La salud mental ha sido uno de los temas menos tratados durante la pandemia pese a que todo el mundo, en su día a día, iba a acumulando síntomas y más síntomas de estrés, ansiedad, angustia... El líder de Mas Madrid, Íñigo Errejón, puso este miércoles la voz a millones de personas que han sufrido estos síntomas y aguantó el ataque de un diputado del PP que se burló de la denuncia con el grito "¡Vete al médico!".

Noticias relacionadas

Ahora, el Club de Malasmadres y DKV Salud ponen cifras a esta situación entre las mujeres gracias al estudio "La hora de cuidarse y respirar" en el que han participado más de 9.260 madres de toda España: el 50% de las mujeres sufre o ha sufrido estrés y ansiedad y siete de cada 10, un 70%, se sienten o se han sentido tristes, apáticas o desmotivadas durante este año de pandemia.

La encuesta que han presentado este jueves revela aún datos más graves: que una cada tres madres ha necesitado ayuda externa para solucionar sus problemas de salud mental (un 30%) pero, de ellas, sólo un 41% acudió a un especialista y un 12% decidió automedicarse para paliar esta situación.

Según Laura Baena, presidenta del Club de Malasmadre, la principal razón de la angustia que están padeciendo muchas mujeres es la sensación de "no poder llegar a todo: responsabilidades laborales, familiares y el cuidado de los hijos e hijas", seguida de "la incertidumbre y no poder hacer planes". En tercer lugar, aparece el miedo por la situación sanitaria.

Además, un 40% de las encuestadas reconoce que está sufriendo insomnio durante este año y es muy llamativo que un 17% del total advierte de que está somatizando estos síntomas con pérdida de cabello o erupciones cutáneas.

El principal obstáculo para los autocuidados en el sentimiento de culpa. El 90% de las madres se siente culpable al cuidarse por pensar que está restando tiempo para estar con su familia. El autocuidado se percibe como una actitud egoísta o incluso como un privilegio, a pesar de que las madres también palpan los beneficios: 6 de cada 10 se sienten más alegres y 5 de cada 10 más optimistas.

El estudio revela que las cifras pueden mejorar pero, en líneas generales, las mujeres que practican ejercicio físico valoran el hecho de hacerlo en la naturaleza o salir a pasear con su familia. El 45% de las mujeres que practican ejercicio físico lo hacen en un entorno natural, ya sea en parques, el campo o la playa, frente a un 55% que lo hace en espacios cerrados. 

"Todo mal"

En la rueda de prensa, Patricia Ramírez, la psicóloga que ha participado, ha advertido de la necesidad de asumir la vulnerabilidad en estas situaciones para poder salir adelante. Precisamente eso le pasó a Marta, una médica internista que sufrió la ansiedad y el estrés de su trabajo frente a una pandemia desconocida y con un niño muy pequeño.

"Llegaba rota a casa y mi pareja, que era el que teletrabajaba, no podía trabajar con el niño. Nos quitábamos horas de sueño y veía que cada día podía menos", confiesa Marta que, al final, tuvo que llegar a automedicarse.

"No sé por qué las madres tenemos que llegar hasta el final para autorresolver las cosas y lo que yo les recomiendo ese que busquen ayuda fuera".

En lo que sí han coincidido Patricia Ramírez y el resto es en advertir de que hay que pedir ayuda en cuanto somos conscientes de que la situación nos supera, "porque es más fácil sacar a una persona que ha caído un piso que alguien que ha caído siete".