El duque de Edimburgo (98 años), marido de la reina Isabel II (93), ha lanzado un mensaje oficial por primera vez en tres años (tras anunciar su retiro público) para agradecer el esfuerzo de los sanitarios británicos y de los que mantienen los servicios esenciales ante la pandemia del COVID-19.

Noticias relacionadas

El príncipe ha emitido un inusual comunicado en el que ha reconocido el "vital y urgente" trabajo que hacen los médicos y los científicos ante la actual crisis, así como el de las personas dedicadas a la producción y distribución de comida, y a los carteros.

"Al acercarnos a la Semana Mundial de la Inmunización, quiero reconocer el trabajo vital y urgente de tanta gente para afrontar la la pandemia; de las profesiones médica y científica, en las universidades e instituciones de investigación, todos unidos en el trabajo para protegernos del Covid-19", ha señalado el duque en un mensaje colgado en las redes sociales de la Familia Real.

El marido de la Reina, que se retiró de la vida pública en 2017 y que rara vez emite comunicados, también ha agradecido a los trabajadores que hacen una labor esencial para "asegurar que la infraestructura de nuestra vida continúe", como las personas que hacen entregas de paquetes a domicilio o las que recogen la basura.

El duque de Edimburgo ha lanzado el primer mensaje después de tres años.

Debido a su avanzada edad, el duque cumple el confinamiento en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres, donde también está la reina Isabel II. Durante el tiempo que está durando este aislamiento, la Reina continua manteniendo sus reuniones semanales con el primer ministro británico a través del teléfono fijo. Una nueva forma con la que mantener una tradición ya asentada en la democracia de Reino Unido y que normalmente tiene lugar los miércoles en el palacio de Buckingham.

Volcados en la lucha

Desde el comienzo de la pandemia, la Familia Real británica se ha volcado en la lucha contra el coronavirus y en el apoyo a la sociedad y a los trabajadores que día a día batallan contra el virus. La propia reina de Inglaterra fue uno de los primeros royals en mandar un mensaje de ánimo a sus conciudadanos a través de sus redes sociales. 

"Así como Felipe y yo hemos llegado hoy a Windsor, sabemos que muchos ciudadanos y familias a lo largo de Reino Unido, y alrededor del mundo, están enfrentándose a un periodo de gran preocupación y desconcierto", reza el escrito de la monarca.

"A todos se nos ha solicitado cambiar nuestras rutinas habituales y nuestra manera de vivir por el bien de las comunidades en las que vivimos y, en particular, para proteger con ello a los más vulnerables", continuó el documento.

"En tiempos como estos, recuerdo que la historia de nuestra nación se ha forjado por las personas y las comunidades que se mantienen unidas para trabajar como una sola, concentrando nuestros esfuerzos comunes para luchar contra un objetivo único", señaló.

En este sentido, la Reina también quiso agradecer el trabajo de los profesional en primera línea de batalla. "Estamos enormemente agradecidos por la experiencia y el compromiso de nuestros científicos, profesionales médicos y de emergencias, y de los servicios públicos; pero ahora más que nunca tenemos un papel vitalmente importante que jugar como individuos, tanto hoy como en los días, semanas y meses que vienen", explicó. 

Isabel II quiso mandar un mensaje de ánimo ante el coronavirus.

Además de este mensaje y los gestos tanto de los duques de Cambridge como de otros miembros de la Familia Real, ha destacado la donación del duque de Westminster para luchar contra la pandemia, en lo que se ha convertido la mayor dotación individual registrada hasta la fecha en el Reino Unido: 10 millones de libras (unos 11,4 millones de euros).

El joven, séptimo duque de Westminster y décimo sexto barón de Eaton, es el mayor terrateniente del Reino Unido y titular de una fortuna de 12.000 millones de libras. Su padre fue en su día el hombre más rico del país y uno de los más ricos del mundo.

[Más información: El príncipe Andrés reaparece tras su renuncia en un acto solidario junto a Sarah Ferguson]