¿Alguna vez no ha acudido a una cita con el médico por no disponer del tiempo necesario para ello? No se preocupe, no es usted el único. Según datos de un estudio elaborado por Sanitas, el 61% de los españoles ha dejado de ir al médico en alguna ocasión por falta de tiempo y uno de cada cuatro españoles ha dejado de ir a comprar medicamentos por este mismo motivo.

Sin embargo, el uso de internet, los smartphones y las nuevas aplicaciones están transformando la relación tradicional médico-paciente. A la digitalización de los historiales médicos y la receta electrónica se une desde hace años una nueva modalidad que acorta tiempos, distancias y costes sanitarios. Hablamos de los servicios médicos on-line, también conocidos como e-health

“El increíble proceso de digitalización de la sociedad en que vivimos y el auge de los smartphones están cambiando de manera profunda el día a día de las personas en distintos ámbitos de su vida, también en el cuidado de su salud. Este factor unido al ritmo de vida de la sociedad actual en el que la gente cada vez tiene menos tiempo hacen que el uso de las tecnologías para la gestión de nuestra salud cada vez sea más intensivo”, indica César Morcillo, jefe de Medicina Interna del Hospital Sanitas CIMA.

Como ejemplo, las nuevas soluciones digitales y dispositivos móviles han permitido a la medicina telemática ir un paso más allá y facilitar la atención mediante vídeoconsultas atendidas por especialistas. 

La consultora estadounidense Tractica pronostica un crecimiento sostenido del 34% a esta modalidad hasta alcanzar los 158 millones de videoconsultas médicas a nivel mundial en el año 2020. En Estados Unidos, Reino Unido o Suecia, por ejemplo, ya funcionan plataformas y apps que facilitan las sesiones virtuales con especialistas, como American Well, Doctor on Demand o Babylon.

Una realidad que ha hecho que las principales aseguradoras españolas cuenten ya con pólizas y servicios que ofrecen la posibilidad, en una sola app, de solicitar citas médicas, pedir el envío de medicamentos directamente desde la farmacia e incluso consultar con un médico en tiempo real y mediante videoconferencia. En el caso de Sanitas, el servicio Blua permite pasar vídeoconsulta con médicos de la mayoría de las especialidades médicas. Más del 70% de los médicos de la compañía atiende también a través de videoconsulta a más de 300.000 clientes.

“Vemos cualquier tipo de consulta, pero sobretodo de seguimiento de una patología ya conocida o para comentar los resultados de exploraciones complementarias. Habitualmente ya ha existido una primera visita presencial que facilita que las posteriores puedan ser mediante videoconsulta. En nuestro servicio Blua de Sanitas, las videoconsultas más habituales son las relacionadas con psicología, medicina general, ginecología, pediatría y dermatología”, indica Morcillo.

Diagnóstico al instante, eliminación de barreras espaciales, ahorro en tiempo para los usuarios al evitar desplazamientos innecesarios, e incluso poder pasar consulta durante un viaje al extranjero, se encuentran entre las principales ventajas de este sistema que crece de la mano de internet y las nuevas soluciones digitales en casi todos los rincones del planeta.  Tanto es así, que Sanitas se ha marcado como objetivo que en el año 2020 el 25% de las consultas médicas se realicen de forma digital.

Pacientes con 'wearables': control médico 24/7

La salud digital está transformando el mundo de los cuidados sanitarios, también en cuanto al seguimiento y monitorización de patologías crónicas. En este sentido, están aumentando los pacientes con wearables, dispositivos especiales que permiten medir en tiempo real cuestiones como la presión arterial o las pulsaciones. Información que se envía al médico a través de bluetooth e Internet.

En Estados Unidos, un proyecto piloto de Vivify Health de supervisión a distancia de patologías cardiacas ha conseguido reducir el número de visitas personales mensuales de 3 a 0,4 con una reducción del 70% en los costes de seguimiento de los pacientes de las salas de urgencia asociadas.

De la misma forma, la autogestión de los enfermos de diabetes, mediante soluciones de monitorización continua de la glucosa a través de la nube, ha reducido drásticamente los episodios de peligro al mismo tiempo que mejoran la calidad de vida del paciente, según el informe ‘La Sociedad Digital en España 2016’, elaborado por Fundación Telefónica. 

En nuestro país, la plataforma Salud Conectada de Sanitas Hospitales comenzó a funcionar en 2017 con distintos wearables para la medición de indicadores de salud de más de 600 pacientes con patologías crónicas como hipertensión o diabetes. Datos que están conectados con la historia clínica del paciente y con los sistemas de información de Sanitas para que el médico pueda tomar decisiones predictivas y mantener la salud de cada persona durante más tiempo libre de la enfermedad. Incluso incorpora geoposicionamiento del paciente para poder gestionar el envío de recursos sanitarios y servicios de emergencia en caso de necesidad.