El perejil (Petroselinum crispum) es la reina de las hierbas aromáticas en la cocina española. Da un toque especial y lleno de sabor a nuestras recetas, empleándose sobre todo para elaborar salsas, para la preparación de pescados y en ricas ensaladas. Pero, ¿cómo conservar el perejil fresco por más tiempo?

Trucos para conservar el perejil fresco

Es cierto que esta planta tiene mucha influencia en la cocina mediterránea y sus propiedades nos aportan innumerables beneficios en cuestiones de salud. Sin embargo, debemos guardarla de forma adecuada o se echará a perder en poco tiempo. Descubre en este artículo los trucos para conservar el perejil fresco más tiempo.

1. Elige el manojo más fresco

El primer paso para mantener el perejil fresco por más tiempo es elegir un buen manojo que esté bien fresco cuando vayamos a adquirirlo. Recuerda que debe ser siempre de un verde intenso, sin manchas marrones ni hojas marchitas, así garantizarás que el perejil se conserve en buen estado durante más tiempo.

2. Guárdalo de forma correcta

Otro de los trucos de cocina para conservar el perejil fresco por más tiempo es envasarlo de forma adecuada. Elige un recipiente de plástico con cierre hermético, después coloca una o dos hojas de papel absorbente dentro del envase hasta cubrirlo por completo. Guarda el perejil dentro eliminando los tallos si no los vas a usar.

Recipiente con cierre hermético

A continuación, coloca otra capa de papel absorbente encima cubriendo muy bien el perejil. Cierra el envase y guárdalo en la nevera. El papel absorbente se encargará de recoger la humedad que va soltando esta hierba aromática y ayudará a conservarlo perfecto durante una semana como mínimo. Si el papel se humedece, cámbialo para que el perejil permanezca en buen estado.

3. Almacena el perejil seco

Conservar el perejil fresco por más tiempo es algo sencillo si sabes cómo hacerlo. Otro de los trucos para conservar el perejil fresco una vez que hayamos introducido el manojo en un envase de plástico es, en lugar de cerrarlo con una tapa, envolverlo con papel de film o transparente. Después, mete el envase en una bolsa de plástico con cierre hermético o cerrada con un nudo y guárdalo en el frigorífico.

Es muy importante que el perejil esté bien seco, de manera que si has decidido lavarlo espera a que se escurra por completo, de lo contrario, se echará a perder enseguida. Y no olvides colocar los papeles absorbentes para recoger el exceso de humedad de esta planta.

4. Consérvalo ya picado

Uno de los grandes trucos de la cocina es guardar el perejil fresco y picado para tenerlo siempre a mano. Para ello, corta los tallos de perejil y luego pica todo el manojo del tamaño que desees. Después, guárdalo en un envase de vidrio hermético y guárdalo en la nevera. Con esta técnica conseguirás mantener el perejil fresco por más tiempo, en concreto unas dos semanas.

5. Congélalo para mantener su frescura

Otro de los trucos para conservar el perejil fresco más efectivo es congelarlo, así tendrás una buena cantidad de perejil disponible durante semanas o meses. Solo tienes que picar el perejil y colocarlo en una bolsa para congelar.

Bolsas reutilizables para congelar

Existen más trucos de cocina para guardar el perejil. Por ejemplo, una solución muy práctica es preparar cubitos de perejil añadiendo esta hierba aromática picada a una cubitera con agua. Luego, métela al congelador y, en cuestión de poco tiempo, tendrás tus cubitos de perejil disponibles para añadir a todas tus elaboraciones.

El perejil se puede almacenar en el congelador durante varios meses y, al descongelarlo, seguirá tan fresco como el primer día. Puedes elegir congelar el perejil en bolsas o en un táper como te hemos explicado más arriba, en hojas enteras, ya picado y listo para cocinar o en cubitos. Pero no olvides nunca que el perejil esté bien seco antes de congelarlo.

6. Guarda el perejil en sal

Este es quizás uno de los trucos para conservar el perejil fresco menos conocidos, pero si lo mezclas con sal mantendrá todas sus propiedades intactas y evitarás que se pudra. De este modo, mantendrás el perejil fresco por más tiempo, es posible que durante semanas.

Para ello, añade unos 40 gramos de sal por hectogramo de perejil. Además, no olvides lavar y secar bien el perejil con papel absorbente o dejarlo durante unas horas sobre un paño de cocina hasta eliminar toda el agua.

Luego, corta el perejil muy fino para contribuir a que pierda todo el agua. Déjalo reposar y vuelve a secar durante un par horas. Pasado este tiempo, mezcla en un tazón el perejil con la sal y vierte la mezcla en frascos de vidrio esterilizados, ciérralos y mételos en la nevera para conservar el perejil fresco por más tiempo.

7. Conserva el perejil en bicarbonato

Por último, otro de los trucos para conservar el perejil fresco es hacerlo con bicarbonato. Si puedes plantar perejil en casa y deseas conservarlo fresco durante mucho tiempo, presta atención. Separa las hojas del tallo, luego echa agua fría y bicarbonato en un tazón pequeño y agrega las hojas de perejil.

Déjalo todo en remojo durante unos minutos para eliminar cualquier impureza y enjuaga varias veces con agua fría. Cambia las hojas a otro recipiente y elimina toda el agua antes de colocar el perejil en una bolsa de plástico para congelar y colocarlo en la nevera. De este modo, el perejil se mantendrá durante dos o tres semanas.

El perejil es uno de los ingredientes más utilizados en la cocina mediterránea, y uno de los más baratos, de hecho, es posible que te lo regalen. Suele aguantar varios días sin que tengamos que hacer nada más que dejarlo en un vaso con agua, pero con estos trucos de cocina conseguirás tener siempre perejil fresco por más tiempo. ¡Pruébalos y lo descubrirás!

También te puede interesar...