de Thames Valley, que lidera el nuevo esquema nacional, había colocado oficiales fuera de los lugares para ayudar a abordar y disuadir a los delincuentes en el interior. “Reconocemos que debemos hacer más para abordar las causas fundamentales de la violencia de género y para apoyar a las mujeres”, agregó en un comunicado.

El Consejo de Jefes de Policía Nacional dijo que estaba trabajando con el gobierno para comprender los detalles de las propuestas.

Everard, una ejecutiva de marketing, desapareció mientras caminaba a casa desde la casa de un amigo el 3 de marzo. Su cuerpo fue encontrado más tarde en un bosque a unas 50 millas de distancia (unos 80 kilómetros) en el sureste de Inglaterra.

El oficial de policía de Londres Wayne Couzens, de 48 años, compareció ante el tribunal acusado de su secuestro y asesinato.

El primer ministro Boris Johnson dijo que las nuevas medidas para impulsar la presencia policial en bares y clubes nocturnos y mejorar la seguridad de los espacios públicos con medidas como mejor iluminación y CCTV "brindarían mayor tranquilidad" a las mujeres.

Desconfianza en la policía

Pero se centran en el "síntoma" más que en la "cura" de las normas sociales que normalizan la violencia de los hombres contra las mujeres, dijo Deniz Ugur, subdirectora de la Coalición para poner fin a la violencia contra las mujeres.

“No puedo entender por qué una mujer confiaría en él”, agregó Nikki, miembro de Sisters Uncut, un grupo feminista de acción directa que se enfrentó con la policía en la vigilia de Londres, quien se negó a dar su nombre completo debido a preocupaciones de seguridad.

"Es increíblemente preocupante que alguien ponga poderes adicionales en manos de la policía en este momento porque es muy evidente que no se les puede encomendar la tarea de mantener a las mujeres seguras y no se puede confiar en ellas".

Otras propuestas

Expertos y activistas por los derechos de las mujeres pidieron acciones que incluyan educación escolar obligatoria sobre el consentimiento sexual, campañas para atacar los mitos de la violación, más dinero para las organizaciones de apoyo a las mujeres y para que la misoginia se convierta en un crimen de odio.

También se necesita más trabajo para abordar las actitudes sesgadas hacia el acoso y el abuso sexual en algunas secciones de la policía, dijo Loretta Trickett, profesora asociada de la Facultad de Derecho de Nottingham, que ha trabajado en cuestiones de misoginia y vigilancia.

“Simplemente proporcionar más alumbrado público y asegurarse de que haya más policías en los clubes nocturnos no va a cambiar la cultura en la sociedad en general y no va a cambiar la cultura que vemos en algunos miembros de la fuerza policial”, dijo.