El príncipe Harry y Meghan Markle el día de su boda.

El príncipe Harry y Meghan Markle el día de su boda. Gtres

Casas Reales JOYAS REALES

El espectacular anillo de Diana de Gales que ya luce Meghan Markle

La duquesa de Sussex porta en el dedo anular de su mano derecha el impresionante anillo aguamarina talla esmeralda, propiedad de Harry de Inglaterra tras la muerte de Diana de Gales. 

Felices, sonrientes y convertidos en marido y mujer, Harry de Inglaterra (33 años) y Meghan Markle (36), duques de Sussex, abandonaban el castillo de Windsor en dirección a la exclusiva recepción que el príncipe Carlos (69) ofrecía a unos quinientos metros de la citada estancia. Nuevo traje de novia y nuevas joyas. La más llamativa, el anillo aguamarina talla esmeralda rodeado por pequeños diamantes y engarzado en oro de 24 quilates, que no veía la luz pública desde el fatídico verano de 1997 cuando Diana de Gales encontró la muerte en el Puente del Alma de París. 

El anillo aguamarina talla esmeralda.

El anillo aguamarina talla esmeralda. Gtres

Es el tercer anillo que la nueva duquesa de Sussex luce en su dedo. En primer lugar, el de compromiso, aquel que Harry casi no pudo entregarle por el abrazo y la emoción de un 'sí, quiero' que se precipitó mientras ambos cocinaban pollo asado en la cocina de su casa de Nottingham Cottage. "Este anillo de compromiso es de oro amarillo porque es su favorito. El diamante principal lo obtuve en Botsuana y los pequeños son de la colección de mi madre. Una forma de asegurarnos que nos acompañe en nuestra aventura juntos", declaró el benjamín de Lady Di.

Diana de Gales con el anillo aguamarina.

Diana de Gales con el anillo aguamarina. Gtres

El segundo, las alianzas de boda, algo más sencillas y diseñadas por la misma casa que el anillo de pedida, Court Jewelers Cleave and Company. El tercer anillo y el más impresionante, al menos a golpe de vista, es la aguamarina talla esmeralda que Markle lució a su salida del castillo de Windsor, momento en que portó su segundo vestido de novia, de Stella McCartney, en camino a la Frogmore House a lomos del Jaguar E-Type Concept Zero descapotable que conducía su esposo.

Este goteo de joyas cobra sentido a través de una carta que Lady Diana Spencer dejó escrita antes de morir. En este legado, conocido como "de los deseos", daba indicaciones a sus albaceas para establecer de la manera más justa posible la división de sus joyas entre sus hijos y ahijados: "Me gustaría que se repartiesen mis joyas para mis hijos, para que así sus mujeres puedan disponer de ellas o usarlas. La división ha de hacerse 3/4 de su valor para mis hijos y 1/4 para mis ahijados".

[Más información: Meghan elige a Stella McCartney para su segundo vestido y homenajea a Diana]