Los entrenamientos deportivo intensos realizados mediante intervalos son mucho más eficaces que aquellos realizados con una intensidad moderada durante un tiempo más prolongado. Al menos, si el objetivo del deportista es perder un mayor porcentaje de peso corporal.

Noticias relacionadas

Son las conclusiones de un reciente estudio publicado por el British Journal of Sports Medicine que ha sido coordinado por un equipo internacional de expertos provenientes de universidades brasileñas e inglesas. Aunque ambos modelos de ejercicios son eficaces para reducir la cantidad de grasa total del cuerpo, los investigadores han demostrado que los ejercicios HIIT (High Interval Intense Training) reducen hasta un 28,5% más de peso corporal que los otros, los cuales son conocidos por sus siglas inglesas, MOD (Moderate-intensity Continuous Training).

Los resultados apuntan a que ejercicios realizados mediante intervalos, como los sprints (SIT), reducen significativamente el peso. Por el contrario, ejercicios como el senderismo o el jogging no arrojan resultados concluyentes al respecto, pese a que sí son eficaces para luchar contra la acumulación de grasa corporal. El estudio se ha realizado con deportistas menores de 30 años.

Los SIT consisten en períodos intermitentes de esfuerzo combinados con tiempos de recuperación o descanso. Están presentes en muchos currículums académicos de las clases de Educación Física en las diferentes comunidades autónomas de España. Los MOD pretenden alcanzar un esfuerzo cardiovascular que suponga una frecuencia cardíaca -los latidos- de entre el 55 y el 70%. Así mismo, permiten que el consumo de oxígeno ascienda hasta el 40 o el 60% de la capacidad máxima del sistema respiratorio.

Las conclusiones apuntan a que los resultados de ambos tipos de ejercicios son muy similares respecto a la reducción de grasa y peso. Sin embargo, hay una clave que revaloriza a los ejercicios realizados mediante intervalos sobre los otros. Los SIT provocan que la intensidad del ejercicio se produzca de manera eficiente respecto al tiempo que requieren, mientras que los MOD exigen una mayor dedicación para garantizar los mismos resultados con respecto a la pérdida de masa corporal.

Algunos ejercicios SIT que se pueden realizar de forma rudimentaria son sprints de 20 segundos de duración -sumados a 10 segundos de descanso por cada intervalo realizado-. Otros son la conocida como resistencia de Burpee, que ayuda a aumentar la resistencia cardiovascular, o los tradicionales abdominales. Siempre es adecuado, sin embargo, consultar a un preparador físico profesional antes de realizar cualquier actividad deportiva que sea novedosa para el cuerpo.

Pero tampoco dejes de entrenar de continuo

El estudio ha monitorizado cerca de 36 investigaciones anteriores, con un metaanálisis que ha seguido la actividad física de 576 hombres y 522 mujeres: 1115 participantes en total. Los resultados arrojan que factores como la edad o la supervisión de un entrenador especializado favorecen la reducción de la grasa en el cuerpo. Sin embargo, los investigadores advierten que debido a la diversidad de metodologías empleadas en los estudios recopilados, hay que ser precavidos a la hora de recomendar un protocolo o tipo de ejercicio en particular.

Otras investigaciones anteriores han alabado las virtudes de este tipo de ejercicios de intensidad moderada. Como explicaba EL ESPAÑOL en anteriores artículos, este estudio publicado por The Lancet advertía de que lo ideal es realizar ejercicios entre 30 y 60 minutos por sesión, que no deben exceder los 5 días por semana. Existen consecuencias mentales en caso de que el deportista decida exceder este tiempo. Y es que sobrepasar los 90 minutos de ejercicio o practicar deporte más de 23 días al mes es contraproducente para la mente al llegar a la vejez.

En esta misma línea se mueven los investigadores del Journal of the American College of Cardiology, quienes exponen en este otro artículo que los ejercicios moderados durante 4 o 5 días a la semana conllevan importantes mejoras para prevenir enfermedades cardiovasculares durante la tercera edad.

Los investigadores sobre el estudio actual también hacen referencia a los efectos cardiovasculares tras realizar este tipo de ejercicios. "Es importante tomar conciencia de los riesgos asociados a los entrenamientos de alta intensidad", afirman. "Por ejemplo, pueden incrementar el riesgo de daños físicos o aumentar el estrés cardiovascular, así como una sensación de malestar general".

[Más información: Olvida lo que sabías sobre ejercicio físico: estas son las nuevas recomendaciones]