Victoria Federica de Marichalar (20 años) se ha convertido en uno de los integrantes más mediáticos de la Familia Real. Aunque es una Borbón, la hija de la infanta Elena (57) no se esconde y suele disfrutar públicamente de actividades muy comunes entre los jóvenes de su edad. Sin embargo, su vida privada y planes más íntimos los lleva con recelo y restringido a un grupo de 2.335 personas que siguen su día a día en su cuenta oficial de Instagram, @vicmabor. Se trata de un usuario privado que mantiene en paralelo con otro perfil de carácter público y misterioso

Noticias relacionadas

Fue a finales de 2019 cuando la nieta de los Reyes eméritos sorprendió en las redes sociales con una cuenta abierta, denominada @vicmarichalar e identificada con el nombre Vic y una foto de perfil en la que aparecía la sobrina del rey Felipe (53) con una amiga. En un primer momento dio la impresión de que había creado este perfil para iniciar un camino como influencer, ya que compartió varios stories promocionando a una marca de bisutería. Sin embargo, no fue más que una actividad efímera. Aunque su número de seguidores creció de forma acelerada, alcanzando una cifra de casi 4.500, la joven royal no siguió compartiendo contenido como el mencionado.

Aunque se mantuvo activa a través de sus stories, su primera publicación en el feed no llegó hasta mayo de 2020, cuando España atravesaba el momento más duro de la pandemia. "Que todo esto pase ya", escribió entonces Victoria Federica, haciendo referencia a la difícil situación sanitaria que enfrentaba el país. Su mensaje acompañó a una imagen suya captada en junio de 2019 en la celebración de su puesta de largo en la finca madrileña de El Chaparral. La publicación generó todo tipo de reacciones y dividió a sus seguidores que, en ese momento, superaban la barrera de los 7.000. Mientras que unos le dedicaron mensajes halagadores, otros optaron por las críticas. 

La siguiente y última publicación en su muro llegó el 8 de junio de 2020, en plena desescalada del confinamiento. De hecho, el mensaje que envió entonces la nieta del rey Juan Carlos (83) tuvo que ver con ese instante. "Feliz fase 2", expresó entonces junto a una fotografía que, al igual que la anterior, recibió todo tipo de reacciones.  

El mismo resultado lo obtuvo cuatro meses después, en octubre de 2020, cuando hizo su primer directo en Instagram. En uno de los descansos de la Universidad, una de sus compañeras decidió conectarse en un breve live, en el que Vic, como la llaman sus amigos, apenas apareció. Si bien al principio alguno de los usuarios comentó "¡Viva España!" -a lo que la joven conectada respondió "¡claro que sí!", señalándose la bandera bordada de su mascarilla-, pronto empezaron las increpaciones.

En marzo de este 2021, tras la polémica por la vacunación de su madre y la infanta Cristina (56) en Abu Dabi, la sobrina del rey Felipe volvió a hacer uso de su perfil público de Instagram para pedirle a sus seguidores la recomendación de una película y así, poder disfrutar de una tarde de Netflix. 

Victoria Federica y Jorge Bárcenas, en el concierto de Nicky Jam en el Starlite. Gtres

Desde entonces, Victoria Federica no ha vuelto a aparecer en su Instagram público y misterioso. Ahora, cuenta con 6.756 followers, sigue a 28 peronas y tiene una imagen de perfil distinta a la que utilizó nada más abrir la cuenta. En lo que se refiera a su biografía se identifica con su primer nombre y apellido, Victoria de Marichalar, en medio de dos banderas de España. La hija de la infanta Elena, además, ha catalogado este perfil como blog personal, sin dejar plena constancia de cuál es el objetivo de este usuario.

Lo que sí está claro, sea cual fuere la intención de esta plataforma, es que esta cuenta ha fracasado con el paso del tiempo. Según los datos que refleja la herramienta Social Blade, Victoria Federica no ha dejado de perder seguidores desde el pasado febrero. Sobre todo en los últimos 30 días, en los que ha experimentado una decaída del 35,6% en lo que a número de followers se refiere. 

[Más información: Victoria Federica y Jorge Bárcenas, en el concierto de Nicky Jam: música, baile y máxima complicidad]