Julia Hartley-Brewer en una imagen de archivo.

Julia Hartley-Brewer en una imagen de archivo. Redes Sociales

Celebrities NUEVO CASO DE ACOSO

Julia, la periodista que le ha costado el cargo al ministro de Defensa británico

Julia Hartley-Brewer reveló que el ministro Michael Fallon le tocó la rodilla durante una cena en 2002. Ha dimitido.

Julia Hartley-Brewer (49 años) es poco conocida en España, pero en Reino Unido es famosa por sus apariciones tanto en la radio como en la televisión. La periodista ha saltado a los titulares de todo el mundo después de que revelara que el ya exministro de Defensa británico, Michael Fallon (65), le tocó la rodilla durante una cena en 2002, informaciones por las que el político ha tenido que dimitir. 

Hartley-Brewer es conocida por ser una locutora y columnista inglesa que es habitual tanto en los periódicos como en las pantallas británicas. También es famosa por su gran sentido del humor, de la que ha hecho gala al considerar la dimisión de Fallon como algo "loco, absurdo y ridículo".

Habitual en los medios británicos

Julia Hartley-Brewer, originaria de Birminghan, empezó su carrera como periodista en el medio británico East London Advertiser. Ya entonces comenzó a destacar, por lo que en poco tiempo formó parte de la plantilla de The Guardian, como reportera y corresponsal política. 

Así, con los años su trabajo como periodista se hizo más conocido hasta ser una habitual en la radio, en la televisión como comentarista, y en los periódicos como columnista. En este sentido, Julia posee su propio programa de radio matutino en la cadena talkRadio. 

Asimismo, la lista de medios en los que colabora es bastante larga. Es habitual en el programa de televisión Question Time, y en el Radio 4's Any Questions; también es una comentarista regular en Sky News, BBC News, The One Show, ITV's Tonight show, Lorraine, This Morning on ITV, The Agenda on ITV, Sunday Politics en BBC1...

Así fue el "rodillagate"

Julia Hartley-Brewer posando.

Julia Hartley-Brewer posando. RR. SS.

Sin embargo, a pesar de su gran trayectoria profesional como periodista, Hartley-Brewer ha ocupado titulares por su incidente con Michael Fallon. La periodista y el político, unidos por una gran amistad, cenaron juntos en 2002 durante el congreso del Partido Conservador. En esta velada, Fallon colocó su mano en repetidas ocasiones encima de la rodilla de Julia Hartley-Brewer, algo que no fue bien recibido por la periodista que así se lo hizo saber.

"Con calma y cortésmente le expliqué que si lo hacía de nuevo le golpearía en la cara. Retiró su mano y ese fue el final del asunto", asegura la periodista. El propio político afirma que se disculpó con ella "hace 15 años" y que para ambos se trataba de "un asunto cerrado". Es más, el portavoz de su grupo político precisó que "Julia es una buena amiga de Michael. Él se pasó de la raya cuando puso la mano sobre su rodilla. Ella dejó claro que (el gesto) no era bienvenido y él se disculpó con razón, hace 15 años". 

Sin embargo, aunque las dos partes han querido quitarle peso al asunto, el tema no se ha quedado ahí, y el que fuera ministro de Defensa de Reino Unido ha tenido que dimitir a causa de estas informaciones. 

"Loco, absurdo y ridículo"

La propia Julia Hartley-Brewe ha querido quitarle importancia a este asunto del "rodillagate". La periodista asegura que en ningún momento se sintió víctima de un ataque sexual, sino que se trató de un incidente "levemente divertido".

Ella misma ha compartido esta opinión en sus redes sociales, donde ha publicado una fotografía de las famosas rodillas asegurando que estaban "intactas" después de que Fallon hubiera admitido el incidente. "Chequeo médico completo esta mañana y, sí, mis rodillas están todavía intactas. Para la mano (frasecoloquial para expresar que alguien debe relajarse), pero no en mis rodillas, obviamente", ha dicho en Twitter. 

Asimismo, ha querido dejar claro que el "rodillagate" no puede ser la única causa de la dimisión de Fallon. En ese sentido, en un programa británico declaró que desde el partido le han comentado que no la responsabilizan, lo cual le "sugiere que hay algo más". Tanto los políticos como la periodista esperan que en los próximos días surjan otras acusaciones. 

Julia Hartley-Brewer comenta que "debe haber otras razones para la dimisión de Michael Fallon"

[Más información: Dimitir por tocar la rodilla a una mujer: ¿"ridículo" o "abuso de poder"?]