- Nombre, apellido".
- "Gennady Shulga".
- "¿Sabes por qué te arrestamos?"
- "Bueno, tengo una idea".

Noticias relacionadas

Esta es la conversación de un polémico vídeo en el que aparece el periodista ruso Gennady Shulga con el torso desnudo y tirado en el suelo. Un agente de la policía de Rusia le sujeta de los brazos y le coge la cabeza con una de sus manos. Frente a él  dos cuencos, uno con comida de perro y otro con agua. Mientras, le interroga. 

Gennady Shulga es periodista y activista contrario a Vladimir Putin. El vídeo ha sido difundido por la propia policía rusa para intimidar a militantes políticos pro Alexéi Navalny, que en los últimos días están organizando protestas en toda Rusia, reprimidas violentamente por la policía. 

Gennady fue detenido el pasado 6 de febrero en su residencia después de participar en una manifestación en Vladivostok en solidaridad con Alexéi Navalny y todos los políticos presos del país. Su mujer también fue obligada por la policía rusa a tumbarse en el suelo. 

"Me tiraron al suelo y me interrogaron como a narcotraficantes, violadores o terroristas. Sabía que iban a publicar el vídeo porque ellos mismos lo sugirieron. Querían humillarme. Cuando la gente vio mi cara junto al plato de mi perro hubo indignación generalizada. Me alivia que mi hija no estuviera en casa en ese momento", ha explicado Gennady Shulga a la agencia rusa Newsbox24 en la que trabaja. 

Más de 8.000 detenidos

Fue el pasado 17 de enero cuando Alexéi Navalni fue detenido en Moscú a su regreso de Alemania, donde durante casi cinco meses se había recuperado de un envenenamiento con un agente tóxico militar, del que ha responsabilizado directamente al presidente de Rusia, Vladimir Putin.

El político, de 44 años y principal enemigo del mandatario ruso, fue interceptado por agentes de la Policía en el control de pasaportes del aeropuerto Sheremétievo de Moscú, que impidieron que le acompañara su abogado.

Desde entonces, decenas de ciudades han organizado protestas en apoyo de Navalny, que se han saldado con más de 8.000 personas detenidas en Rusia. Los arrestos han sido especialmente violenos en San Peterburgo, donde la policía ha utilizado gas pimienta y descargas eléctricas.

Entre los detenidos se encuentran también varios colaboradores de Alexéi Navalni, entre ellos su hermano Oleg y su mujer Yulia Navalnaya. Ambos están ya en libertad.