Iker Casillas, durante su presentación como imagen de LaLiga Icons

Iker Casillas, durante su presentación como imagen de LaLiga Icons EFE

Salud

Así es un infarto como el de Iker Casillas: raro a esa edad, pero con buen pronóstico

Al guardameta se le ha practicado un cateterismo, una cirugía mínimamente invasiva para desobstruir el taponamiento de la arteria que ha causado el infarto. 

Noticias relacionadas

Iker Casillas ha dado un buen susto a los aficionados del Oporto y a los millones de seguidores que recuerdan su paso por el Real Madrid y la selección española de fútbol. A una edad extraña para un evento de este tipo, 37 años, el guardameta ha sufrido un infarto mientras entrenaba con su actual equipo y ha sido trasladado al hospital CUF Porto para su tratamiento, donde está actualmente ingresado y fuera de peligro. 

"Esta es la prueba evidente de que nunca se puede reducir el riesgo de que te pase algo en el corazón a cero", explica a EL ESPAÑOL el cardiólogo Julián Villacastín, que señala que hay que ser "muy cauto" antes de definir el evento cardiovascular de Casillas.

Según medios portugueses, el español habría sido sometido a un cateterismo, que Villacastín define como la introducción "de un tubito" por la arteria radial, situada en el brazo, que se conduce hasta la entrada de las arterias coronarias, las que riegan el corazón. "En ese momento, se le pone un contraste que hace que se vean dichas arterias, como si se observaran unas tuberías", comenta el médico. 

"Si está obstruida, se pasa una guía para desatascarlas", señala. El médico cree que, si se ha informado de que está fuera de peligro, el pronóstico no tendría que ser malo. La clave, explica, es la rapidez. "Cuando se forma un trombo que ocluye una coronaria, empieza a correr el reloj, porque según pasan los minutos deja de llegar la sangre a las fibras del corazón y estas pueden necrosarse, pero tiene que pasar tiempo para que se estropee todo el territorio", apunta. 

El especialista vuelve a tirar de analogía y compara un infarto con la falta de riego de un jardín, que no es grave si no es durante mucho tiempo y no se extiende demasiado. 

Villacastin reconoce que la edad en la que Casillas ha sufrido el infarto -si se confirma con un parte médico- es inusual para este tipo de eventos. "Sobre todo en alguien que lleva una vida sana y se ha sometido a miles de chequeos". Aunque lo normal es que el guardameta se recupere, el cardiólogo cree que es clave saber qué se ha encontrado en ese cateterismo y es muy pronto para decir si volverá o no al fútbol profesional. "Ahora mismo, es hablar por hablar", concluye.