La Casa Real británica afronta un nuevo escándalo. Michael de Kent (78 años), el primo paterno de la reina Isabel (95) ha sido acusado de estar dispuesto a utilizar su estatus real para beneficio personal y darle acceso al régimen del presidente ruso, Vladimir Putin (68).

Noticias relacionadas

Según un trabajo de investigación de The Sunday Times y Chanel 4, Michael de Kent podría mantener negocios con el régimen de Putin. Los periodistas llegaron a esta conclusión después de que el primo de la monarca fuera captado en una reunión junto a un amigo, Simon Isaacs, marqués de Reading, y dos reporteros encubiertos que simulaban ser inversores de Corea del Sur que querían contratarlo por 10.000 libras (11.600 euros) al día para que mediara en sus negocios con el presidente ruso. 

Durante la videoconferencia a través de Zoom, el primo de Su Majestad aseguró que sus conexiones con el régimen de Vladimir Putin "podrían beneficiarles". En su conversación, además, hizo referencia a la Orden de la Amistad que recibió por parte de la presidencia rusa. 

Michael de Kent (el primero de derecha a izquierda) ha estado presente en importantes actos de la Corona británica. Gtres

Sin embargo, después de que saliera a luz esta información, Michael de Kent ha negado las afirmaciones que se desprenden de la investigación periodística y, en un comunicado, su portavoz ha asegurado que durante la reunión grabada en secreto, el marqués de Reading había "hecho sugerencias que el Príncipe no hubiese querido o no hubiese podido cumplir". Aun así, el primo de la reina Isabel no ha podido evitar la polémica. 

Michael de Kent, al igual que Isabel II, era nieto del rey Jorge V. Al momento de su nacimiento llegó a ser el sexto en la línea de sucesión al trono británico. Mientras que ahora, ocupa la 45º posición. En el pasado ha representado a la Reina en algunos eventos, pero a diferencia de otros miembros de la Familia Real no recibe financiación de la subvención soberana. Eso sí, reside en las dependencias del palacio de Kensington y su protección, tanto en Reino Unido como en el extranjero se financia con fondos públicos. Además, de acuerdo con la prensa local, en alguna ocasión se ha alojado en la embajada británica cuando ha viajado a Rusia. 

Michael de Kent y su mujer, María Cristina, durante un acto en Londres. Gtres

Actualmente, Michael de Kent trabaja como consultor de negocios y tiene su propia compañía, Cantium Services que, ante la polémica, también ha emitido un comunicado en el que aseguran que el empresario no ha estado en contacto con el líder ruso desde 2003. 

En lo que a su vida personal se refiere, el Príncipe forma parte de la masonería y está casado desde 1978 con la baronesa María Cristina von Reibnitz (76), quien es escritora y ha publicado varios libros sobre familias reales y nobles de Europa. Además, junto a su marido, ha representado a Isabel II en ocasiones sociales especiales. Fruto de su matrimonio han tenido dos hijos: Lord Frederick Windsor (42) y Lady Gabriella Kingston (40).  

Michael de Kent y su hija Gabriella el día de su boda. Gtres

A lo largo de su vida, Michael de Kent también ha tenido que sortear problemas de salud. En 2014 se desveló que le habían detectado un cáncer de próstata que, por suerte, estaba en fase inicial. Así, el Príncipe fue intervenido y tratado favorablemente. Un año después de aquel revés, el primo de la monarca británica también estuvo en el centro de la polémica por aparecer en la lista Falciani de evasores de impuestos por guardar su dinero en cuentas bancarias del HSBC (Hong Kong and Sanghai Bank Corporation) de Suiza.

Recientemente, Michael de Kent también fue objeto de noticia por estar en la lista de excluidos al funeral del duque de Edimburgo. Ni él ni su mujer formaron parte del reducido grupo de 30 invitados que dio el último adiós al marido de Isabel II el pasado 17 de abril. En representación de su familia directa acudieron sus hermanos, el príncipe Eduardo, duque de Kent (85), y la princesa Alejandra (84). 

[Más información: Sandringham Estate, el otro imperio de Isabel II: de su creciente negocio de bebidas a su oferta vacacional]