La infanta Elena (56 años) no sigue las etiquetas de la moda. Su estilo no se acoge a una única clasificación pues combina y luce características de tipologías dispares. La primogénita de los reyes eméritos viste y luce las prendas que le gustan, indiferentemente de que casen entre sí o vayan a la "moda" del momento. Por ello, no extraña que tras sus estilismos casuales – e incluso desenfadados- se esconda una verdadera precursora y cazadora de tendencias.

Noticias relacionadas

Pese a que en alguna ocasión se ha llegado a tachar de antiestético algunos de sus estilismos; la hermana de Felipe VI (52) ha lucido atuendos que, meses o años después, se encontrarían recogidos bajo el concepto de tendencia. Diseños, tejidos, complementos… que la infanta Elena vistió adelantándose a la época.

Así, en 1999, cuando el tweed apenas era un tejido áspero que había popularizado la diseñadora Coco Chanel en la década de los años 20 con su traje con falda, la infanta Elena lo volvió a popularizar con absoluta elegancia en la boda de la princesa Alexia de Grecia (55) y Carlos Morales en Londres. Un tejido que, desde entonces, se ha reinventado sin cesar y no ha parado de estar presente sobre las pasarelas.

La infanta Elena en la boda de Alexia de Grecia y Carlos Morales Gtres

Pero esto no es todo; en el mismo enlace matrimonial, también se la captó posando con uno de sus accesorios estrellas: la gigantesca pamela con flecos de plumas. Un accesorio que se ha consolidado como uno de los grandes complementos estilísticos para las royals en bodas o citas de etiquetas. Adoptando diferentes formas y diseños, este tipo de sombrero continúa apareciendo de manera puntual en grandes eventos de la realeza.

Tras el posado de la infanta Elena, múltiples de rostros conocidos han lucido un modelo parecido. Por ejemplo, Marie Chantal Miller (51) llevó una pamela con un diseño similar en la boda de los príncipes de Asturias. En el mismo enlace matrimonial donde también se podía ver a Máxima de Holanda (49) combinar su diseño de Valentino con este tipo de pamela a juego con su atuendo.

La infanta Elena posando con su pamela en 1999. Marie Chantal Miller y Máxima de Holanda durante la boda de Letizia y Felipe en 2004. EL ESPAÑOL

Tendencia tras tendencia que, con su uso reiterado, se han transformado perdiendo el concepto vanguardístico y convirtiéndose en piezas claves de los looks más clásicos. Suceso que se sigue produciendo con los nuevos estilismos de la madre de Froilán (22) y Victoria Federica (19). No hace falta remontarse a décadas atrás para verla lucir prendas y diseños que, meses después, fueron protagonistas indiscutibles de los estilismos del street style.

Fue en 2013 cuando la duquesa de Lugo optó por lucir un look de lo más sensual protagonizado por las transparencias en Baleares. Tejido que en esa estación comenzó a cobrar relevancia en el mundo textil. Años después, en concreto en diciembre del 2018, retomó las transparencias – que comenzaban a reinventarse – para acudir a la gala Special Olympics.

La infanta Elena ha incorporando de manera puntual a sus 'looks' las transparencias. EL ESPAÑOL

Al igual que ocurrió con las pamelas de flecos, los broches de grandes dimensiones y formas dispares se han convertido desde hace años en una especie de sello de identidad del estilismo de la infanta Elena.

Detalle que, probablemente, haya heredado de su madre, la reina Sofía. Y , el año pasado, se convertían en una pieza recurrente en los desfiles de moda. Prestigiosas firmas como Chanel o Dolce & Gabanna introdujeron en las solapas izquierdas de sus diseños este complemento que otorgaba a sus piezas un toque distintivo. Lo mismo ocurre con otras royals como Kate Middleton (38) o la propia reina Letizia (47). 

La infanta Elena, la modelo Mila Gazinskaya y la actual reina de España con un broche floral.

Y, si bien es cierto que la primogénita de los reyes eméritos parece haber reducido su armario considerablemente con el transcurso de los años, en la actualidad continúa promoviendo tendencias a día de hoy. Sobre todo en el mundo de los complementos y los accesorios.

Si hay algo, un matiz, que caracteriza a los estilismos de la infanta son sus vistosos pendientes y collares. Cadenas circulares que se han convertido en una pieza indispensable de su armario. Lleva años luciéndolos y atrayendo la mirada hacia ellos. Fomentando un interés en esas piezas que, ahora, se han convertido de manera indiscutible en tendencia. En foco de inspiración de grandes diseñadores. Así, sobre las pasarelas de las nuevas colecciones, destaca la joyería oversize y circular.

Los accesorios toman formas circulares como tendencia estrella de la temporada. EL ESPAÑOL

De lo que no hay dudas es que la infanta Elena (pese a que últimamente parece estar señalada por su estilo desenfadado) ha marcado, marca y seguirá marcando nuevas y futuras tendencias.

[Más información: El estilo de la infanta Elena: los 8 'looks' más llamativos de la mujer que pudo ser reina]