Este domingo ha regresado a La Sexta el esperado programa Lo de Évole, presentado por el periodista Jordi Évole (46 años), y cuyo invitado estrella ha sido el cantante Miguel Bosé (65). Nada dado a conceder entrevistas en medios españoles, Bosé decide ahora poner en orden su intensa vida con una charla en Ciudad de México que promete dar mucho de qué hablar. Si ha habido una figura controvertida en los últimos meses, ya más de un año, con la pandemia del coronavirus, esa ha sido la de Bosé. Con sus 65 años recién cumplidos, el intérprete de Amante Bandido reaparece tras unos meses retirado de la vida pública y un 2020 envuelto en varios escándalos.

Noticias relacionadas

Erigido como representante de los negacionistas de la Covid-19 gracias a sus polémicas declaraciones en las redes sociales en las que califica como "farsa" la lucha contra la pandemia, y se muestra contrario al uso de mascarillas y a la vacunación. No solamente se ha colocado en el punto de mira por esta espinosa cuestión -y por negar, incluso, que su madre, Lucía Bosé, falleciera por coronavirus-, su supuesto delicado estado de salud -su debilitada voz ocupará parte de la entrevista con Évole- y su guerra judicial con Nacho Palau por la custodia de sus hijos son algunos de los aspectos más difíciles en la vida de Miguel.

Cabe que, en su orden y turno, el cantante los aborde en este especial televisivo. Con un atuendo oscuro y holgado compuesto por camisa y pantalón negros, visiblemente más delgado y con una voz que por momentos se tornaba quejumbrosa -el propio cantante sostiene durante la entrevista que le "viene y va"-, Bosé se enfrenta a todas las cuestiones que le plantea Évole, sin filtro ni vetos. También sin mascarilla, como le ha recriminado a Jordi nada más verlo: "Quítate esa máscara, pero ya. Yo no hablo con gente con mascarilla". Nada se deja en el tintero: su adicción a las drogas, épocas de sexo "a lo bestia", dinero, la muerte de su madre, la relación con su padre -el torero Luis Miguel Dominguín-, o su opinión sobre la pandemia. A continuación, se desgranan los titulares más sorprendentes del regreso del cantante. 

Miguel Bosé hablando con Évole en La Sexta. Atresmedia

1. "Vivo en el sur. Vivo fuera de la ciudad, tranquilo. Yo no hago vida social, nunca he sido muy social. He sido salvaje, eso sí. Salvaje, he tenido unos años en los cuales descubrí la parte oscura que todos tenemos. Drogas, sexo a lo bestia, tabaco, sustancias... todo. Me dio por un desamor, simplemente. Un día llamé a la una y media de la mañana a unos amigos y dije 'quiero salir' y 'quiero ir de fiesta'. Esa noche me tomé mi primera copa y me metí mi primera raya. Me duró bastante. A partir de ahí, solo conocí la luna, la noche y la parte oscura de Bosé. De Miguel. Era muy necesaria". 

2. "Las drogas son unos estados que, utilizados bien, dan mucho conocimiento y te dan puntualmente unas visiones que son interesantes, revolucionarias incluso. Cuando pasa a ser un consumo habitual pierde el sentido. Los espíritus que habitan las drogas dejan de ser aliados y pasan a ser enemigos. Eran los finales de los ochenta. Hasta el noventa y uno. A saco. Me desperté un buen día y dije 'se acabó'. Y se acabó. Las salidas, el trasnochar, los antros... Salvo el sexo, eso no tanto".

"Estuve muy enganchado, de diario"

3. "Estuve muy enganchado, de diario. Dejó de ser diversión, fiesta, como era al principio... Lo hacía parte de la diversión, y se trasladó al diario, a la dependencia. Y empieza a perder la gracia y a causar problemas serios, de conciencia... Acabas diciéndote que por qué lo haces. He llegado a consumir casi dos gramos diarios, más fumar maría, éxtasis... Lo dejé todo el mismo día, subiendo unas escaleras hacia el escenario. Ahí dije 'se acabó'. Las fuerzas que a uno le hacen tomar estas decisiones tan radicales solo vienen de dentro". 

Miguel Bosé grabando el espacio 'Lo de Évole'. Atresmedia

4. "Tiene mucho que ver la responsabilidad que en ese momento tienes en la vida. Ya habían nacido mis hijos. Ya lo he hecho, ya no quiero saber más. Y corté, y jamás en la vida he vuelto a tener esa necesidad. Todo está en la cabeza. La fuerza está aquí, en la cabeza". 

5. "Hace cinco años o seis que no concedo entrevistas en España. No tenía nada que contar, no he tenido voz desde algún tiempo, se me cerraron las puertas". 

"He llegado a tener cero voz"

6. "Estoy de puta madre. A mi voz le pasa que va y que viene. Son raíces emocionales. Fue a peor en el momento en el que las cosas en mi familia se complican. Esa especie de acuerdo de convivencia que tienen dos personas que tuvieron una relación y que deciden seguir adelante para que los hijos de ambas partes puedan continuar creciendo juntos como ellos pensaron... Todo esto tiene que ver con los pequeños. El problema llega a los mayores, que son los que tienen las decisiones, los que tienen que decidir los golpes o cargar con las responsabilidades. Yo no estaba preparado para eso, no estaba preparado cuando las cosas van mal, cuando el amor no existe, cuando el enamoramiento ha desaparecido".  

