La voz de Miguel Bosé no pasa por su mejor momento desde hace algún tiempo. El cantante, al que ha perseguido la polémica en los últimos meses tras haberse declarado abiertamente negacionista de la pandemia, sufre un trastorno que le impide hablar (y cantar) con normalidad. Este domingo, La Sexta emitió la primera parte de la entrevista que Bosé ha concedido a Jordi Évole, en la que el periodista le preguntó directamente al artista por sus problemas de garganta y en la que, además, confesó que había tenido problemas con las drogas, llegando a consumir dos gramos de cocaína al día. 

Noticias relacionadas

"Mi voz va y viene. Su raíz es emocional", dijo el cantante, que vinculó los problemas personales que había tenido con su antigua pareja, Nacho Palau, con el trastorno que padece en las cuerdas vocales. "Cuando mi relación de pareja empezó a ir mal, cuando el amor no existe [...] cuando todo se derrumba, en mi caso por discreción, por responsabilidad, por educación también, aguantas. Y estalla. Estalla mal y empiezan los problemas serios. Y, para mí, uno de esos problemas fue la voz. Ahora puedo hablar, pero he llegado a no tener voz, cero". 

¿Puede un problema emocional provocar un problema en el habla de esta envergadura? Lo cierto es que la literatura médica recoge un raro trastorno conocido como disfonía psicógena que cumple con lo que dijo el cantante. "La disfonía psicógena es una alteración de la voz muy poco frecuente en la que no existe lesión anatómica o neurológica. Por lo general, el paciente tiene una historia personal caracterizada por situaciones que le han afectado o le afectan emocionalmente", dice la logopeda Marta Fontclara en un artículo publicado en la revista Logopedia. 

"Por los términos 'afonía psicógena' y 'disfonía psicógena' se entienden los trastornos de la voz en los que empeora considerablemente la misma y aparecen repentinamente en la mayoría de los casos por causas psíquicas hasta llegar a la pérdida de la voz", apuntan desde la Clínica Internacional de la Voz y Fonocirugía Dr. Wohlt.

"La afonía o ronquera suele producirse simultáneamente a una situación de conflicto o estrés, en la que los pacientes se sienten extremadamente agobiados. El trastorno de la voz suele confundirse principalmente con un resfriado en los pacientes. En cambio, se trata de una afonía psicógena, no de trastornos psiquiátricos. El paciente está estable psíquicamente. En realidad se trata de la superación patológica del estrés, similar a casos de asma provocados por estrés o enfermedades gastrointestinales”, añade.

Así, tal y como explica Fontclara, la rehabilitación de un problema de estas características "no es tarea fácil" y suele implicar el trabajo de distintos profesionales de diversas áreas médicas. "El objetivo del tratamiento no debe ser sólo recuperar la voz con la ayuda de un logopeda y las revisiones otorrinolaringológicas pertinentes, sino que debe contemplarse la actuación de un psicólogo y, si es necesario, la de un psiquiatra". Por lo tanto, el tratamiento pasa principalmente por realizar una combinación de ejercicios para la voz y existe la posibilidad de que también se requiera psicoterapia adicional.

Durante la entrevista, Jordi Évole preguntó a Bosé si ahora mismo podría grabar un disco o hacer una gira de conciertos (siempre que la pandemia lo permitiera). "En un buen día, sí puedo cantar una canción y luego algo más, pero una gira no me puedo permitir ahora. El año que viene o a final del año que viene estaré listo", respondió el artista. Lo cierto es que la disfonía psicógena puede afectar de distintas formas a la garganta, tiene distintas formas evolutivas. En los casos más graves podría existir una fijación de los síntomas y la formación de alteraciones orgánicas en las cuerdas vocales como nódulos en los pliegues.