Ernesto de Hannover en un montaje con el castillo.

Ernesto de Hannover en un montaje con el castillo.

Casas Reales SE CONVERTIRÁ EN UN MUSEO

Ernesto de Hannover vende su castillo por un euro

El príncipe Ernesto Augusto de Hannover (64 años), ex de Carolina de Mónaco, ha vendido su castillo de Marienburg por la cantidad simbólica de un euro. Una transacción que se trata de una cesión al estado alemán que se ha comprometido a rehabilitarlo, ya que su estado es ruinoso.

Esta venta se lleva a cabo después de siete años de negociaciones y en la rehabilitación se va a realizar una inversión de 27 millones de euros para que esta fortaleza vuelva a estar en condiciones. Está previsto que las obras arranquen en 2020.

El castillo desde la lejanía.

El castillo desde la lejanía.

Según explicó Björn Thümler, ministro de Ciencia y Cultura, al medio Frankfurter Allgemeine Zeitung, la compra posibilita que este castillo continúe abierto al público pues está en un estado realmente ruinoso, aunque posiblemente "con esa cantidad no haya suficiente dinero". El edificio alberga numerosas obras de arte y más de 1.700 piezas de interés histórico que pararán a formar parte de una entidad benéfica que preside el príncipe.

El proceso de cesión se ha hecho a través de la inmobiliaria Liemak Inmobilien GmbH, una filial de Klosterkammer, que se hará cargo de todas las gestiones. Tras la reforma es posible que el castillo se convierta en un museo y en un hotel.

Este castillo fue el lugar elegido en julio del año pasado para la boda del príncipe heredero Ernst August de Hannover (35) con Ekaterina Malysheva. Ceremonia gracias a la cual algunas de las salas de este castillo volvieron a recobrar la majestuosidad del pasado.

Para Hannover representaba una de las propiedades más valiosas de su patrimonio, razón por la que ha tardado tanto tiempo en llegar a un acuerdo con el estado alemán.

Ernesto de Hannover.

Ernesto de Hannover. Gtres

El castillo fue mandado construir en 1857 por orden de Jorge V de Hannover, para conmemorar el 40 cumpleaños de su esposa, Marie.  Ese año, Jorge V llevó a su mujer hasta la cima de una colina de 135 metros de altura, en Pattensen, y le anunció que allí mismo sería construido un castillo en su honor, a su gusto y en homenaje a su afición por los cuentos de hadas. 

El 9 de octubre del año siguiente comenzaron las obras, que se calcula costaron alrededor de unos 50 millones de euros, fiel a un estilo romántico y con 140 habitaciones distribuidas en cinco plantas. El rey Jorge no llegó a verlo, debido a la ceguera que arrastraba desde niño, y Marie vivió allí solo unos años, antes de acompañar a su marido al exilio en 1867.

[Más información: Así ha sido la boda de Ernesto de Hannover y Ekaterina Malysheva]