7. "Y ahí empiezan los problemas serios. El primero, en la voz. He llegado a tener cero voz. Nada. Cuando pasan esas cosas, ya sé que a la gente le gusta compartirlo todo, los dolores y demás, a mí no. ¿Cuándo he hablado de mí? ¿Cuándo he hablado de mis amigos, cuándo he vendido yo algo sobre mi hijo, sobre mis hijos? ¿Cuándo?". 

Bosé explicándole a Jordi cómo es su vida en México. Atresmedia

8. "Les decía a mis hijos que 'papá tiene que estar en silencio, papá se tiene que curar'. No había que dar más explicaciones. Hablé mucho, había basado toda mi vida en la voz. Entonces dije 'tengo que esperar a que vuelva'. He abusado mucho de mi voz. Le hablaba a mi voz y le decía que no había prisa, que se tomara su tiempo. Le dije 'cuando vuelvas, cuando estés lista, vuelves y perdón por todo lo que te he hecho'". 

9. "Un buen día sí puedo cantar una canción o dos. Ahora mismo no me puedo permitir una gira, pero al final del año que viene estaré listo. Esto me está haciendo pasar por problemas económicos. Los que vivimos de esto lo hacemos de los conciertos y ya no hay, no se pueden hacer y hay que tirar de reservas. Tengo reservas, pero he pagado muchos colegios, muchos apartamentos, muchos amores, muy bien cuidados". 

"He pagado muchos amores"

10. "Lo más loco que he hecho por un amor... por amores no. He hecho grandes regalos, por ejemplo casas, terrenos, apartamentos... A señoras, sobre todo. Por amor. Por darles una seguridad. Coches... viajes". 

11. "A mí me duele todo cuando me levanto. Uff, achaques. Achaquitos. Goznes que rechinan. Las articulaciones, hay que hacer estiramientos. La edad es una putada, llega un día en el que tienes problemas de espalda. El sobrepeso te afecta a la columna. Cuando estoy gordo, dejo de estarlo. Mi récord lo conseguí en la gira de Papito: 122 kilos cogí". 

12. "Mi carrera ya está hecha, musicalmente. Como les pasa a los grandes. No hace falta que saquemos más discos, si los sacas es de puro placer". 

Miguel Bosé llegando a la entrevista con Jordi. Atresmedia

13. "Veo a mi padre desde hace muchos años. Le echo de menos, por eso le quiero ver. Le dediqué muchas canciones. No encajamos en una época porque éramos iguales. Quería tener un primogénito hecho a su medida. Un día llega mi padre y le dice a mi madre 'si al niño le gustan tanto los animales, ¿por qué no caza?'. A él le gustaban los trofeos, los exhibía. Él era muy cazador. La caza era poder sobre algo y estatus. En aquella época de Franco, cazaban. A Franco se le caía la baba con mi padre. Hay fotografías donde lo mira con admiración. Franco lo llamaba 'mi niño'". 

"Mi padre no era machista, era mujeriego"

14. "Mi padre me quería mucho, pero hubo muchos encuentros y desencuentros. Somos de carácter muy iguales. La torería. Es difícilmente explicable. No es solo una profesión, es una actitud ante la vida. La torería es una actitud, una forma de recibir la vida, de capearla, de llevarla, de tomar riesgos. Un torero no es chulo nunca. Mi padre no era machista, era mujeriego". 

15. "Mi momento de mayor choque con él... es que ha habido tantos. Ya, el momento que me forzó a cazar. Le disparé a la cierva, y maté a la cierva. Y para llevarte los animales a casa, los destripas. El momento de rajar... (se emociona) Reacciono mal, muy mal. Me fui a por él a darle puñetazos. Mi padre me gritaba, me decía que era un cobarde y un débil. Esa noche vino a mi cuarto, se acercó... intuí que quería pedirme perdón, pero él no era alguien que estuviera acostumbrado a pedir perdón. Le dije que no voy a volver a cazar nunca más en mi vida. Me dijo vale". 

"A mi madre se la sedó y no podía visitarla"

Jordi Évole junto a Miguel Bosé viendo el paisaje de México. Atresmedia

16. "Mi madre ha tenido una vida fantástica, plena, única, con un marido al que amó hasta el último día de su vida. Con tres hijos que la han hecho estar orgullosa, con una personalidad... Una joya de vida la suya. Me despedí de ella por teléfono. Nunca pensé que la iba a perder, pero era justo el principio de esto, cuando saltaron los protocolos absurdos de la OMS. Mi madre no tenía coronavirus, mi madre no se murió de Covid y eso tiene que parar ya. Mi madre se murió... eso es otra historia que no quiero hablar aquí, porque sacaría cosas que serían peligrosas para las personas que se ocuparon en ese momento de ella. Se la sedó, no te la dejaban sacar, no podías ir a visitarla. Sabemos que está mejor que nosotros, en un sitio fantástico". 

"Soy padre y madre"

17. "En mi familia todas las madres pierden en vida a un hijo, todas. Es ley, es así. Eso está programado, el universo... Soy padre soltero, candidato. Estoy en el mercado. Soy amoroso, cuidadoso, autoritario. Soy padre y soy madre. Están acostumbrados a eso desde un principio y lo llevamos muy bien". 

[Más información: Miguel Bosé elimina todas sus fotos de Instagram y reaparece con un llamativo mensaje en una fecha clave]