Marcos Domínguez José Andrés Gómez

El que ha sido hasta este martes el candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, está en observación en el Hospital Universitario Ramón y Cajal al detectársele una arritmia. Aunque no se teme por su salud, es muy poca la información que de momento ha trascendido del político socialista, que fue vacunado de la Covid-19 esta misma mañana y acudió al centro hospitalario al sentir un mareo.

Noticias relacionadas

Aunque cefalea, fatiga, náuseas y mareos son efectos secundarios que han aparecido con cierta frecuencia tras la administración de estas vacunas (Gabilondo, con 72 años, entra dentro de los grupos prioritarios que están siendo inoculados este mes en la comunidad madrileña), no se han descrito casos de arritmia cardiaca por la inyección.

Precisamente el mareo es uno de los síntomas que desvelan la aparición de una arritmia, según la Fundación Española del Corazón, además de las palpitaciones, síncopes, dolor torácico o pérdida de conocimiento.

"La arritmia más frecuente a esa edad se llama fibrilación auricular, una arritmia controlable, muy prevalente, la padecen de un millón de españoles y conforme aumenta la edad, las probabilidades de tenerlas son mayores", comenta a EL ESPAÑOL Carlos Macaya, presidente de la FEC.

Esta afección aparece cuando el impulso eléctrico del corazón no se genera adecuadamente, se origina en un sitio erróneo o los caminos para la conducción eléctrica están alterados. Hay dos tipos de arritmias: las taquicardias se producen cuando la frecuencia es superior a los 100 latidos por minuto, mientras que las bradicardias lo hacen por debajo de los 60 latidos. De momento no se conoce cuál ha sido la que ha afectado al político madrileño.

Hipertensión arterial y arritmias

"Las personas que tienen por encima de 70 años tienen un 4% de probabilidad de sufrir fibrilación auricular; en los octogenarios, la probabilidad asciende a uno de cada 10". Si además se tiene hipertensión arterial, las probabilidades son mayores. "La mayor parte de estos pacientes la tiene, ya que es un problema muy prevalente; y entonces esta arritmia en principio es controlable".

Macaya descarta la posibilidad de que sea la vacuna de la Covid-19 la causante de la arritmia, tal y como han señalado algunos medios. Según Fuentes citadas por EFE, el excandidato a la presidencia de Madrid se hizo recientemente una revisión médica, donde le detectaron este problema cardiaco.

"Lo que es muy importante en estos pacientes es que tienen un riesgo de formar un coágulo en el corazón, soltarlo y tener un ictus", advierte el cardiólogo. Para evitar esto, "se les anticoagula. Antiguamente se hacía administrando Sintrom y, actualmente, con unos fármacos más cómodos".

Sobre el pronóstico de Gabilondo, aunque Macaya no conoce su caso particular, entiende que, "probablemente, si ha pasado a ritmo sinusal, seguro que le darán el alta mañana con un medicamento para que la frecuencia no se dispare y otro fármaco anticoagulante para que no se forme un coágulo".