Investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) han detectado la presencia del SARS-CoV-2 en muestras de aguas residuales recogidas en Barcelona el 12 de marzo de 2019, lo que significa que estaba presente un año antes de que se declarara la pandemia de coronavirus a nivel mundial (11 de marzo de 2020) y se decretara el estado de alarma en España (14 de marzo de 2020).

Noticias relacionadas

Tal como ha informado la UB en un comunicado, la presencia del virus causante de la COVID-19 en dichas fechas probaría que la infección circulaba mucho antes de que se tuviera constancia.

Los investigadores analizaron muestras congeladas de aguas residuales de Barcelona, que revelaron que el 15 de enero ya había presencia del virus, 41 días antes de la declaración del primer caso de COVID-19.

Para llevar a cabo el estudio, expertos analizaron semanalmente muestras obtenidas de dos plantas de tratamiento de aguas residuales de la capital catalana, bajo la premisa de que existen grandes cantidades de genoma de coronavirus en las heces.

"Los niveles del genoma SARS-CoV-2 coincidieron claramente con la evolución de los casos de COVID-19 en la población", ha explicado el coordinador del trabajo, Albert Bosch.

No obstante, el hecho de haber encontrado presencia de virus antes de que se diagnosticaran casos demuestra, para los especialistas, que muchos infectados de COVID-19 podrían haber sido confundidos con casos de gripe en la Atención Primaria.

"Haber detectado la difusión del SARS-CoV-2 con un mes de anticipación habría permitido una mejor respuesta a la pandemia", ha aseverado Bosch. Estos resultados impulsaron a los investigadores a analizar algunas muestras congeladas entre enero de 2018 y diciembre de 2019, con el sorprendente resultado de encontrar genomas de SARS-CoV-2 en marzo de 2019, mucho antes de la notificación de cualquier caso de COVID-19 en todo el mundo.

"Todas las muestras resultaron negativas para la presencia de genomas de SARS-CoV-2 a excepción de la del 12 de marzo de 2019, en la que los niveles de SARS-CoV-2 eran muy bajos pero que dieron claramente positivo por PCR y, además, empleando dos dianas distintas", explica el investigador.

"Barcelona recibe muchos visitantes por motivos turísticos o profesionales —continúa Bosch— y es más que probable que una situación similar se haya dado en otros lugares del mundo", analiza. "Dado que la mayoría de casos de COVID-19 muestran una sintomatología similar a la gripe, los primeros debieron de quedar enmascarados como casos de gripe sin diagnosticar", concluye.