Meghan y Harry en su segunda aparición publica camino de la fiesta privada. Gtres.

Meghan y Harry en su segunda aparición publica camino de la fiesta privada. Gtres.

Casas Reales BODA REAL

Meghan elige a Stella McCartney para su segundo vestido y homenajea a Diana

La novia escogió un diseño de la americana para una fiesta privada que puso el punto final al enlace más esperado del año. Además, lució un anillo de la colección Diana de Gales. 

Meghan Markle (36 años) dejó boquiabiertos a muchos con su vestido de novia de Givenchy, pero lo que no sabíamos es lo que vendría después. La ya duquesa de Sussex reapareció con un vestido que destacaba toda su esencia, una única pieza con cuello halter, algo que le encanta a Meghan y de un tono blanco siguiendo la tónica del día. 

El vestido es un diseño de Stella McCartney. Para este segundo look, Meghan ha tenido una mayor libertad de elección y lo ha sabido adaptar a su estilo personal siguiendo con la línea de la sencillez absoluta. El impresionante vestido estaba tejido en crepé de seda y dejaba ver la increíble figura de la novia. Esta elección era la perfecta unió de elegancia y pragmatismo para una fiesta privada. 

Tras la ceremonia, ambos hacían su segunda aparición en público. Ambos lucían radiantes. Meghan no quiso olvidar a la madre de Harry de Inglaterra (33) y lució en su mano derecha una de las joyas más espectaculares de la colección de Diana de Gales. Se trataba de un anillo aguamarina que ella misma se compró después de divorciarse del Príncipe Carlos (69), con el que remplazó el icónico anillo de compromiso que ahora pertenece a Kate Middleton (35).

Meghan eligió unos zapatos de Aguazurra diseñados en satén sedoso con una malla nude y las suelas en tonos azul celeste. El pelo, recogido en un moño bajo y con mechones sueltos, fue obra de George Northwood, un conocido peluquero de las estrellas británicas. 

El matrimonio se dirigía a su fiesta en Frogmore House, y lo hicieron en un descapotable conducido por el Príncipe Harry, ambos estaban más felices que nunca a juzgar por sus miradas. Así Meghan siguió los pasos de su cuñada Kate al lucir un segundo vestido en el día de su boda. 

[Más información: La boda en blanco y negro: el 'sí quiero' de Meghan y Harry, alegato por la integración racial]