El nombre de Silvio Berlusconi (84 años) ha estado ligado a un sinfín de polémicas. Muchas de ellas generadas en Villa Certosa, su exclusiva mansión en Porto Rotondo, Cerdeña, cuyo valor la cataloga como una de las más caras de la historia y entre las residencias privadas más lujosas del mundo

Noticias relacionadas

De acuerdo con una reciente tasación, actualizada el 19 de enero de 2021 y difundida por la prensa local, la propiedad del magnate italiano está valorada en 259.373.950 euros. El documento, según explica el Corriere della sera, está firmado por Francesco Magnano, el topógrafo de confianza del ex primer ministro.

Berlusconi adquirió esta propiedad en la década de los 70 y, en 2004, con un decreto gubernamental, se convirtió en la "sede alternativa de máxima seguridad para el primer ministro". De acuerdo con el reciente documento de la vivienda de 800.000 metros cuadrados, donde consta su alto valor actual, la mansión cuenta con 68 dormitorios, un garaje de 181 metros cuadrados y otras 174 plazas de aparcamiento, cuatro bungalows, dos casas adicionales, un teatro, un invernadero, un gimnasio, un jardín medicinal de 297 metros cuadrados y un parque de 580 metros cuadrados. Todos estos lujos podrían llevar al exmandatario a venderla por una cifra mucho más alta a la que se ha fijado en la última tasación. Aun así, a día de hoy sigue figurando como una de las más caras del mundo.

La villa de Berlusconi cuenta con 800.000 metros cuadrados. Idealista

La prensa local la compara, por ejemplo, con Villa Les Cèdres, la mansión de la Riviera francesa que en su momento perteneció al rey de Bélgica y que en 2019 la vendió el grupo Campari por 200 millones de euros. Fue, entonces, la residencia más cara del mundo.

Aunque hasta ahora no ha habido ninguna venta de la propiedad, en los últimos 15 años Silvio Berlusconi podría haber recibido varias ofertas. De acuerdo con los medios de comunicación, al Cavaliere le han llegado diferentes solicitudes procedente de los Emiratos Árabes y de España que oscilan entre los 400 y 500 millones de dólares. Por esta lujosa villa han pasado reconocidos políticos como George W. Bush (74), Vladimir Putin (68), Tony Blair (67) o José Luis Rodríguez Zapatero (60).

Vista aérea de una de las zonas de la villa de Berlusconi en Cerdeña. Idealista

Polémicas

Más allá de sus lujosos espacios y comodidades, Villa Certosa es conocida a nivel mundial por los escándalos de Silvio Berlusconi. En 2009, la propiedad se convirtió en el centro de la polémica, cuando se destapó que el político llevaba a cabo fiestas sexuales a las que acudían jóvenes mujeres y líderes políticos. Ese mismo año de desató una nueva controversia en torno a la vivienda por la existencia de supuestas tumbas fenicias en su jardín

Entonces, la prensa local publicaba unas grabaciones realizadas a escondida por la prostituta de lujo Patrizia D'Addario, quien además de revelar la conducta sexual del Cavaliere, dejaba al descubierto la posibilidad de que Silvio Berlusconi no informara a las autoridades competentes sobre la existencia de restos de las antigüedad en el jardín de su mansión. 

Silvio Berlusconi, en unas vacaciones en Cerdeña en 2009. Gtres

Once años después, en medio de la pandemia del coronavirus, Villa Certosa volvió a estar en el centro de las polémicas del magnate italiano. El pasado mes de septiembre, tras haber pasado una temporada vacacional en la mansión de Cerdeña, el exmandatario dio positivo por coronavirus. A partir de allí, la prensa italiana comenzó a rastrear las relaciones que mantuvo Berlusconi durante su estancia en esta propiedad, para tranquilizar o alertar a muchos miembros de la jet set italiana que habían estado a su lado en la temporada estival.

Las alarmas saltaron cuando se desveló que su amigo Flavio Briatore también estaba contagiado. Entonces se hablaba de que este podría haber sido el responsable de que Berlusconi contrajera el virus. 

[Más información: Silvio Berlusconi, el gran ausente de la ronda de consultas en Italia]