El último viaje de Guillermo (53 años) y Máxima (49) de Holanda ha provocado un aluvión de críticas. El matrimonio partió rumbo a Grecia el pasado viernes en compañía de sus hijas para disfrutar de unos días de vacaciones en la mansión que poseen en el país heleno. Decisión de la que se retractaron horas después y que ha provocado que el Rey pida disculpas públicas mediante un vídeo que ha sido difundido por el Gobierno este miércoles. 

Noticias relacionadas

Los Reyes quisieron aprovechar las 'vacaciones de otoño' de sus hijas -con las que cuentan en su calendario escolar- para tomarse unos días de descanso. Acción que no ha sido bien recibida por los holandeses a consecuencia de la grave situación que asola el país a consecuencia de la pandemia por la Covid. 

Con semblante serio y tono conciliador, el matrimonio real aparece en unas imágenes grabadas en su residencia de Huis ten Bosch (La Haya) donde reconocen estar arrepentidos de haber viajado hasta Grecia con fines únicamente vacacionales. Declaraciones que han sido impulsadas por las duras críticas recibidas en los últimos días tanto por la ciudadanía, como por ciertos sectores políticos. 

Los reyes reconocen que fue un error viajar a Grecia para disfrutar de unos días de vacaciones. Gtres

"Vemos las reacciones de la gente a las publicaciones de los medios y son fuertes, nos afectan. No queremos dejar ninguna duda al respecto: para detener el coronavirus es importante seguir las normas dictadas. El debate provocado por nuestras vacaciones no contribuye a eso", explicaba el comunicado que el viernes emitió la Casa Real holandesa en el que avisaba de la vuelta inmediata de los monarcas a su país de origen horas después de llegar a Grecia. Unas explicaciones que los reyes han considerado insuficientes, por lo que han decidido grabar un vídeo pidiendo disculpas. 

"Con pesar en mi corazón, me dirijo a ustedes. Nuestro viaje a Grecia ha provocado fuertes reacciones de muchos holandeses. Duele haber traicionado la confianza en nosotros. A pesar de que el viaje estuvo en línea con las regulaciones, fue muy imprudente no tomar en cuenta el impacto de las nuevas restricciones en nuestra sociedad. Nuestra propia decisión de regresar se tomó al darnos cuenta de que no deberíamos haber ido", asentía al rey aceptando los demoledores comentarios recibidos en los últimos días.

"Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, hemos hecho todo lo posible, dentro de los límites de la política de la Corona, para encontrar espacio y estar allí tanto como sea posible para todos los que buscan apoyo en tiempos inciertos. Es un momento difícil para todos", proseguía el rey Guillermo que, junto a su esposa, asumíasus responsabilidad con el pueblo holandés. 

Pese a que los Reyes llegaron el sábado por la mañana a Países bajos, sus dos hijas mayores no lo hicieron junto a ellos. Amalia (16) y Alexia (15) lo hacían este martes por la noche, tres días después, mientras que su hermana pequeña, Ariane (13), voló junto a sus padres. Hecho que, según han explicado desde la Casa Real, se debe a que solo había disponibles cuatro billetes el sábado que fueron utilizados por los reyes, su hija menor y un miembro del personal de seguridad. Una justificación que no ha logrado convencer del todo al pueblo holandés, que continúa señalando la falta de decoro que su rey realizó a finales de la semana pasada. Un acontecimiento que la prensa del país ha titulado como "la tragedia griega".

[Más información: Guillermo y Máxima de Holanda estrenan palacio con polémica incluida]