El pasado viernes, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) reafirmó su postura sobre Vaxzevria, la vacuna contra la Covid-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, recomendando administrar la segunda dosis en aquellas personas que habían recibido ya una inyección, independientemente de su edad.

Noticias relacionadas

Los beneficios siempre superan a los riesgos con esta vacuna. Así lo demuestra el análisis que ha hecho la EMA basado en diferentes escenarios de infección paneuropeos y la conclusión siempre es la misma: ya se trate de evitar ingresos en hospital, en UCI o, directamente, muertes, el balance es positivo.

El peor de los escenarios para el organismo regulador se retrotrae a enero de 2021, cuando se notificaron 886 casos por cada 100.000 habitantes. Con solo una dosis del suero de AstraZeneca se conseguirían evitar 977 muertes por cada 100.000 personas, mientras que se darían 7,7 casos de trombos con niveles bajos de plaquetas, los que alertaron a la comunidad médica internacional.

El mayor riesgo, para las personas menores de 29 años

En el único caso en que el beneficio no supera al riesgo es el de las personas entre 20 y 29 años, donde, según el modelo predictor de la EMA, no se evitaría ninguna muerte con la vacuna y, sin embargo, se producirían 1,9 trombos. Precisamente, el Reino Unido conminó a ofrecer a las personas de esta franja de edad una vacuna alternativa.

Hay que recordar, no obstante, que la agencia reguladora habla en todo momento de casos, no de muertes. Además, ha tenido en cuenta para la vacuna una efectividad del 80% durante cuatro meses. Curiosamente, un análisis realizado sobre 1,3 millones de escoceses vacunados publicado recientemente en The Lancet reveló una eficacia mayor, del 88%.

Para los escenarios con una tasa de infección media y baja (401 y 55 casos por cada 100.000 habitantes), los beneficios de Vaxzevria sobre la mortalidad también son notables: 8,35 casos de trombo frente a 326 y 242 muertes evitadas, respectivamente.