Los duques de Sussex, Harry de Inglaterra (35 años) y Meghan Markle (38), que el pasado marzo se apartaron oficialmente de la monarquía británica, han comunicado a varios tabloides del Reino Unido que han decidido terminar toda cooperación con ellos.

Noticias relacionadas

En una carta remitida a los periódicos británicos The Sun, The Mirror, The Mail y The Express, un representante de los duques, quienes viven ahora en California (Estados Unidos), señaló que han tomado la decisión de romper relaciones con ellos por la publicación de historias "falsas".

El año pasado, el nieto de la reina Isabel II (93) y Meghan Markle, exactriz estadounidense, criticaron duramente a los tabloides sensacionalistas por publicar historias sobre la aparente tensa relación entre la duquesa de Sussex y su padre, Thomas Markle (75).

Harry y Meghan, en su último acto en Reino Unido.

Los duques, que se casaron en mayo de 2018 y tienen un niño de casi un año, Archie Harrison, indicaron que han decidido poner fin a cualquier tipo colaboración por considerar que hay "distorsión" en las historias.

Un representante de los duques agregó que es "preocupante" que un sector "influyente" de la prensa haya publicado artículos falsos y agregó que "hay un coste humano real por la forma de hacer este negocio y que afecta a cada rincón de la sociedad". "Los duques de Sussex han observado que la vida de gente que ellos conocen, así como de gente desconocida, ha quedado destrozada sin ninguna razón, por chismes salaces para mejorar los ingresos por publicidad", añadió el representante.

Con esta misiva, de la que informa la BBC, el equipo de relaciones públicas de la pareja no contestará llamadas de esos tabloides, aunque continuará la colaboración con otros medios.

Su nueva vida en Los Ángeles

Videollamada de Meghan con el equipo de Hubb Community Kitchen.

Desde que el pasado 1 de abril, Harry y Meghan se desvinculasen para siempre de los actos oficiales de la Casa Real británica, han focalizado todos sus esfuerzos laborales en acciones solidarias. Este viernes, Markle organizó una comida para los londinenses más necesitados con motivo de la grave pandemia del coronavirus. Según desveló  el diario Evening Standard, que forma parte de la iniciativa propulsada por la esposa del príncipe Harry, Meghan mantuvo una videoconferencia con las mujeres que forman el proyecto Hubb Community Kitchen para distribuir comida a aquellos que lo necesiten durante la actual crisis del Covid-19. La iniciativa pretende entregar entre 250 y 300 comidas, tres días a la semana, y se puso en funcionamiento desde la semana pasada. 

Apenas unos días antes, los propios duques de Sussex vestidos completamente de sport, pero protegidos con mascarillas y guantes, eran quienes con sus propias manos repartieron comida por más de 20 domicilios en un barrio de Los Ángeles. Las imágenes del nieto de la reina Isabel II de Inglaterra y su esposa repartiendo comida se ha viralizado en las redes sociales, pues fueron grabados por las cámaras de seguridad de la zona. Y hablando de protección y seguridad, a tenor de la secuencia audiovisual, Harry y Meghan iban paseando por las calles de la citada ciudad americana sin escolta -cercano- en apariencia. 

[Más información: Meghan y Harry, captados repartiendo comida en secreto a los más vulnerables por el Covid-19]