Un panel de expertos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado por segundo año consecutivo un análisis de las distintas cremas solares que podemos encontrar en el mercado. El objetivo no es otro que comprobar la calidad de las distintas lociones y saber si, efectivamente, tienen el Factor de Protección Solar (SPF) que anuncian en su etiquetado, en este caso SPF 30. 

Noticias relacionadas

En el estudio, publicado en el número de junio de la revista OCU-Salud, se han analizado un total de 25 cremas, 11 en formato spray y 14 en formato loción. Al igual que en años anteriores, los productos se han sometido a pruebas para medir la protección frente a la radiación ultravioleta A (UVA) y B (UVB), test de uso por un panel de usuarios, una revisión del etiquetado y los ingredientes, así como una valoración cualitativa del impacto medioambiental del envase y de las sustancias presentes en la composición.

De acuerdo con estos criterios, las mejores cremas solares de la categoría SPF 30 son el spray Nivea Sun Leche Protege & Broncea y la loción Biotherm Waterlover Sun Milk, que destaca además por su menor impacto sobre el medio ambiente. La OCU también destaca la crema Eau Thermale Avène Enfant Leche para niños. En cuarto y quinto lugar quedan Babaria Sun Milk Spray Protector SPF50+ Kids y Eucerin Sun Spray Transparent. 

La OCU denuncia que, a pesar de que cumplen con el etiquetado hay pocas cremas que estén libres de ingredientes tóxicos para el medio marino, o lo que es lo mismo, para peces, algas y corales. Empezando por los microplásticos que se añaden por sus propiedades emulsionantes y gelificantes y pasando por ciertos filtros ultravioletas como el Homosalate (sospechoso de ser un disruptor endocrino), conservantes como el dmdm hydantoin (libera formaldehído), compuestos EDTA (concentran metales pesados una vez liberados y son difíciles de biodegradar) y algunas fragancias alergénicas (directamente tóxicas para los organismos marinos, además son bioacumulativas).

La organización ha detectado además un conservante bajo sospecha de alterar el equilibrio hormonal en uno de los productos analizados. Se trata del propyl paraben, presente en la loción Hawaiian Tropic, Satin Protection. Este aditivo, aunque es legal, no se aconseja en productos que permanecen sobre la piel, como es el caso de las cremas.

En cuanto a su coste, es posible encontrar cremas de marca de supermercado por menos de 2 euros/100 mililitros. También hay diferencias de precio según el tipo de formato: los sprays son por lo general más caros, pero facilitan la aplicación y permiten aprovechar casi todo el contenido. En cualquier caso, OCU recomienda comparar precios en varios comercios, ya sea físicamente o en sus correspondientes páginas web.